jueves, 11 de noviembre de 2010

Kjell Askildsen: Todo como antes


Idioma original: noruego
Título original: Todo como antes
Fecha de publicación: 2008
Valoración: Muy recomendable

Hace unos días, en un bar y tras unas cuantas cervezas, alguien dijo que este mundo cada vez se parecía más al mundo de Momo. Puede que no viésemos a nuestro alrededor a los hombres grises fumando sus puros, pero era innegable que cada vez teníamos menos tiempo para nada. Resumiendo, que, como se suele decir, lo urgente no dejaba tiempo a lo importante y que, extrapolándolo a la cultura, la gente buscaba satisfacciones rápidas, nada que le hiciera pensar. Si un libro hace pensar, no se lee, que gasta mucho tiempo para hacer otras cosas. Mejor algo ligerito, como la trilogía Millenium, que nos dé un chute de entretenimiento momentáneo y a otra cosa. A pesar de que hasta cierto punto estoy de acuerdo con esa reflexión, una parte de mí se niega a aceptarla y, como prueba irrefutable de que existen personas a las que (hoy en día y a pesar de las prisas) les gusta leer un libro que no se "ventile" en una tarde y que cambie algo en nosotros, hablo de Askildsen.

Kjell Askildsen es un escritor noruego cuyos excelentes relatos son a menudo comparados con los de Carver (o los de Bukowski, incluso) y han sido incluidos dentro del realismo sucio. Aquí discrepo, pues los veo más como pertenecientes a una especie de realismo aburrido, hastiado, cansado y asqueado de este mundo en el que vivimos. Son relatos cuyos temas fundamentales son el matrimonio, la familia y la vejez (de hecho, muchos de sus cuentos están protagonizados por ancianos) y que ofrecen una visión más que deprimente sobre esos conceptos. A veces, parece pensar que el matrimonio es una condena que da pie a otra condena mayor (la familia), que desencadena el castigo último (la vejez) al que todos estamos condenados y del que sólo nos librará la muerte. Sólo así podemos entender el cinismo que caracteriza a sus personajes, en general hombres maduros (o ya viejos) desencantados de la vida, que no soportan a la gente que los rodea (especialmente a los miembros de su familia, a los que aborrecen) y cuya existencia se resume en un salir adelante más por inercia que por ganas de vivir.

Todo como antes reúne tres libros clave dentro de la obra de Askildsen: Últimas notas de Thomas F. para la humanidad (que ya reseñó nuestro querido Ian), Un vasto y desierto paisaje y Los perros de Tesalónica. Los tres son perfectas muestras de la narrativa de este autor, cuya parquedad y minimalismo característicos aportan una desolación extra a los testimonios de sus protagonistas y, sobre todo, borran de nuestra mente la típica imagen de persona anciana amable y tierna. Porque sus ancianos, ante todo, son reales y muestran una visión de la vejez más que verosímil. Y, aceptémoslo, no nos gusta.



También de Kjell Askildsen: Últimas notas de Thomas F. para la humanidad

4 comentarios:

Iván dijo...

Así que estabas tan animada estos días. Con los libros alegres que te metes entre pecho y espalda...

Santi dijo...

Yo también me leí este libro hace poco, y me pareció una pasada, sobre todo la primera parte que reseñó Ian. Por hacer una comparación, le veo cierto parecido con lo que hace Harold Pinter en teatro: presentar personajes que no saben comunicarse, resentidos, torpes, frustrados.

Vamos, como para levantar el ánimo a cualquiera, sí.

izas dijo...

Pues tengo algún otro pendiente que es de los de leer sólo cuando estás de buen humor, aviso.

javi galván dijo...

Hay quien considera que el cuento es un género menor, frente a otros más reivindicados. Askildsen nos permite incidir en este género dentro el enclave existencial (o tal vez debería decir existencialista) escandinavo, sin llegar a los toques góticos de Dinesen.