jueves, 29 de octubre de 2009

Terry Pratchett: El color de la magia

Idioma original: inglés
Título original: The Colour of Magic
Fecha de publicación: 1983
Valoración: imprescindible

Terry Prachett es un prolífico autor de novelas que parodian el género fantástico medieval, y es buenísimo. Te ríes con los personajes, te ríes con las cosas que les pasan y te ríes con la composición del Mundisco, el universo creado por Pratchett.

Esta es la primera novela de la saga de ese universo. Nos muestra a la Gran Tortuga A'Tuin, que sostiene sobre su concha a los cuatro elefantes que soportan el peso del mundo, que está rodeado por una catarata y cubierto por una bóveda azulada. O al menos eso es lo que dice un grupo de filósofos. Otros, no.

Los tres personajes principales son un mago que no es mago, Rincewind, que estudió en la Universidad Invisible, pero le echaron y sólo conoce un hechizo. Pero es capaz de ver, como mago que debía haber sido, el aura mágica y el octarino, el octavo color, el de la magia, el más poderoso. Un tanto cobarde, y con el acérrimo deseo de tener una vida aburrida y tranquila, pero al que el Sino ha decidido dotar de todo lo contrario. Debido a una serie de circunstancias tiene que cuidar de Dosflores, funcionario del Imperio Ágata y que resulta ser el primer turista del Mundodisco, algo sumamente inédito. Ingenuo y confiado, extremadamente optimista y gracias al cual vamos conociendo el Mundodisco a través de sus experiencias.Y qué decir de su Equipaje, personaje con esencia propia, que tiene un montón de patas y el deber de seguir a su dueño adónde vaya, con muy mal genio, por cierto. Y unos dientes enormes.

Tiene un estilo sumamente personal, claro y muy, muy irónico, con esa agudeza sutil que te provoca carcajadas y el que le comentes a quien tienes al lado la última frase ingeniosa que has leído- muy a su pesar, a veces, jeje-. Le da la vuelta a las cosas, nada es lo que debiera ser. La espada del héroe es la valiente, el ingenuo sobrevive, la Muerte se desespera, un baúl sale corriendo, una cámara de fotos con un demonio dentro que hace pinturas, o un grupo de magos de alto nivel teme a un escupitajo.

Divertido, muy divertido, y bueno. Todo un universo de literatura hilarante.

3 comentarios:

Santi dijo...

Hombreeee, Terry Pratchett es divertidísimo, y me ha amenizado horas y más horas de esperas aeroportuarias, pero tanto como imprescindibleeeee...

Sonia dijo...

Jeje, bueno, es original y divertido, le da un giro a los argumentos mostrando otro punto de vista de las cosas. Sólo por las carcajadas que me ha sacado se merece ese imprescindible;-)

Anónimo dijo...

Desde que empecé a leer a Pratchett, no he podido parar. Las historias de los magos, siempre con Ricewind a la cabeza son increibles, pero por lejos mis personajes preferidos son las brujas, y como no LA GRAN YAYA CERAVIEJA. El primer libro en que aparece es "Ritos Iguales" (Equal Rites) donde se nos introduce en el concepto de la cabezologia que utilizan las brujas (y no la magia que es de hombres...de magos). No me extiendo en este libro porque mi intencion es recomendar el siguiente de la saga de las brujas: "Brujerías" (Wyrd Sisters) donde ya aparecen las 3 brujas al completo... Solo decir que fue leerlo y reirme a carcajadas y como comentaban al principio no poder evitar comentarle aquien tienes a tu lado la ultima frase. Lo dicho toda la saga de las brujas es para morirse... Ahora estoy retomando el orden de los libros y he cogido Rechicero, con Ricewind y el Equipaje... BRUTAL. Por recomendar entonces : "BRUJERIAS" (parodia de Hamblet) , "BRUJAS DE VIAJE" (parodia a todos los cuentos de hadas), "LORES Y DAMAS" (digamos que pariodia un poco al Señor de los anillos con sus "perfectos elfos"), MASCARADA (parodia a El Fantasma de la Opera")... y para acabar recomendaria tambien "MORT", donde La Muerte, personaje recurrente en todos los libros de Mundodisco, necesita un ayudante y ella/el decide tomarse unos dias y "ver" que es eso de "vivir". Podria seguir... pero no quiero rayaros mas... Lo seguro es que una vez que le cojes el humor a este Señor (muy British, muy acido) no puedes parar de leerlo.