lunes, 6 de marzo de 2017

Semana del ULADiano pródigo: La puerta de Magda Szabó

Nota explicativa: para conmemorar los ocho años de existencia del blog, hemos invitado a los antiguos miembros del equipo a colaborar de nuevo con nosotros con una reseña. Esta semana publicamos las contribuciones de los que han aceptado nuestra invitación. 

Idioma original: húngaro
Título original: Az ajtó
Año de publicación: 1987
Valoración: Muy recomendable

Hacía tiempo que no me impresionaba tanto un libro.

Su autora, la húngara Magda Szabó, ha sido poco traducida al español pero es una escritora prolífica y muy reconocida en su país e internacionalmente. Con esta obra, publicada en 1987, recibió el premio francés Prix Fémina a la mejor novela extranjera, en 2003.

La voz narrativa de la novela (un alter ego de la propia Szabó) va describiendo su relación con Emerenc, la mujer que limpia su casa. Este personaje, aparentemente vulgar, se nos va mostrando cada vez más denso, complejo, fascinante y difícil de comprender. Nos sorprenden la severidad y la ternura que le aparecen repentinamente; que se niegue tan misteriosamente a que atraviesen la puerta de su cuarto; su orgulloso sentido de la dignidad; su fortaleza para transitar y superar situaciones adversas; cómo conviven en ella el rencor y la generosidad…

Algo muy interesante de esta narración es que, mientras vamos conociendo la vida de Emerenc, vamos descubriendo también fragmentos de la historia de Hungría, en algunos de sus períodos más crudos.

Es clara la transformación que, gracias a su relación, va generándose en los dos personajes protagonistas; principalmente, en Magda, una escritora burguesa, acomodada, brillante pero, en cierto modo, desconectada de la realidad. Su vínculo con Emerenc inicia, por su parte, con una superficialidad curiosa y termina, a la muerte de su compañera, con una profundidad consciente, llena de culpa y de admiración. 

Pienso que la habilidad de Magda Szabó en esta novela reside en su sensibilidad para percibir y describir los matices de una personalidad compleja, así como en la aparente sencillez con que construye una narración muy precisa.

Esa puerta que no se abre para nadie parece simbolizar a la propia Emerenc. Y, en un sentido más amplio, a ese espacio personal que todos los seres humanos ponemos a resguardo de los otros, a veces inconsciente incluso para nosotros mismos, y tan lleno de grandeza como de vulgaridad.



Firmado: Esti

7 comentarios:

Il Gatopando dijo...

En La balada de Iza, explora la relación entre madre e hija, la imposibilidad de comunicación entre ellas; lo hace en tono intimista y con un buen estudio de personajes. Triste pero emotiva, para entendernos.

Marcela dijo...

Gracias! Ya lo compré! Ya lo leiré! Saludos
Muy buenas reseñas de todos!

Anónimo dijo...

Uno de mis libros de cabecera. Impresionante. Gracias por la reseña.

Atilakaos dijo...

La puerta es una novela que leí hace ya unos años pero aún conservo ese regusto de buena literatura que te deja un buen libro cuando llegas a la última página.

Me parecieron preciosos la relación y diálogos que se entabla, muchas veces sin palabras, entre Emerenc, un personaje tan bien hilado, mezcla de una carcasa dura y un corazón tierno y Magada, la escritora en ciernes, cuyas aspiraciones intelectuales son tan diferentes de las de sus asistenta. Esa intriga tras la puerta, los sentimientos de culpa...en fin, un precisoso libro que también cuenta con una versión cinematográfica que recomiendo pues es bastante fiel al libro. Se llama igual y su director comparte apellido, aunque no sangre, con la autora.

Los que no lo hayáis léido, no dejéis de hacerlo porque os gustará.

El Puma dijo...

Efectivamente, Atilakaos. La película, que creo es en realidad una miniserie en sus origenes, fue dirigida por el gran Istvan Szabo, director de recordadas películas como Mefisto y Coronel Redl. Y protagonizada por Helen Mirren. Una muy buena película, no del nivel de las mencionadas.

Sol Elarien dijo...

Es un libro en el que hay que insistir, en el primer tercio estuve a punto de dejarlo, me resultaba demasiado lento, luego la cosa mejoró. Es muy bueno, pero no se ha metido dentro de mis libros de cabecera, los personajes son reales pero me resultan neuróticos en exceso, no me atraen. Gracias por la recomendación, ha sido interesante y me quedo con la frase de Emerenc de que el poder es el poder y es independiente de la ideología (no tengo la cita, pero esa es la idea).
Un saludo, Sol.

Amparo dijo...

Este libro es magnífico y esconde infinitos sentidos. A mí me cautivó. Volveré a leerlo.