martes, 23 de febrero de 2010

Libros sobre libros: Una soledad demasiado ruidosa, de Bohumil Hrabal

Idioma original: checo
Título original: Příliš hlučná samota
Año de publicación: 1977
Valoración:
Imprescindible

Hanta es un hombre solitario que lleva treinta y cinco años trabajando en un sótano a cargo de una trituradora de papel, prensando libros y reproducciones de cuadros. Es un asesino de libros, el último eslabón de la cadena de un régimen totalitario que evita que ciertos títulos sean leídos por el pueblo.

Pero Hanta, "sabio a su pesar", como él mismo dice, no cumple siempre con su cometido, y muchos son los libros que ha salvado de la prensa y que ahora se almacenan, casi desbordándose, en su casa. Influido por todos los libros que ha leído –tanto los salvados como los destruídos–, el protagonista nos hace partícipes de sus recuerdos y vivencias mientras nos muestra una Praga angustiosa, opresora y asfixiante, en la que sería imposible sobrevivir, si no fuera por sus libros.

Utilizando impresionantes y poderosas metáforas, Hrabal nos ofrece una maravillosa novela narrada con impecable prosa poética, que reflexiona acerca de la creación artística, de la soledad (elegida y asumida, en este caso), del horror del totalitarismo y de la capacidad que tiene la literatura (o el arte, en general) para hacer que nos olvidemos, aunque sólo sea durante un instante, de todos esos sótanos desde los que a diario todos prensamos nuestro propio papel.

También de Bohumil Hrabal: Yo que he servido al rey de InglaterraClases de baile para mayoresAnuncio de una casa donde ya no quiero vivirLas desventuras del viejo WertherBodas en casaLa pequeña ciudad donde se detuvo el tiempo

3 comentarios:

Libros Gratis dijo...

No le conocía, creo que has hecho un muy interesante descubrimiento!

Saludos,

Paula dijo...

Qué bonita reseña, Izas. Y qué interesante suena. Me ha recordado mucho a "Fahrenheit 451" de Ray Bradbury.

Jaime dijo...

Después de esta segunda reseña sobre Hrabal, tengo ya mucho curiosidad por leerle. Pero he mirado en la biblioteca y aquí sólo tienen uno traducido al euskera, así que nada, habrá que buscarlo por ahí.

Es verdad, se me había olvidado Fahrenheit 451, qué buen "libro sobre libros". ¿Os dais cuenta de cuántos libros hay, a poco que escarbes, que hablan de otros libros? ¿No dice esto algo (algo malo) sobre escritores y lectores?

Estoy seguro de que no hay tantos discos que hablen sobre discos, ni tantos cuadros sobre cuadros (aunque sí muchísimos que se plantean qué es un cuadro). No sé, es como si la literatura fuera una isla de obsesivos admiradores de su propio ombligo, el reino de la tautología y la autocelebración... Ay.