jueves, 1 de octubre de 2009

El Libro de Urantia

Idioma original: inglés
Título original: The Urantia Book
Fecha de publicación: 1955
Valoración: repugnante

Pese a lo que pude decir en aquella reseña, tengo por norma no reseñar libros que no haya leído. Bueno, pues hoy voy a hacer una excepción, y espero que el lector tenga a bien entenderlo enseguida. No, no he leído El Libro de Urantia, ni falta que me hace. Pero tampoco podía dejar de comentarlo aquí, porque para mí es el no va más en libros canónicos. Algo así como una mezcla entre la Biblia y el guión de Los Caballeros del Zodíaco. 2097 páginas en papel biblia o, lo que es lo mismo, 2 kg y pico de jerga pseudo-teológica, que describe con un detalle trastornado la estructura del universo y la historia de la salvación. Para que os hagáis una idea: sólo los índices ocupan 66 páginas.

El Libro de Urantia está dividido en cuatro partes. La última es la menos extraña, porque trata de la vida y enseñanzas de Jesús y viene a ser un refrito de los evangelios. Materialmente se añaden sólo un par de episodios, como una supuesta estancia en Roma antes de la vida pública. Lo que cambia, y mucho, es la interpretación que se hace de los hechos de Jesús. Sinceramente, no tengo ganas de penetrar la confusa maraña de categorías jerárquicas que constituye la "teología" urantiana, pero valgan un par de frases del episodio de la Resurrección para apreciar el estilo general:

"El viernes por la tarde, poco después del entierro de Jesús, el jefe de los arcángeles de Nebadón, a la sazón presente en Urantia, convocó su concilio para la resurrección de las criaturas volitivas durmientes y empezó a considerar las posibles técnicas de restitución de Jesús. (...) A las dos cuarenta y cino del domingo por la madrugada, la comisión de encarnación del Paraíso, formada de siete personalidades del Paraíso no identificadas, llegó al sitio, desplegándose inmediatamente alrededor del sepulcro..."
Sí, en efecto, parecen las actas de una reunión de auditores. Lo más propio del Libro de Urantia es justo esa loca terminología burocrática llena de palabros como: "tránsito moroncial", "Ajustador Personalizado", "Cuerpo de Consumación Seráfica" o "Seconafines Terciarios". Todo eso hace referencia a un complejo sistema de jerarquías cósmicas. Así, "Urantia", o sea, nuestro planeta, no es más que un mísero átomo en el entramado de mundos y universos locales que conforman la cosmología urantiana. Las dos primeras partes del libro están dedicadas a explicar esa extraña estructura, mientras que la tercera narra la historia de Urantia (poblada en sus orígenes por una raza violeta).

En general, los autores hacen gala de una imaginación poderosa, aunque con tropiezos poco excusables. Por ejemplo, los nombres de los "siete mundos sagrados del Padre" se los podían haber currado un poco más: Diviningtón, Serafingtón, Spiringtón, Ascendingtón... O sea, "algo que suene elevado y super espiritual" añadiéndole al final "-ton", el sufijo inglés que significa "ciudad" (como en Kingston, <King's town). Vamos, que en español lo mismo podían haber traducido "Villaespíritu de Peñarriba", "Serafinuelo Alto" y así. Algo cutre, tratándose de la estructura del universo...

Leído como ficción, el libro podría tener sus momentos, pero su obsesión burocratizante lo hace prácticamente ilegible. El problema, claro, es que no se presenta como una obra de ficción. He mencionado antes a los autores. La Wikipedia apunta a un tal William Sadler, pero, si creemos al propio Libro de Urantia, los diversos documentos que lo forman fueron dictados a un grupo de contactados por seres sobrehumanos de la más diversa índole. Uno de los índices tiene a bien ofrecer un listado de autores, entre los que figuran "un Elevado en Autoridad", "Manovandet Melquisedec", "Comisión de seres intermedios" o, mi preferido, "un Sin Nombre ni Número".

Lo curioso es que, pese a ser resultado de la Revelación, el Libro de Urantia tiene copyright. El titular de sus derechos de autor es una Fundación Urantia, con sede en Chicago, que debe de llevarse un buen pico por los ejemplares que compran las comunidades de lectores del Libro de Urantia repartidas por todo el mundo. En fin, sobre estos desdichados sólo puedo decir, parafraseando a Homer Simpson, que cuando repartieron las religiones, debían de estar en el baño.

30 comentarios:

Santi dijo...

Me enorgullezco de reconocer que soy uno de los editores del artículo de Wikipedia sobre El Libro de Urantia... Una gran joya de la literatura de humor de todos los tiempos, si lo miras bien. A todo hay que saber cogerle el punto...

Jaime dijo...

¡No tenía ni idea, Santi! Pues sí que tiene su punto cómico, pero como chiste pertenece más bien al género pesado. El que lo escribió debía de tener un humor muy especial o realmente estar convencido de que un "sin Nombre ni Número" hablaba a través de él...

David Carrera Ibáñez dijo...

No se puede sacar ningún jugo a un libro como el de Urantia con la mente llena de prejuicios y con el espíritu vacío.
A mí no se me ocurre criticar lo que no comprendo, sólo porque no lo comprendo.
Inténtalo de nuevo dentro de unos años.
Sobre todo, vive honestamente. Es uno de muchos mensajes contenidos en el libro realmente importante.
Saludos
David Carrera

Jaime dijo...

David, gracias por tu contenido comentario. ¿Sabes?, puede que tengas razón. Quizá mi problema con el Libro de Urantia se deriva precisamente de la disposición de mi espíritu. Si me acercara a él dispuesto a venerarlo como un manantial de sabiduría, podría dejar que guiara mi vida y quizá ni siquiera me hiciera infeliz.

Pero tienes razón, estoy lleno de prejuicios. Por ejemplo, uno de ellos me dice que un libro no tiene más autoridad por ser muy gordo, estar encuadernado en bonitas tapas azules y tener el título impreso en letras doradas. Es penoso, lo reconozco: antes de abandonarse a la guía soberana de un libro, mi espíritu vacío y lleno de prejuicios insiste en considerar si el autor le merece algún crédito, si el contenido tiene cierta coherencia, si no estoy siendo objeto de una broma pesada.

Haces bien en liberarte de esa atadura obsesiva a la razón y en nutrir tu espíritu con alimentos de la altura y la elevación del Libro de Urantia. Sigue así, y tu espíritu, desde luego, no estará vacío, sino bien llenito: pesado, opaco, torpón. Que disfrutes de tu confortable y amodorrada digestión.

Saludos,
Jaime.

Santi dijo...

Querido David Carrera, ¿de verdad estamos hablando del mismo libro? ¿El libro de Urantia, que dice estar escrito por inspiración de entidades alienígenas, y que mezcla la Biblia con Star Trek? ¿De verdad ves sabiduría en este libro? ¿Has leído otros libros aparte de este?

David Carrera Ibáñez dijo...

La autoridad del libro proviene de su maestría y perfección a la hora de dar coherencia a multitud de nociones fragmentadas, incompletas y difusas que tenemos los seres humanos sobre multitud de cuestiones, cuestiones que nos afectan directa o indirectamente, cuestiones a las que accedemos por experiencia personal o a través de tradición histórica o mitológica.
No encontrarás ningún otro libro que te conecte tan bien la historia de Adán y Eva con la evolución antropológica de las razas de este mundo, que te ofrezca una visión tan detallada de la vida de Jesús, que profundice tanto y de manera tan coherente en todas las facetas que tiene Dios y en la medida en que la mente humana es capaz de abarcarlo, que te muestre una historia creíble de quiénes fueron realmente los personajes de Lucifer, Satán y Caligastía. No encontrarás en ningún sitio una distinción tan precisa entre alma y espíritu, teniendo todos ambas cosas dentro.
Igual que hay muchos animales en nuestro mundo, el universo bulle de tipos de seres, los cuales no tienen porqué estar sujetos a materia burda como nosotros. Y, si existe jerarquía y administración aquí abajo, no te quepa duda de que también existe allí arriba. Si creías que el cielo era como nos enseñaban los católicos, que no había que trabajar más o que íbamos directamente al Paraíso, pues ¡parece que no! allí arriba hay un orden, las cosas se hacen de manera paulatina, y sí que hay algo de "burocracia" con la diferencia de que es absolutamente eficiente.
No pretendo convencerte a ti personalmente de que creas o no en él, esta intervención va para quienes puedan toparse con tu opinión, para que puedan conocer también otras.
Termino con una conclusión que encontré hace mucho tiempo escrita en algún lugar (no viene en el Libro de Urantia); TODO AQUEL QUE BUSQUE LA VERDAD A TRAVÉS DEL LIBRO DE URANTIA PODRÁ ENCONTRARLA SIEMPRE QUE ACOMETA SU LECTURA CON UN ESPÍRITU LIMPIO Y UNA MENTE ABIERTA. DE LO CONTRARIO, SALDRÁN FRUSTRADOS Y SE PRONUNCIARÁN DESPECTIVAMENTE DEL LIBRO, MOSTRANDO SÓLO LA REALIDAD EVOLUTIVA DE SUS ALMAS.
Te saludo fraternalmente, y sólo te deseo que, si algún día deseas dar una coherencia al mundo que conoces conectado a tu propia vida, recuerdes este libro (y, por cierto, te aconsejo la "Edición Europea" que es una traducción mucho mejor de The Urantia Book que la de 1993)
Saludos
David Carrera Ibáñez.

P.D. Hola Santi. Sí, he leído muchos libros en mi vida y algunos los he desechado a mitad de lectura. Te aseguro que Urantia no me ha mermado mi sentido crítico.

Jaime dijo...

David, no dudo de que si alguien pone en ello el suficiente empeño podrá dar coherencia a su vida con cualquier libro que se le cruce por delante. Basta con anular la voz de la razón y creerse a pies juntillas las elucubraciones más fantásticas. Puede hacerse con el Libro de Urantia, con El señor de los anillos o con cualquier otro libro, si uno se pone. La apariencia de orden no es ninguna garantía de verdad, por más que le acompañe el convencimiento subjetivo (que es siempre muy fácil de generar).

Gracias por tus buenos deseos, pero yo no siento ninguna necesidad de abandonarme a la tutela de un texto para darle un sentido a mi vida. No me opondré a que otros lo hagan, mientras no hagan daño a nadie, pero seguiré pensando que una vida que merezca la pena requiere sentido crítico y está reñida con la credulidad.

Respeto tu derecho a expresar tu opinión en este foro, pero eso no significa que el contenido de tu opinión me parezca aceptable. Cualquier lector podrá leer tu opinión y la mía, sí, pero yo no me baso sólo en mi creencia subjetiva para denunciar el Libro de Urantia como fraude, mientras que tú sí haces eso para elogiarlo como revelación.

Cualquiera que defienda que la Tierra fue poblada por una raza violeta y que el universo bulle de tipos seres, tendrá que dar alguna prueba de ello para demostrar que es falso todo cuanto nos ha enseñado la ciencia moderna tras siglos de experimentación. Mientras tanto, su opinión pertenece a las estanterías de la ciencia ficción.

Saludos,
Jaime.

David Carrera Ibáñez dijo...

Hola Jaime
Una de las cosas que te explica el libro es que hay muchos niveles de realidad en el Universo.
Está la materia-energía, el nivel en el que la Ciencia puede trabajar porque dispone de instrumentos que registren datos, y existen fenómenos que se rigen por leyes descubribles por nosotros.
La mente es algo más que materia-energia, más que simples reacciones químicas, y ahí la ciencia ya empieza a perderse. Ni siquiera es capaz de ubicar la consciencia en el cerebro material.
El nivel del espíritu ya se escapa del control de la ciencia, y si quieres conocerlo ya tienes que empezar a meditar o reflexionar sobre lo que dicen del espíritu las mejores religiones del planeta.
Resulta que la personalidad no es ni materia-energía, ni mente, ni espíritu. Es otra cosa, y a mí me resultó fascinante las enseñanzas Urantia para EXPERIMENTAR por mí mismo las VERDADES que tuviera que decir al respecto.

Amigo; conozco gente escéptica de las realidades espirituales que han necesitado que la vida les lleve a una situación límite para desnudar su mente de prejuicios y abrirse a las riquezas de su propio interior. Todavía hay científicos que creen que la vida deriva de la materia, pero yo te aseguro que la materia y energía son SOMBRA del Espíritu y el reino del Espíritu es mucho más importante en el Universo. Por otra parte Dios no está supeditado al tiempo y el espacio, Dios CREA el tiempo y el espacio para que seres como nosotros progresemos desde nuestro estado animal, desde cero, a un destino eterno y glorioso de perfeccionamiento y riqueza sin fin.

El libro de Urantia no te pide que tengas fé en el Libro de Urantia. El libro de Urantia te define la fe, la religión, el espíritu, el alma y te da datos a los que no podemos llegar los seres humanos por nosotros mismos para que los incorporemos a nuestro conocimiento y satisfacción, si es que estamos hambrientos de Verdad.

Si te sientes satisfecho con lo que ya conoces, no te hace falta el Libro de Urantia.
Si algún día te sientes insatisfecho, si un día te descubres a ti mismo buscando respuestas importantes a cuestiones importantes y lo que te ofrece la sociedad no te llena, acuérdate de ese nombre y ya está. Por cierto, yo dirijo un grupo de estudio del libro en Google grupos, entre todos nos aclaramos las cuestiones complejas del texto y vamos avanzando en sabiduría, armonía y felicidad.

Las cosas humanas, hay que conocerlas antes de poder amarlas,
pero
las cosas divinas, hay que amarlas antes de poder conocerlas.

No te limites a un sólo nivel de Realidad, porque te quedarás en él.
Saludos
David

Santi dijo...

Así que para conocer la EXPERIENCIA de la VERDAD (yo también sé usar las mayúsculas) lo que hay que hacer es leerse este libro y tragarse a pies juntillas todo lo que dice. ¿Por qué? Porque es LA VERDAD. Y porque tú me lo aseguras. Y porque se lo comunicaron los extraterrestres a alguien hace unos cuantos años. Ninguna prueba o demostración: sólo la FE tal y como la define el propio Libro de Urantia.

No sólo eso: además la mejor situación para conocer LA VERDAD es estar en un momento de debilidad, es decir, especialmente vulnerable y sugestionable. ¿No te parece sospechoso?

Copio un párrafo del Libro de Urantia elegido al azar:

" Los Siete Espíritus Maestros tienen autoridad para aprobar la unión trinitizante entre los finalitarios y las personalidades del Paraíso-Havona, y estos enlaces mixtos siempre tienen éxito. Los magníficos hijos resultantes trinitizados por estas criaturas representan unos conceptos que las criaturas eternas del Paraíso o las criaturas temporales del espacio no pueden comprender; de ahí que se conviertan en los pupilos de los Arquitectos del Universo Maestro."

¿Qué VERDAD me aseguras que puedo encontrar ahí? ¿No parece más bien que estamos leyendo el guión de Los Caballeros del Zodiaco, de Guía del Autoestopista Galáctico o de Matrix?

No sigas intentando convertirnos con misticismo New age: aunque la razón y la ciencia fueran insuficientes para intentar encontrar las respuestas a la vida o al universo, intentar encontrarlas en El libro de Urantia es descabellado, por no decir ridículo...

Un saludo,

Santi

David Carrera Ibáñez dijo...

Amigo Santi; tú no tienes porqué creer en el libro de Urantia. Hoy por hoy, en este momento de tu vida, no.
Seríamos tontos si creyéramos en un libro antes incluso de leerlo, pero demostramos serlo también cuando lo criticamos sin haberlo leído o con la mente llena de prejuicios.

No puedes obtener verdad útil para ti en un párrafo sacado fuera de contexto para cuya comprensión deberías haber leído antes todo lo anterior. La presentación de diversas personalidades cósmicas es como cuando estudiábamos matemáticas de niños. No sabíamos para qué nos podría servir «eso» pero lo supimos después. Y tampoco aconsejo a nadie leer el libro de Urantia si no le atrae. Lo que no me gusta es que se critique por criticar. No voy a intentar demostrarte que el Libro es Verdadero pues la fe es importante, pero no creo que puedas demostrarme a mi que el Libro sea falso.

La fe es un valor, tú te puedes apropiar de él o despreciarlo, y consecuentemente conocerás la riqueza o la pobreza espiritual. Si bien considero, personalmente, el libro de Urantia como la fuente más impresionante y coherente de Verdad que dispone la humanidad, no es tampoco la única, y todo depende de lo que estemos buscando exactamente y con qué profundidad, de lo que nos nutra, de lo que nos llene, de lo que nos satisfaga.

Deseo que cada uno de nosotros encuentre aquello que le satisface, pues cada uno de nosotros es artífice en gran medida de su propio destino. Una de las cosas sagradas en el ser humano es su Voluntad.

Ya que me copias un párrafo al azar, te copio yo un párrafo que tiene que ver con el contexto.
"... el reino de mi Padre no tiene nada que ver con las cosas visibles y materiales. Este reino se encuentra ahora entre vosotros, porque allí donde el espíritu de Dios enseña y dirige el alma del hombre, allí está en realidad el reino de los cielos. Y este reino de Dios es rectitud, paz y alegría en el Espíritu Santo." 1536

Me dirás; "eso ya viene en la Biblia". Y yo te diré; "dime dónde viene en la Biblia el discurso sobre la realidad de la página 1433 o el conmovedor relato «el joven que tenía miedo» de la página 1437.

Hay muchas perlas en el libro de Urantia; sobre espiritualidad, sobre filosofía, sobre antropología, sobre religiones, sobre pre-historia...

Lo que tenemos que hacer ante ellas es lo mismo que tenemos que hacer ante cualquier libro que se presente a sí mismo como no-ficción; las crees o no las crees.

Te saludo cordialmente.
David

Santi dijo...

No, querido David, los libros de no-ficción no "los crees o no los crees": los lees, los evalúas críticamente, contrastas la información con la que ofrecen otros libros, reflexionas sobre ellos e intentas distinguir el verdadero conocimiento de la mera palabrería. No eliges un libro y lo tomas como verdad absoluta, completa e incontestable.

Mira, como veo que esta discusión no llega a ninguna parte, no voy a debatir más contigo. En cambio, voy a copiar otro párrafo del Libro de Urantia -también sacado de contexto, claro-, para que los lectores puedan seguir haciéndose una idea de lo que se puede encontrar en él:

"Los Mensajeros Solitarios, como los Directores de Poder Universal, están entre los muy pocos tipos de seres que operan a lo largo y a lo ancho de los reinos y que están exentos de aprehensión o detención por parte de los tribunales espacio-temporales. Nadie los puede citar para que aparezcan frente a un tribunal, excepto los Siete Espíritus Rectores, pero en todos los anales del universo maestro este concilio del Paraíso no ha sido llamado jamás para adjudicar el caso de un Mensajero Solitario."

Te saluda atentamente,

Santi

Jaime dijo...

Estimado David,

yo critico el libro sin haberlo leído entero, como reconozco en la reseña, pero lo hago en dos sentidos para los cuales no necesito una lectura exhaustiva. En primer lugar, lo critico desde el punto de vista literario. Basta hojear un poco el libro para hacerse una idea de su estilo y, perdona que te lo diga, pero si ésta es la última de una serie de revelaciones divinas en la cual se incluye la Biblia, Dios (o quien sea) cada vez escribe peor.

En segundo lugar, critico precisamente que esto se presente como una obra de no ficción y, más aún, que aspire a decir la verdad última sobre el universo. Un texto que reclama para sí mismo la máxima autoridad sin aportar prueba alguna al respecto es algo muy peligroso. Y más aún cuando, por lo que veo en tus comentarios, no es interpretado metafóricamente por sus fieles lectores, sino al pie de la letra. Este tipo de lecturas ya han hecho suficiente daño a la humanidad como para que se sigan promoviendo en el siglo XXI.

Pero es inútil discutir contigo, porque todo cuanto digamos lo achacas a nuestra falta de fe. Se trata de un mecanismo inatacable, pero no por ello menos falaz. Si al menos te ayudáramos a comprender esto, nos alegraría mucho, de verdad. Por tu bien.

Un cordial saludo,
Jaime.

Ensada dijo...

La autoridad del libro proviene de su maestría y perfección (sic)

Por el amor de Astarté, no me había reído tanto desde que los cerdos se comieron a mi hermanito. La maestría debe ser en maestro fresador y la perfección... mejor no digo nada.

Me encantan esta gentuza que con el único fin de ganarse una pasta se dedican a jugar con las ilusiones y esperanzas de quien no tiene el suficiente discernimiento para darse cuenta del timo. Desde mi punto de vista es una pena que se hayan derogado las leyes inglesas contra la piratería, porque colgarlos de los cojones del palo mayor es lo que se merecen estos tipos, incluido el David, que debe ser el que tiene los derechos de autor para España o tonto del culo. Claro que esto último no debe ser, mas bien es un listo.

David Carrera Ibáñez dijo...

De la misma manera que no entenderás un tratato de álgebra si ni siquiera sabes sumar, de la misma manera que no vas a correr los 100 metros en 20 segundos si antes no los has corrido en 30, de la misma manera que no entenderás a Nietzsche si nunca te has planteado una pregunta profunda, de la misma manera que no te saldrá una paella si no te sabes hacer ni un huevo frito... yo te aseguro que el libro de Urantia te queda demasiado grande y demasiado alto si ni siquiera has tenido una sola experiencia religiosa en tu vida o ya descartas que un proceso de Revelación pueda ser posible.
Los beneficios del Libro de Urantia los disfrutará toda la Humanidad, pero no todos los individuos estarán preparados para asimilar correctamente su profundidad y maestría. Es un libro coherente pero muy complejo.
Antes de leer el libro de Urantia, demos primero pequeños pasos en los inmensos reinos del espíritu. A mí, por ejemplo, me sirvieron los estupendos libros de Anthony de Mello, los últimos que él llevó a imprenta, cuando recopilaba cortos pero profundos cuentos de sabiduría espiritual procedentes de diversas religiosas.
Jaime y Santi: Os saludo cordialmente.
David

PD: Ensada: la boca no habla del exterior, sino del interior.

David Carrera Ibáñez dijo...

Santi, he visto tu mención hacia mi y el libro de Urantia en el correo digital: El libro de Urantia no contiene la verdad absoluta. De hecho, el propio libro te advierte que la verdad es siempre relativa y adecuada a cada contexto.
La mayor fuente de verdad es la vida misma. Y si queremos encontrar la verdad en libros, cada uno de nosotros deberá hacerse buscador, pero ahí intervendrá la honestidad propia.
Te aseguro que no soy fanático; Si encuentras una obra mejor que el libro de Urantia que sea capaz de explicarlo TODO, avísame.
Lo leeré con gusto, y ya te diré
;-)

Santi dijo...

No creo que ningún libro deba aspirar a explicarlo todo, la verdad, eso es lo que nos diferencia.

Te reconozco una cosa, David: me sorprende tu capacidad para rastrear referencias al Libro de Urantia en la red inmediatamente. ¿Te dedicas a esto full-time?

Otra cita del Libro, creo que mi favorita:

"En este momento, aconteció algo novedoso y extraño entre estos badonitas de las tierras altas. Un hombre y una mujer que vivían en la parte nordeste de la región que estaba habitada en ese entonces, comenzaron repentinamente a producir una progenie singularmente inteligente. Ésta fue la familia sangik, los antepasados de las seis razas de color de Urantia. Estos hijos sangik, diecinueve en total, no sólo eran más inteligentes que sus semejantes, sino que su piel manifestaba una tendencia insólita a volverse de colores distintos al exponerse a la luz del sol. Entre estos diecinueve hijos figuraron cinco rojos, dos anaranjados, cuatro amarillos, dos verdes, cuatro azules y dos índigos"

Dado que parece que hay que leer el Libro de Urantia de manera literal, eso quiere decir que realmente crees que en algún momento ha habido hombrecillos azules y verdes correteando por la tierra. Qué ganas tengo de que alguien descubra esos fósiles...

David Carrera Ibáñez dijo...

Santi, te hago una pregunta muy sencilla:
¿Crees que un fósil te deja ver el color de la piel de su antiguo dueño?
***
No pierdo tiempo, existen las alertas informáticas. Y seguiré hablando contigo mientras sienta que no pierdo el tiempo hablando contigo. Sé que se puede "dudar honestamente".
***
El libro de Urantia tiene más de 2.000 páginas. Para desacreditarlo, sacáis fuera de contexto párrafos complejos, y con vuestra presunción de que los lectores de ese libro somos fanáticos invitáis a la gente a que lean de manera literal.

Lo que yo pienso es;
1.- No hay que leer ningún libro de manera literal a no ser que el autor ya te haya dado ciertas garantías de su seriedad y competencia. Yo creí en LU cuando terminé de leer la última palabra de la última página, y en base a lo que me hizo sentir ese libro durante su lectura.
2.- Los libros hay que leerlos y empezar a leerlos desde la primera página para poder valorarlos y hacer crítica sobre ellos.
3.- Si no se es experto en "los temas", la crítica no tiene fuerza, y esa falta de consistencia se aprecia.

Yo pienso que ésta es la actitud que TODOS deberíamos tener ante TODO libro;
Mente abierta... y espíritu crítico.
Porque si nuestro espíritu no es crítico, nos creeremos cualquier cosa.
Pero si nuestra mente no está abierta... nos perderemos lo mejor.

Te saludo cordialmente
David

Jaime dijo...

Nosotros no invitamos a la gente a que lea el Libro de Urantia literalmente, David, sólo seguimos la lectura que haces tú. Si crees que hubo hombres verdes y violetas, es que lo lees literalmente. En esta cuestión, además, influye bien poco que el párrafo esté, como dices, "sacado fuera de contexto". O hubo hombres verdes o no los hubo.

La cuestión no es que los fósiles muestren o no el color de la piel, sino que el único apoyo (absolutamente el único apoyo) que tenemos para creer en la existencia de hombres verdes es el Libro de Urantia. De acuerdo, ahora veamos cuáles son tus razones para darle crédito.
1. Que presenta una visión del mundo ordenada y sin contradicciones.
2. Lo que te hizo sentir ese libro mientras lo leías.

Voy a aceptarte lo de que la visión del mundo que da el Libro de Urantia no tiene contradicciones (aunque lo dudo mucho). Eso no es ninguna garantía de verdad. También El señor de los anillos ofrece un universo coherente y sin contradicciones, y no por ello es cierto. Dirás que este se presenta como ficción, y el Libro de Urantia no. Claro, pero ¿por qué crees sin más al autor cuando te dice "esto no es ficción, esto es VERDAD"? Pues únicamente por eso que dices sentir cuando lo leíste.

Por lo tanto, toda la argumentación sobre la validez del Libro de Urantia descansa al final sobre ese sentimiento. Los sentimientos están muy bien, David, pero no funcionan como criterio de verdad. Así, da igual que yo me sienta profundamente estafado al leer un atlas geográfico sobre la India, porque la India existe independientemente de mi sentimiento. Y no porque haya otros lectores del atlas que sienta fe hacia él, sino porque los autores del atlas han utilizado métodos para ajustar lo que dicen a la realidad.

Una actitud critica ante un libro consiste en considerar la fiabilidad de esos métodos que lo relacionan con la realidad. Tú, en vez de hacer eso con el Libro de Urantia, te limitas a darle toda la credibilidad en virtud de algo que sentiste. Eso no es una actitud crítica, David, y no se le parece ni de lejos. Pero me alegro de que sigamos hablando: aún no he perdido la esperanza de despertarte al menos cierta sospecha en esa pétrea fe tuya.

Un saludo,
Jaime.

Ensada dijo...

Psssche, la pétrea fe es inatacable y hasta diría que honesta, pero teniendo en cuenta mi experiencia con troles y sectas (la de los trolls ya la conoceis, la de las sectas os la contaré algún día) os diré que esta pretendida calma y tranquilidad es típica. Cuando uno está en verdad convencido de algo, no se molesta en convertir ignorantes, simplemente se los desprecia o se los compadece. Es cuando se toca el bolsillo o cuando lo único que se busca es el daño, cuando se dedica uno a largar con la calma aparente de quien está por encima de todo. La pela es la pela. En fin, en este país de toros y pandereta siempre hemos sido diferentes, más de una secta prohibida en otros lugares del mundo tiene acogida en España, esta no podía ser distinta.

Que cabrones son los extraterrestes estos, en vez de venir y arreglar las cosas, se dedican a dictar tochos con copy right, una manera cuando menos curiosa de difundir el mensaje divino, o más bien diwhisky.

¿Alguien tiene una soga?

David Carrera Ibáñez dijo...

Jaime: supongo que si la raza negra, por poner un ejemplo, se hubiera extinguido, no creerías hoy que hubiese existido en el pasado ¿a que no? ¿entonces, qué?. ¿Puedes probar científicamente que no existieron hombres verdes o violetas? Entonces ¿qué te impide dar un voto de confianza, dejarlo como una posibilidad mientras continúas leyendo tranquilamente? Yo te contesto; un prejuicio particular.

Hay algo en lo que estoy de acuerdo contigo; cuando un libro se presenta como una novela o una fantasía, no hay ningún problema; ahora bien, cuando un libro se te presenta como Revelación escrita por personalidades angelicales o invisibles, sólo hay dos opciones:
1.- O bien estás ante una tomadura de pelo gigantesca.
2.- O bien tienes enfrente lo que puede ser uno de los libros más importantes que existen.

¿Cómo reconocer si es una cosa u otra? Pues leyéndolo, ¡pero ojo! como te he dicho, con el espíritu crítico y con la mente abierta. No tienes que ser un incrédulo que acepte sin más lo que va a leer, pero has de dar un voto de confianza sobre lo que vayas a leer y que no puedas rebatir ni con lógica, ni con ciencia, ni con tu experiencia personal.

Mientras no lo acabes, no tienes porqué creer o no creer. Conozco lectores que empezaron a creer firmemente en el libro sólo cuando se toparon con la descripción del carácter de los apóstoles. Es quizá de una riqueza psicológica muy profunda. Yo empecé a creer en ello con la descripción de las múltiples facetas de Dios. Otras personas no creen pero son suficientemente humildes de reconocer que es que no comprenden demasiadas cosas, y no pasa nada. No son tan necias como para criticar lo que no son capaces de comprender.

Si esperas de cada cosa que te informen una prueba de su existencia, una prueba científica, me temo que te perderás muchas riquezas de la vida, porque el universo no siempre funciona a la manera científica. Estoy seguro de que amas a alguien ¿tú puedes demostrar ese amor científicamente? ¡Pues chico, abre tu mente a las otras posibilidades! En el universo existen las cosas concretas, como la geografía de la India, y las cosas abstractas, como el amor, la fe, o la ilusión, que no por no poder ser demostradas científicamente van a ser irreales.

Un saludo cordial
David

P.D.: Ensada: Demuestras un enorme "PRE"-"JUICIO" al relacionar Urantia con un negocio. No esperaba más de ti. Tú no conoces a personal de la Fundación Urantia y yo sí. Por otro lado, estoy seguro de que nada de lo que escribes necesita copyright, pero a veces, cuando se transmiten mensajes importantes, es muy buena idea proteger el contenido de esos mensajes con las mejores herramientas legales disponibles para que no lo puedan pervertir la gente ignorante, necia o estúpida, como ya ha ocurrido en el pasado y constantemente. Y si quieres honestamente entender porqué los extraterrestres no solucionan nuestros problemas, ya te imaginas lo que te voy a aconsejar; lee el libro de Urantia que lo explica muy bien. ¿Harás los deberes? ¿O también conoces ya la respuesta?

Santi dijo...

Querido David, tu último comentario me parece interesantísimo: pocas veces se pueden ver en funcionamiento los mecanismos de la credulidad tan claramente. Casi preferiría que fueras un caradura que no cree en lo que dice...

izas dijo...

"Otras personas no creen pero son suficientemente humildes de reconocer que es que no comprenden demasiadas cosas, y no pasa nada"

Pues nada, hombre, gracias por llamarnos imbéciles a todos los que no creemos. Todo un ejemplo de mente abierta.

David Carrera Ibáñez dijo...

Santi: El "mecanismo de credulidad", como tú lo llamas, más fuerte que existe es lo que logra estremecer el alma. El día que consigas eso que consiguió tantas veces el Libro de Urantia en mi, ese día creeré en ti.

David Carrera Ibáñez dijo...

Izas, yo no creo en el Islam, pero no se me ocurre hacer un blog tachando el Corán de "repugnante". ¿Entiendes la diferencia?

Ignorancia es no conocer lo que se puede comprender.
Necedad es despreciar lo que se puede conocer.
Imbecilidad es criticar lo que no se comprende.

Jaime dijo...

David, te equivocas, no soy ningún cientificista de esos que elevan la ciencia a lo que ella misma no pretende ser. Tampoco busco una prueba científica de la existencia de todo, porque 1. no es la labor de la ciencia y 2. hay muchas cosas que no necesitan prueba alguna (como que yo estoy aquí, ahora). Ahora bien, hay un gran trecho entre reconocer los límites al razonamiento científico y proclamar alegremente que el contenido de un texto queda libre de toda carga de prueba.

Dices que basta con leer el libro y ver cómo no puedo rebatir su contenido. Bueno, tampoco podría rebatir a nadie que me dijera que en torno a mi cabeza vuela constantemente una bandada de pájaros invisibles e inaudibles para todo el mundo excepto para esa persona. Esa idea 1. no es contradictoria en sí misma y 2. no puedo rebatirla, pero seré un necio si la creo por esas dos razones. Para demostrar un mínimo de razonabilidad tendré que exigir alguna prueba a quien me dice tal cosa.

¿Cómo puede hacer esa persona para evitar que yo le pida pruebas de su extraña afirmación? Lo que puede hacer es aturdirme con un mensaje tan confuso o tan bello que yo prescinda de exigir la razonable prueba. Eso es justo lo que hace el Libro de Urantia (me refiero al lenguaje confuso; de bello nada). Tú mismo demuestras manejar con escasísimo rigor toda una serie de conceptos que no nacen de la nada, sino que son parte de la tradición del pensamiento occidental y no pueden usarse a la ligera.

Por ejemplo, afirmar que hay cosas concretas y cosas abstractas, no es más que una manera de confundir. ¿Acaso una cosa puede ser abstracta? Las cosas, por definición, son singulares, concretas; mientras que lo general, lo abstracto, son los conceptos. Basta de confundir y caricaturizar. No hablo ya de ciencia. Una sola gota de la lógica de Aristóteles disolvería de golpe todo ese confuso pseudo-discurso del que abusas.

Un saludo,
Jaime.

Santi dijo...

Haya paz: David, como he dicho varios comentarios más arriba, creo sinceramente que esta discusión no va a llevar a nada bueno. Tú tienes una visión del universo en general y del Libro de Urantia en particular que, como ves, los demás no compartimos, pero no por nuestros prejuicios como tú dices, sino porque va en contra de toda lógica, de todo conocimiento científico previo, y carece de ningún fundamento o prueba más allá de la revelación (no divina sino extraterrestre en este caso). Reafirmándote en tu postura no vas a convencernos, como nosotros no vamos a converte a ti, reafirmándonos en la nuestra.

Creo que ha llegado el momento de cortar ya el hilo, y que cada cual saque sus conclusiones a partir de lo anterior. Yo desde luego la mía la sigo teniendo muy clara.

Un saludo,

Santi

Santiago Flores dijo...

Buenos días,

Interesante discusión la que han armado aquí, no sé si muy productiva pero seguramente ilustrativa de ambas posiciones.

Saludos a todos cordialmente, a algunos los conozco de la red, a David de los foros de urantia, a Santi de Wikipedia.

Yo soy el primer editor (sólo en un sentido cronológico) del artículo Libro de Urantia en Wikipedia, con Santi hemos participado de alguna discusión sobre ese artículo.

Quisiera hacer una acotación al margen, al final de este interesante intercambio de conceptos. Cuando comencé a leer el libro de urantia yo era panteísta, consideraba que lucifer y adán eran cuentos mitológicos y que suponer un dios personal y autoconsciente era una ridiculez... pero aún así lo leí todo.

Cuando empecé a leerlo y descubrí que su contenido era totalmente opuesto a mi concepción cosmológica me dije: "lo voy a leer como si fuera una teoría explicatoria del universo, iré viendo mientras lo leo si esa teoría se sostiene al enfrentarla a mis dudas existenciales y confrontarla contra las realidades y complejidades de la vida tal como la he experimentado".

Con ese espíritu lo leí y antes de la mitad del libro ya "sentía" (sí, sentía, era una mezcla de satisfacción racional, armonización conceptual y cosa extraña en el pecho) que eso no podía ser falso. Al final de la primer lectura me había hecho cambiar radicalmente mi concepción cosmológica y cosmogónica. Lo he leído por completo y en orden tres veces, ahora ya hace años que lo leo aleatoria y esporádicamente.

Ahora una acotación sobre esta discusión: es constructiva porque deja planteadas dos posiciones opuestas -sanamente defendidas-, pero debo expresar lo mismo que he expresado en wikipedia en alguna ocasión: No se puede criticar con justicia y seriedad lo que no se conoce cabalmente. Menospreciar despectivamente un libro mientras se declara explícitamente que no se ha leído en su totalidad es -por lo menos- inmaduro.

Un fraternal abrazo

Santiago Flores

agodontera dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Un libro al día dijo...

Este es un blog sobre libros, no sobre religiosidad o esoterismo. Por lo tanto, esta entrada no admitirá ya ningún comentario más, y los que se añadan a partir de ahora serán borrados.

MARIO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.