lunes, 31 de enero de 2011

John Verdon: Sé lo que estás pensando

Idioma original: inglés
Título original: Think of a number
Año de publicación: 2010
Valoración: Recomendable, con matices


Bueno, lo primero, aclarar eso de "recomendable, con matices". He valorado este libro como recomendable porque es un thriller muy entretenido, y a mí me gustan mucho los thrillers entretenidos, y supongo que basta con echar un ojo a la portada o a la contra para darse cuenta de que es un thriller, ni más ni menos.

¿Habéis visto alguna vez una serie que se llama Mentes criminales? En ella, un grupo de detectives y especialistas en trazar perfiles de criminales investigan casos de asesinato generalmente truculentos. Pues algo así es este libro: caso truculento; investigación intensa; hallazgos sorprendentes; perfil del criminal; resolución. Punto. No hay florituras, ni grandes descripciones, ni atmósferas pintadas con precisión, ni pasajes "literarios". Solo un caso difícil y un policía terco.

La premisa: un tipo recibe una carta donde le dicen que piense en un número y luego abra otro sobre. Lo piensa. Abre el otro sobre. El número que había pensado está ahí, escrito, anunciado. El tipo se acojona y sigue recibiendo cartas, bastante amenazadoras. Como diría Gila: alguien es un asesi-nooooo... Alguien va a mori-iiiiiiir...

El protagonista: Dave Gurney, policía retirado (un clásico. ¿Cuántos miles de novelas tienen como protagonista a un investigador retirado?). Muy inteligente, minucioso, obsesionado por desentrañar misterios, analítico, medio zen, nada violento. Casado con una mujer especial, intuitiva, con la que tiene problemas debido a su trabajo policial (otro clásico). Resulta que conoce al tipo que ha recibido la carta y decide ayudarle con ese problemilla de acoso epistolar.

El desarrollo: la cosa se lía. Las cartas aumentan. La cosa se lía más. Las pistas no tienen sentido. Todo parece imposible. Gurney investiga con pasión, descubre cosas, resuelve misterios. Etc. Hasta aquí puedo leer. (Y otro clásico: Gurney dice varias veces eso de "Está jugando con nosotros, humm...")

Es la primera novela de John Verdon y la verdad es que a mí me resultó tremendamente adictiva, porque, como he señalado al principio, el autor no se detiene a hacer "literatura" (con perdón), sino a plantearnos un misterio y acompañarnos en la investigación que lleva a cabo el protagonista. Sin tregua. No hay apenas pasajes evocativos, ni descriptivos, ni de introspección. Todo el libro es una aventura: una pista por aquí, una deducción por allá, otra pista, una pieza extraña en el puzzle, una reunión con varios policías, una llamada de teléfono, otra pista, un descubrimiento, una sorpresa. Y así hasta la página 430, en la que acaba el libro, casi sin dejarte respirar.

Que nadie se lleve a engaño: es un libro ideal para descongestionar la cabeza, para leer entre libros, como suele decirse. La narración es suficientemente "alegre" como para que el lector pueda pensar al mismo tiempo que los personajes y trate de resolver el crimen por su cuenta. Las pistas están repartidas a lo largo del libro y la mujer de Gurney, que para mí es una especie de "acompañante del lector", se encarga de ponernos en la dirección correcta y recordarnos pequeños datos importantes que se nos habían escapado. Sin trampa ni cartón. Y además, el final no deja de ser curioso, satisfactorio. Yo me lo pasé pipa.

¡Y dura más que un capítulo de Mentes criminales!

5 comentarios:

Sonia dijo...

Acabo de terminar el libro y me ha encantado. He disfrutado mucho con la historia, ha conseguido engancharme desde el principio hasta el final.

Luca dijo...

Lo admito: me enganchó desde el principio. Pero no me gustó nada el final. Me pareció que hay un fallo considerable por parte de todos...
**SPOILERS**
Yo llevaba medio libro (exagerando un poco) planteándome porque demonios no se sospechaba del hombre que recibe el cheque (si mal no recuerdo). Es la única persona que podría saberlo todo... Puede que simplemente leyéndolo tuviera "suerte" y sospeché del señor ese, pero aún así el final me molestó...

En fin, hay libros mucho peores :D

Anónimo dijo...

¿El autor de esta reseña es que anteriormente formaba como colaborador?

escalerasytoboganes@gmail.com dijo...

A mí también me ha gustado, aunque no me enganchó desde el principio; me empecé a picar sobre la página 100 y desde entonces no pude parar hasta saber quién era el asesino.
Estoy de acuerdo con el segundo comentario. Yo no sospeché de ese personaje pero sí había cosas que me parecían un poco "raras" como: ¿por qué demonios no siguen investigando a los "avistadores de aves" si es lo más cerca que han estado del asesino? O hacia el final del libro, cuando el asesino ha dicho que el agente de seguridad será su próxima víctima y la policía vigila toda la casa, piensas "¿Por qué coño no sacan a ese tipo de su casa y lo llevan a un lugar seguro?"
Y un último apunte. A lo largo de toda la novela dicen que nuestro investigador es muy analítico y tiene un talento especial para relacionar cosas pero lo que a mí me pareció es que la que hila fino es su mujer, no él.

Gianina Pedraza dijo...

Como puedo descargar el libro? Ayuda