sábado, 5 de mayo de 2018

María Fernanda Ampuero: Pelea de gallos

Año de publicación: 2018
Valoración: Muy recomendable


De pequeños nos contaban cuentos para dormir, cuentos en los que los buenos acababan, de una u otra forma, imponiéndose a los malos. Desgraciadamente o no, hemos crecido y esas historias con final feliz no hay Dios que se las crea. Ahora necesitamos cuentos que nos abran los ojos, cuentos que nos descubran la realidad que tanto anuncio y tanta lucecita de neón pretende ocultar. Necesitamos libros de cuentos como "Pelea de gallos", compuesto por 13 relatos, duros y sin concesiones, que vuelve a mostrar, una vez más, que "el infierno está ahí fuera" (aunque con matices).

Vamos con los matices. Ese “fuera” no es algo de otro mundo ni algo lejano. Por un lado, y aunque los relatos parecen ambientarse en América Latina, la triste realidad de los últimos tiempos nos deja bien a las claras que hechos como los que se narran los tenemos aquí al lado. Por otro, digo que no ese “fuera” no es algo lejano ya que la violencia y el terror son generados en instituciones aparentemente cercanas y teóricamente apacibles, como la familia.

En modo hiperbreve, si hubiera que elegir unaa palabra que defina “Pelea de gallos”, esa sería BRUTAL. Brutal porque este libro huele a muerte, a sangre, a vísceras, a mierda, a esperma y a sudor. Porque está plagado de situaciones violentas y terribles sufridas por las niñas y mujeres jóvenes que protagonizan la inmensa mayoría de los relatos, situaciones en las que muchas veces los victimarios son sus seres más cercanos.

La violencia contra las mujeres está en el núcleo del libro. Hay violencia de la que se ve y de la que no se ve, violencia física y psicológica, violencia de género, violencia racial y violencia de clase.  Hay secuestro y venta de mujeres, explotación sexual en el seno de la propia familia, maltrato físico y psicológico, soledad, abandono, mucha sexualidad reprimida y demasiadas heridas, demasiadas llagas, demasiado dolor.

Ya digo que todo gira alrededor de la violencia y el terror. Pero hay otros temas unidos a los anteriores: el final de la inocencia, como en el breve y magnífico “Cristo”,  la hipocresía y el clasismo en el terrible “Ali” o el fanatismo y la superstición del macabro “Luto”, tres de los relatos que más me han impactado.

En fin, un libro duro, desasosegante y desagradable por momentos, pero absolutamente necesario y recomendable, tanto por el mensaje que envía como por la forma en la que lo hace. 

Un apunte más: afortunadamente, y pese a lo que pueda parecer, Ampuero acaba el libro con un pequeño destello de esperanza, con una rendija abierta a la rebelión, por pequeña que sea. Ojalá se cumpla.

4 comentarios:

Reve Llyn dijo...

Me parece que te has quedado corto (jajaja). Te has olvidado que los relatos no solo son magníficos por lo que cuentan (verdaderas brutalidades de las que nadie habla en voz alta) sino también por como lo cuenta: el ritmo de las frases, la repetición de ciertas palabras o la alternancia en el orden al repetirlas, todo funcionando como un mecanismo de relojería, las enumeraciones que parecen poemas ocuktos, los olores, los sonidos (cuando menciona como alguien pronuncia ciertas palabras o las canciones que suenan), las frases para enmarcar que salpican el libro (recuerdo por ejemplo cuando en el relato Cloro sentencia "La belleza es que nunca te digan no"). Como dices, brutal, pero en todos los sentidos.
De momento, y en lo que llevamos de año, es el mejor libro de relatos que he leído. Esta difícil que otro lo supere.
Ademas, esto ya es por dar envidia cochina, el veinticinco de abril recibimos en el Club de lectura de relatos El color de la mirada de mi ciudad la visita de la autora. Ponerle su voz, su tono, su acento y su risa a todo lo escrito fue la guinda que remató una tarta de esas que tú ya sabes.

Koldo CF dijo...

Tienes razón en que me he centrado demasiado en el fondo. ¡Pero es que me parece tan impactante que acaba "comiéndose" a la forma (magnífica, por cierto)!
En cuanto a las frases para enmarcar que mencionas, tengo un par de ellas subrayadas que pueden dar buena idea del libro: "Ahora son mujeres - dijo-. La vida ya no es un juego" y "Ante la indefensión siempre triunfa la crueldad".
Por cierto, totalmente de acuerdo en que es candidato serio a libro del año.
Muchas gracias por comentar!!

Antonio Gornú dijo...

Buena pinta este "Pelea de gallos". Me lo apunto y gracias por la buena reseña, Koldo.

Koldo CF dijo...

No. Gracias a ti por leernos y comentar. Espero que el libro te guste tanto como a mi