sábado, 5 de febrero de 2011

Richard Yates: Las hermanas Grimes

Idioma original: inglés
Título original: The Easter Parade
Fecha de publicación: 1976
Valoración: Se deja leer

Hace como dos años el norteamericano Richard Yates se puso más de moda que nunca gracias a la adaptación al cine de la que puede ser su novela más popular: Revolutionary Road. En la película, protagonizada por dos buenos actores como son Leonardo DiCaprio y Kate Winslet, se nos presentaba una trama a años luz de la almibarada historia de amor de Titanic: la dramática desintegración de lo que parece un matrimonio perfecto con dos hijas de ensueño que vive en un barrio de catálogo.

Y como casi todo el mundo puso por las nubes (además de al equipo técnico de la película), la propia historia, la obra de Richard Yates resucitó del relativo olvido en el que estaba sumida.

Pero pese a que los elogios a esta otra obra de Yates también son infinitos (en su contraportada la califican de sublime personajes tan de peso como Tennesse Williams), he decidido etiquetarla con un simple "Se deja leer" porque no me parece para tanto...Es que ni siquiera la considero recomendable.

Su título original es El desfile de Pascua, y, por una vez, he de darle la razón al que decidió cambiar el nombre que el creador de la obra eligió para su criatura.

En verdad, Las hermanas Grimes es un título mucho más adecuado que El desfile de Pascua ya que este segundo alude a un evento de la trama más bien poco trascendental. La verdadera savia de este libro la constituyen esas dos hermanas norteamericanas apellidadas Grimes, de clase media y pinta más o menos buena que, según nos deja Richard Yates bien claro desde el comienzo, están destinadas a ser infelices.

Pero lo que promete ser un sesudo y profundo análisis de las francamente tristes, casi amargas, vidas de las dos mujeres, queda en un simple y titubeante intento.

Se comienza el libro describiendo a las Grimes en su infancia y pubertad (la mayor, Sarah, castaña, bonita y más echada para adelante; Emily, la menor, es escuálida, rubia y tímida), a sus padres (una pobre mujer con delirios de grandeza y un periodista frustrado que se divorcian enseguida) y algunos episodios de estos años. Pero el problema es que Yates no profundiza en nada (y eso que algunas pinceladas prometen, como la preferencia descarada del señor Grimes por Sarah), y si ya desde el principio uno no ve a los personajes, mal andamos...

Y a medida que la trama avanza y las Grimes se hacen mujeres hechas y derechas, tampoco veo que el escritor logre cerrar y acabar las personalidades de las protagonistas. Sí que cuenta cosas sobre ellas, las elecciones que van tomando, pero en el caso de Emily, el tema de la credibilidad queda en entredicho: mientras que Sarah se casa con su primer novio serio, tiene hijos y se dedica a su familia, Emily, universitaria independiente, acumula amante tras amante como si de una coleccionista se tratara, ¡¡en los arcaicos años 50!! Las descripiciones sobre los entornos en los que se mueven las hermanas son más o menos acertadas, pero el "Todo" no posee la densidad que debe tener una obra redonda. Es difícil de explicar si no se ha leído el libro, pero cuando lo terminé me quedé con esta sensación: "Qué historia más triste, sí, pero, francamente, no me queda ningún poso de tristeza ni de lástima por las Grimes porque no me la he terminado de creer". Me explico más o menos, ¿no?

6 comentarios:

Nuria dijo...

A mí me pareció un pestiño insufrible, lleno de tópicos, sin interés alguno, y con una nota fundamental: el absoluto desconocimiento del autor de la personalidad de las mujeres. Personajes planos, sin reflexión,... Para no perder el tiempo, en definitiva.

augusto dijo...

En serio no puedo creer esta reseña. Quizás tu opinión se deba al hecho de que lo leíste en español, en la edición de alfaguara, en la cual con solo leer la primera frase se ve que el traductor no tenía idea de lo que hacía. Léela en inglés. Richard Yates se adentra tanto en la vida íntima de los personajes, en sus titubeos emocionales, en sus estados de ánimo. Además de que logra construir escenas muy complejas al parecer sin esfuerzo alguno. El paralelismo en el desarrollo sicológico de las dos hermanas y la madre es hermoso y deprimente. No bromeo al decir que subraye el 60% del libro. En serio no creo cómo alguien puede decir lo que tú dices sobre la obra maestra que es esta novela.

Berta dijo...

Estoy contenta por haber leído este libro. En su inicio no me cautivó(prácticamente sólo leo si me seduce), tampoco su seguimiento, pero el disponer de tiempo libre y la posterior participación en una tertulia literaria me hicieron acabarlo.
El desenlace del libro me dejó perpleja cobrando así toda su trama valor, me incitó a la reflexión sobre el comportamiento y destino de estas mujeres y de las mujeres. Me motivó una no indiferencia ante la situación y una reflexión psicológica acompañante, conseguida por el autor y su libro. Así que la lectura cobró alta calidad y es uno de los títulos que no olvido.

Anónimo dijo...

Realmente tu reseña muestra que tienes un gran desconocimiento del arte narrativo. No entendiste nada. Y encimas tienes el valor de decir que Yates no profundiza en nada la obra. En fin. Que fácilmente se destruye.

Javi dijo...

Novela brutal.

Javi dijo...

Novela brutal.