miércoles, 9 de mayo de 2018

David Ebershoff: La chica danesa

Idioma original: Inglés
Título original: The danish girl
Traducción: Jesús Pardo
Año de publicación: 2001
Valoración: Recomendable (alto)


Que existan novelas capaces de transmitir con sensibilidad y acierto cuestiones delicadas y controvertidas como el fenómeno trans, hace que una se rinda —de nuevo ante la evidencia de que la buena literatura tiene poderes.

Resumen resumido: Copenhague año 1925. Einar y Greta, un matrimonio de jóvenes pintores, están trabajando en su estudio cuando Greta le pide a Einar el insólito favor de que pose con un vestido y unas medias para poder acabar el retrato de una clienta. Cuando Einar se calza las medias y sujeta el vestido contra su cuerpo algo muy dentro de él hace clic. De ese clic nacerá Lili que poco a poco se irá haciendo un lugar en sus vidas.

Aunque La chica danesa se basa en un caso real, el propio autor explica en una nota al final del libro que la novela tiene mucho más de ficción que de biografía:

«Ésta es una obra de ficción libremente inspirada en el caso de Einar Wegener y su esposa. La escribí para explorar el espacio íntimo que definía su insólito matrimonio, y ese espacio sólo podía cobrar vida a través de la conjetura, la especulación y la libertad imaginativa (…)»

Pero más allá de las (muchas) licencias literarias que se puede haber tomado, la narración de David Ebershoff resulta absolutamente cercana y verosímil. La chica danesa es una obra comprometida e inteligente, escrita con una gran delicadeza; no está repleta de párrafos o frases legendarios de esos que uno corre a subrayar si no que está inmersa en una plasticidad serena, colmada de pequeños detalles, en la que las ideas y las sensaciones se van superponiendo —muy pertinentemente— como capas y capas de fina pintura. 

La novela se estructura en cuatro bloques (Copenhague 1925, París 1929, Dresde 1930 y Copenhague 1931) que se corresponden con los cuatro lugares y momentos clave en la transformación mental y física de Einar a Lili. Hay un trabajo minucioso, casi pictórico, en la creación de las atmósferas de las tres ciudades a las que se les une la soleada y extensa Pasadena, ciudad natal de Greta, y el húmedo y sombrío Bluetooth, la pequeña población danesa en la que se crió Einar. La caracterización de todos esos lugares, en los que se producen hechos importantes para la trama, queda íntimamente ligada al temperamento o al estado anímico de los personajes.
Pero por encima de todo, lo más remarcable de La chica danesa es su capacidad para que el lector empatice con unos personajes que se enfrentan a situaciones y conflictos que de entrada podrían resultarle absolutamente ajenos. Y esa empatía se produce gracias a los flash-back, las descripciones y los pequeños detalles que la novela va desgranando con el objetivo de que el lector llegue a conocer a los protagonistas íntimamente. Destacaría:

  • El minucioso trabajo en la psicología de los protagonistas, su infancia, sus temores, los momentos importantes de su pasado que marcan el presente. 
  • La personalidad de Greta y el hecho de que ella sea el detonante para la aparición de Lili y que su producción artística mejore cualitativamente en el momento en que la adopta como musa.
  • El tratamiento de la relación entre Einar y Greta que va más allá del amor romántico convencional, es un entendimiento entre iguales que se comprenden y se aceptan tal como son.
  • La transición de Einar a Lili, dos mitades que se desconocen mutuamente y que no se complementan, debe ser una o la otra.
  • La idiosincrasia de Lili y cómo se presenta ante el lector a medio camino entre un ser humano encantador y frágil, y un ser etéreo inspirador y bello.
He dudado entre el recomendable y el muy recomendable pero si me he quedado con el primero es porque los límites de la «exploración» que propone David Ebershoff son tan tajantemente claros que descuida una cuestión que en algunos momentos le da a la narración un punto buenista o naïf. Se entiende que lo que le interesa retratar es el conflicto interior e íntimo de Einar y de su círculo más cercano porque ya es un conflicto de por sí potente sin necesidad de abordar cuestiones de rechazo social (tan solo lo hace, a través de la figura de algunos reputados médicos incapaces de entender lo que Einar y Greta les plantean, y que ya nos dan una idea de lo que puede pensar el resto de la gente). Pero incluso los tres personajes que acaban acompañando al matrimonio en su aventura (Carlisle, Hans y Anna) mantienen una actitud demasiado plana y aséptica que resulta poco verosímil en relación al cambio de Einar; no solo les apoyan incondicionalmente si no que todos parecen inmersos en una competición por ver quién mima y adora más a Lili. Diré en su defensa que Lili es adorable.

Como comentario de tipo más práctico, durante la lectura he tropezado con algún error orto tipográfico, cosa que siempre es imperdonable y más para un grande como Anagrama.

No puedo acabar la reseña sin decir que el título de la novela a muchos les remitirá a una película, en este caso dirigida por Tom Hooper y estrenada en 2015. En relación a la película: no la he visto. Pero desde mi punto de vista, si algo hay que esperar de la adaptación cinematográfica de esta novela es: una estética acorde a la atmósfera pictórica que impregna el texto y un tono delicado e intimista que refleje la magia, profundidad y complejidad de las personalidades de sus protagonistas (sobre todo la particular química que existe entre ellos). Por desgracia, el trailer me transmite cualquier cosa menos eso. (Quizá por esa puñetera manía de que las películas tengan «momentos intensos» y que todos los personajes sean como de anuncio de Burberry). 

10 comentarios:

Marian dijo...

¡Hola! el libro no lo he leído, pero la peli si la he visto y me gustó mucho. Ignoro si la hubiera leído antes, si me hubiera gustado igual, pero me pareció buena peli
Besos

Lupita dijo...

Hola, Beatriz:
Qué buena reseña y qué bien argumentada. Jamás se me hubiera ocurrido que la chica danesa tuviera un argumento tan original con ese título.
Saludos

Juan Miguel de Pablos Peña dijo...

Un error ortotipográfico no es, en absoluto, imperdonable. Sería imperdonable la desatención en este aspecto, pero te garantizo que, con la máxima atención por parte de diversos profesionales en un proceso de edición, los errores tienen vida propia y no se dejan eliminar tan fácilmente. Incluso en ediciones extremadamente cuidadas. Incluso en cubiertas de ediciones extremadamente cuidados. No existe el libro sin erratas. Esa es mi convicción después de más de veinte años de profesión y cincuenta y pico de lector.

Por lo demás, mi enhorabuena por permitirnos disponer de un espacio tan sugerente como este.

Beatriz Garza dijo...

Marian:
El director es Tom Hooper, se nota que hay inversión en producción y también en el casting... De lo que me quejo veladamente es de esa manía que tienen en Hollywood de "robarles el alma a las novelas" y convertirlas a todas en películas con la misma pátina de barniz. Debería verla para tener una opinión formada pero sí tengo claro es que el personaje de Greta tiene una intensidad y un poso que no veo en Alicia Vikander (empezando por el físico). Y en cuanto al actor que interpreta a Einar, el único acierto es su aspecto andrógino pero tampoco parece que tenga la profundidad, las capas necesarias. Y es que se trata personajes muy exigentes. ¡Te animo a leer la novela!

Beatriz Garza dijo...

Lupita:
¡Cierto! el título es demasiado genérico para dar a entender el conflicto que hay detrás. Siempre me quejo cuando se va por los cerros de Úbeda y esta vez, era tan neutro que ni se me pasó por la cabeza hacer mención alguna a esa falta de chispa que tan bien apuntas.
Gracias por tus comentarios.

Beatriz Garza dijo...

Juan Miguel:
No te me enfades. Soy una convencida de que TODO TEXTO PUBLICADO contiene errores y no es una falta de celo profesional, es que es casi imposible evitarlo. Sin embargo, en la gran mayoría de novelas no detecto ni uno porque, en primer lugar, no es el objetivo de mi lectura y, en segundo lugar, la inercia hace que la información me llegue sin detectarlos.
Por eso, cuando yo menciono errores de este tipo en una reseña es porque son suficientes como para llamar mi atención (que no estoy, como digo, buscándolos) y lo cierto es que me molestan mucho. Y por eso digo "imperdonable", porque creo que esos sí se podrían evitar. También te digo que si no hubiera buenos profesionales correctores y traductores leer sería una tortura y que, precisamente, si el hecho de detectar una carencia me llama tanto la atención es porque valoro muchísimo su/vuestra labor.
Y muchas gracias por tu aportación. Me alegra ver que tenemos lectores implicados y con otros puntos de vista.

Beatriz Garza dijo...

C

Anónimo dijo...

Lo mejor que he visto en mi vida. Excelente enfoque y adaptación del libro a la película. Grandes actuaciones. A veces Beatriz hay que saber reconocer cuando un material es bueno. Cuando leemos imaginamos nuestra propia historia, pero cuando se lleva a cabo a la pantalla, lógicamente que no será exactamente a como la imaginábamos. Tu comentario sobre la pelicula, con el mayor de mis respetos lo tomo como con cierto recelo y altaneria.

Beatriz Garza dijo...

Anónimo:

Siento demasiado respeto por los lectores de ULAD como para dirigirme a ellos con altanería. El hecho de expresar el feeling que me ha dado el trailer de una película en relación a la novela y argumentar mis motivos a cara descubierta forma parte de los encantos y los inconvenientes de participar en un blog como este. Por otra parte, me alegra saber que la película de "La chica danesa" es para alguien lo mejor que ha visto en su vida, no porque esté más o menos conforme si no porque la vida es muy corta y todas las novelas y películas que le hagan disfrutar a uno son pocas.

Gracias por comentar.

Juan G. B. dijo...

Os juro que acabo de leer David Hasselhoff... XP