domingo, 7 de febrero de 2010

Colaboración: Wicked. Memorias de una Bruja Mala, de Gregory Maguire

Idioma original: inglés
Título original: Wicked, the Life and Times of the Wicked Witch of the West
Fecha de publicación: 1995
Valoración: si te gusta la novela fantástica, no te lo pierdas

Si te hablan de la tierra de Oz, probablemente pienses en baldosas amarillas y hombres de hojalata sin corazón, en zapatos rojos y en brujas malvadas. Bueno… pensarás en ello si no has leído Wicked, porque al hacerlo te das cuenta de que la historia cambia (y cómo) dependiendo de quien la cuente.

En Wicked visitamos una historia que a todos nos suena, un universo que nos es familiar, pero que ha cambiado considerablemente. Wicked es la historia de Elphaba, una niña que nace con la piel verde y dientes de tiburón, una niña que forjará su personalidad gracias a sus diferencias y luchará por lo que cree por encima de todo, aunque eso haga que con el tiempo sea conocida como la “Malvada Bruja del Oeste”.

A pesar de ser una obra novel, hablamos de un libro complejo y trabajado, que aprovecha el entorno fantástico de Oz para convertirse en toda una declaración de intenciones. Nos encontramos con un universo donde los Animales, con capacidad de hablar, luchan por ser respetados y reconocidos como ciudadanos pensantes y con alma, como parte latente e importante de Oz. Una lucha que crece y adquiere dimensiones que obligarán a nuestra verde protagonista a tomar partido y a poner en tela de juicio los principios que tratan de inculcarle, a cuestionarse qué es bueno y qué malo en una sociedad que mueven unos pocos.

Pero, como dice Gregory Maguire, “no es cosa fácil ser la mala del cuento”.

“Y la piel, sí, en efecto, la piel era verde como el pecado.
No era un color feo, pensó Nana; solo que no era un color humano.”


Esta precuela de la historia de Dorita, ha vendido más de un millón de ejemplares y ha generado uno de los musicales que más éxito ha cosechado en los últimos años, tanto en Londres como en Broadway, si bien en escena se toman la licencia de cambiar el final, previa autorización del autor, que debe estar bastante contento, puesto que ha dedicado su segunda parte (“Hijo de Bruja”) al casting original del mismo.

Personalmente, habiendo leído el libro y visto el musical, recomiendo fervientemente el primero, y unos oídos abiertos a la calidad sonora del segundo, pero recordando que en este último la fábula política y reivindicativa creada por Maguire se queda solo en fábula, estupenda igualmente, pero sin la mordiente que la distingue de otras historias fantásticas sin más.

Firma invitada: Patricia Sánchez

8 comentarios:

Jaime dijo...

Bienvenida al blog, Patricia! Tiene pinta de ser un libro muy original, desde luego. Lo que estoy pensando es que tiene que haber todo un género de libros que hacen justo eso, contar una historia conocida desde el punto de vista de un personaje secundario en la versión "canónica". Tiene que haber, pero ahora mismo no recuerdo ni uno. ¿Se os ocurren a vosotros?

Aradhriel dijo...

Gracias por la bienvenida Jaime!

Al respecto de tu pregunta, hay un libro llamado "Ejercicios de Estilo" de Raymond Queneau, que es precisamente una compilación de 99 visiones distintas de la misma historia: "un joven sube a un autobus y tiene un problema con un señor algo mayor, después se encuentra con un amigo en la estación"
Es sorprendente la capacidad que tiene de contar algo tan trivial de tantas formas distintas.

Santi dijo...

Pues que hagan eso en concreto que dices, Jaime, no se me ocurre ninguno, pero sí infinidad de obras que pretenden dar una vuelta de tuerca a la "historia oficial" recibida. Por ejemplo, La tejedora de sueños de Buero Vallejo ofrece una nueva visión sobre La Odisea; Las moscas de Sartre o Antígona de Jean Anouilh retoman personajes del teatro griego; Borges en "La casa de Asterión" da la vuelta como un calcetín a otro mito clásico(no diré cuál para no desvelar la trama)...

Es un tema muy interesante éste, que con un poco de investigación daría para una metaentrada... ¿Alguien se anima?

Jaime dijo...

Buf, pues yo no me animo porque no se me ocurren ejemplos.. De hecho, lo único que me había venido a la mente es Barrabás, la película con Anthony Quinn (ya sabéis que en cuanto me descuido me sale el ramalazo bíblico..). Y resulta que acabo de mirarlo en Wikipedia y sí que está basada en una novela (de Pär Lagerkvist). Creo recordar que hace no mucho se publicó una novela que hacía algo así con El Quijote (no sé muy bien si era una historia contada por Sancho, o que narraba las peripecias de los personajes secundarios tras la muerte del Quijote).
Aunque los límites son difusos, no? Porque por ejemplo usar la perspectiva de un personaje "secundario" para contar la historia de uno muy importante, desde un punto de vista original, es un recurso bastante usado en la novela histórica. No sé, El muchacho persa, por ejemplo. O lo que decías, Patricia. En alguna de esas variaciones de Queneau creo recordar que sí tomaba el punto de vista de otro pasajero del bus, por ejemplo.
Y cómo se me ha podido pasar Asterión!

Jaime dijo...

Vaya, pues sí, un par de ejemplos sí se me ocurren..;)

izas dijo...

¿La segunda parte de El juego de Ender no era la misma historia, pero contada por otro de los niños?

Sonia dijo...

Nooo, el segundo de Ender es tres mil años después;-)

Luca dijo...

"El ultimo anillo" es el libro de los orcos dentro del universo del señor de los anillos. Escrito por Kiril Yeskov pretende plantear si realmente esta tan claro quién es el bueno y quién el malo en la tierra media.