domingo, 21 de noviembre de 2010

Varios autores: La banda de los corazones sucios. Antología del cuento villano


Idioma original: español
Fecha de publicación: 2010
Valoración: Recomendable

Que quede claro, ante todo, que no me gustan demasiado las antologías. Que, de hecho, independientemente de que el tronco común sea la poesía, el relato o el ensayo, suelen estar en el último lugar en mi lista de preferencias. Sin embargo, de vez en cuando, se cuela alguna en casa, habitualmente poética. Esta vez no ha sido así. Lo que llegó a mis manos hace un par de semanas fue una antología de relatos y he de decir que gracias a ella mi reticencia a leer recopilaciones de este tipo se ha relajado unos cuantos puntos.

Partiendo de la idea de que a todos nos atrae lo morboso y lo malvado, Salvador Luis ha reunido a catorce autores de habla hispana (no muy conocidos, lo cual es de agradecer, pues nos da la oportunidad de descubrir escritores jóvenes e interesantes que no son los que un día sí y otro también copan la actualidad literaria) y les ha encargado un relato basado en el villano que ellos elijan. El resultado de ese experimento es La banda de los corazones sucios, un libro que comienza con una nueva visión del Génesis y Dios como malvado supremo (uno de mis favoritos, lo confieso), y continúa con otros trece villanos (ficticios o no) tan dispares como interesantes: Norman Bates, el Petiso orejudo, Josef Mengele, Josef Fritzl, el Dr. Octopus…

Lo “peligroso” de una (de cualquier) antología suele ser, precisamente, que entre tanto autor diferente haya altibajos en la calidad de los textos. Sin embargo, en este caso ocurre todo lo contrario, y a medida que avanza la lectura descubrimos que, a pesar de los diferentes estilos, técnicas narrativas y maneras de afrontar a cada villano, la calidad mantiene un nivel más que aceptable y no se aprecian caídas de ritmo ni desviaciones del tema principal (algo que, en ocasiones, también se da). Así que ya sabéis, afilad vuestros cuchillos y escoged a vuestro villano favorito. Es hora de emularlo.

16 comentarios:

Montuenga dijo...

Me atrae mucho lo que cuentas, pero echo en falta un detalle: que nombres a alguno de los autores, el/los que creas que son algo más conocidos, para que podamos hacernos una idea. O al menos algún dato: edades, continentes.
Lo digo porque es más que probable que me lo regale para navidad.

Talía dijo...

Me ha llamado la atención el poco interés que tiene el editor de Baladí, que ni siquiera en su blog (la web de la editorial está en construcción) nombra los 14 escritores antologados en ese libro. Por una entrada del blog he sabido que Marian Womack y Juan Carlos Márquez son dos de los autores, pero del resto, no dice nada.

izas dijo...

Fallo mío, mil perdones. Éstos son los catorce autores antologados: Jon Bilbao, Antonio Ortuño, Mariana Enriquez, Vicente Luis Mora, Alberto Chimal, Marian Womack, Juan Terranova, Sergi Bellver, Matías Candeira, Rocío Silva Santisteban, Juan Carlos Márquez, Leonardo Cabrera, Lara Moreno y Javier Payeras. Algunos de este lado del charco, algunos del otro, la mayoría nacidos en los años 70.
Vamos, de mi quinta :)

Talía dijo...

O sea, los españoles, los de siempre, consagrados todos. Sólo veo nombres desconocidos en los del otro lado del charco.

izas dijo...

Hombre, consagrados, consagrados... tampoco diría tanto.

Talía dijo...

No tienes más que echar un vistazo a la lista de autores nacidos en los 70 incluidos en las numerosas antologías de relatos, microrrelatos, versiones o comentarios de relatos ajenos que se publican en este país, para constatar que casi siempre son los mismos, luego entrarían en la categoría de consagrados.

Iván dijo...

Pues discrepo, señoría!!! ;)
Yo creo que un autor entra en la categoría de "consagrado" cuando publica en solitario; pero vamos, es una opinión personal...

izas dijo...

Yo opino como Iván. Creo que un escritor está consagrado cuando publica en solitario. Y no sólo entonces. Yo considero "consagrado" a alguien con una carrera consolidada, cuyo nombre se conozca aunque no se hayan leído sus libros, no a alguien que ha aparecido en unas cuantas antologías y cuyo nombre no te dice nada, si no eres un asiduo de ese tipo de publicaciones.

Para mí, en todo caso, serían "conocidos". Y algunos ni eso.

izas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Talía dijo...

"Autores de habla hispana no muy conocidos", dices en tu reseña. Al menos reconoces en tu último comentario que tan desconocidos no son (me refiero siempre a los españoles). No sé si serán autores consagrados o no, pero casi todos han publicado al menos un libro de relatos o una novela. Sé de lo que hablo porque los he leído.

Santi dijo...

Por si sirve para dar un poco de perspectiva a la discusión, yo me considero un lector habitual, aunque no experto en literatura española actual ni mucho menos, y de los escritores que menciona Izas solo me suena Jon Bilbao. Así que me parece que son autores conocidos solo para quien está muy al tanto de las publicaciones recientes y lo último en literatura española, pero no para el gran público, ni mucho menos. Yo tampoco utilizaría el término "consagrados" para hablar de esos autores; en todo caso, son escritores "integrados en el sistema literario", por decirlo de alguna manera...

Iván dijo...

Al final estamos en el malrollismo que se genera, casi sin excepción, con todas las antologías desde Gerardo Diego, incluso. Cada vez que se publica una, los blogs y los papeles echan chispas por la nómia de participantes. Dice Talía, no sin razón, al menos numerariamente, que los antologados, en este caso, ya habían publicado antes. Me pregunto, situándome en el rol de un antólogo, cómo seleccionar autores: y claro, o bien esos autores han publicado antes, aunque sea poco (como es el caso de esta antología), o son mis amigos inéditos (como es el caso de otras, frecuemente criticadas), o promuevo la antología de marras como un Concurso cuyo premio es la publicación del volumen. ¿Hay otra opción, acaso? De las tres, para mí, desde luego, la más interesante es la primera: seleccionar autores que, a la vista de lo que pueda leer de ellos, me interesen para este libro en concreto...

Ensada dijo...

Santi, a ti lo que te suena es Bilbao, no Jon XD

Los desconozco a todos, así que consagrados no deben estar mucho, aunque yo no valga como referencia, que solo me nutro de bibliotecas y por allí no abundan. Los blogs echan chispas por cualquier cosa, no hace tanto presente un microrelato a un concurso, en donde no me comí nada, pero la ganadora no dio permiso para publicarlo por las críticas que empezó a recibir aún antes de que nadie hubiera podido leerlo.

Ian Grecco dijo...

Siento pecar de débil mental, pero es que me estoy perdiendo con esta polémica, ¿adónde se quiere llegar exactamente? Consagrado, no consagrado,famoso,no famoso,publicado, integrado en el sistema literario,español, hispano...Esto cada vez me recuerda más a empanadillas, Móstoles e hijos que hacen la mili...

Santi dijo...

Sospecho que detrás de este debate hay una queja que podría resumirse como "en España siempre publican los mismos". ¿No?

Ian Grecco dijo...

Ahí iba yo...;)