miércoles, 8 de marzo de 2017

¿El género de un autor importa?

Resultado de imagen de cecilia bohl de faber obra mas importante
Cecilia Bóhl de Faber, más conocida por Fernán Caballero 
Últimamente observo una saludable polémica en lo concerniente al número de autoras que aparecen en rankings, homenajes, reseñas de libros etc. Este mismo blog es a veces criticado (sobre todo en twitter) por reseñar solo cuatro o cinco libros escritos por mujeres por mes. El asunto es complejo, así que, para empezar, voy a distinguir dos canales. A uno le llamaremos Casilla de Entrada y al otro Casilla de Salida. Con esto intento no confundir cuestiones, estrechamente relacionadas pero independientes entre sí.

En la Casilla de Entrada se situarían las escritoras que han conseguido publicar. Pero, publicar ¿qué? Si nos referimos a la alta cultura, la casilla no parece muy concurrida. Puede que a las mujeres les falte motivación, que las circunstancias les sean adversas, que se autocensuren e, incluso, puede que las mejores obras, las más honestas, las que hablan del mundo que habitamos sin prejuicios, con altura de miras en cuanto a calidad literaria no sean aún muy bien aceptadas. Seguramente habrá un poco de todo. Veamos:

Hasta hace tan poco tiempo que podríamos pensar que todavía sucede, la mujer ha estado relegada al papel de musa (objeto) de un creador (sujeto) que la retrataba según su particular óptica, fijándose en los rasgos que más le interesaban y asumiendo los prejuicios de sus predecesores. Esto puede estar cambiando, no digo que no, pero hay que reconocer que las escritoras serias siguen –y seguirán por mucho tiempo– teniendo que vencer muchos tabúes. Recordemos que las resistencias son feroces cuando, en el ámbito que sea, hay que ceder un papel hegemónico para convertirse en uno de tantos. (Citaré a este respecto el conocido test de Bechdel que evalúa el sesgo sexista de una obra basándose en solo tres rasgos: - que haya al menos dos personajes femeninos, - que interactúen entre ellas, - que sus conversaciones no se refieran exclusivamente a los personajes masculinos).

Quizá resulte más sencillo entrar por la puerta falsa fabricando subproductos de usar y tirar (sensiblería, porno, esoterismo) que se venden como rosquillas y que, por eso mismo, pronto encontrarán quien los publique. Esto puede llenar algún bolsillo pero no resuelve la cuestión pues la Casilla de Entrada a la literatura de calidad continuará tan vacía como antes.

Hace falta que se publiquen las mejores obras escritas por mujeres, las que abordan con dignidad toda clase de asuntos, las que muestran el mundo en que vivimos, pero también –y sin complejos– sus experiencias particulares e intransferibles (embarazo, sexualidad, menstruación), hace falta que (también) ellas retraten personajes masculinos verosímiles, que traten de ponerse en su piel como han hecho los varones hasta ahora, hace falta que el mundo de la fantasía, ciencia-ficción etc. posea representantes femeninas de altura. Todos los temas tienen cabida, ahora urge que las que quieran desarrollarlos sientan que las obras en cuestión llegarán a ver la luz más pronto que tarde.

Y con esto llegamos a la Casilla de Salida, tan determinada por todo lo anterior que prácticamente está todo dicho. Después de todos esos condicionantes, a la hora de citar los cinco mejores autores –pero también los cinco peores–, de programar una conferencia o de escribir en prensa sobre un autor, de momento y mientras los varones sigan copando el panorama editorial, es inevitable que estos sean mayoría. Lo mismo ocurre en este blog: al reseñar mayoritariamente obras escritas por hombres estamos replicando (consciente o inconscientemente) el statu quo descrito anteriormente.

Espero que, como parece, tal estado de cosas no se perpetúe demasiado, ya que no se trata de establecer cuotas que impidan ver la realidad tal como es, sino de abrir de par en par la primera Casilla en forma de oportunidades para todo el mundo y de ruptura con los omnipresentes prejuicios de género.

Firmado: Montuenga y Santi

47 comentarios:

Martín Pedro Galesio dijo...

Y el libro del día?

Anónimo dijo...

Adoro este tipo de artículos casi que más que las reseñas... Mi favorito: el de si existe alta y baja literatura, seguido por el que habla de libros ficticios. Felicidades por el blog.

Anónimo dijo...

Por supuesto que importa. Todas las escritoras de la generación de 27 han sido censuradas y olvidadas por serlo.

Anónimo dijo...

Existen varios generos, no sólo hombres y mujeres. Pero veo que te refieres a las mujeres, y sí, importa, porque hemos sido censuradas, olvidadas, por un sistema hegemónico patriarcal.

Aitor Suárez dijo...

Es verdad que no hay mujeres novelistas ni dramaturgas a la altura de Cervantes, Shakespeare, Marcel Proust o Stefan Zweig, y creo que ello es porque en la edad de oro de la novela y del teatro las mujeres estaban manifiestamente marginadas en su educación y en el ejercicio de una actividad profesional. Pero en los últimos tiempos sí hay mujeres novelistas de alta calidad, como Virginia Woolf, y también destacan en otros géneros literarios, como lo prueba el hecho de que los únicos premios Nobel justos que se han concedido últimamente han sido a mujeres: Wislawa Szymborska y Svetlana Alexiévich.

G. dijo...

Me parece muy bien el speech, escuchado mil veces y resumido a fin de cuentas en la falacia de "si no leemos/estudiamos/reseñamos escritoras es porque no hay tantas". En lugar de repetir de nuevo esa patética excusa, mejor haríais en esforzaros por descubrir y leer a las numerosas autoras de todas las épocas que existen y que han sido silenciadas y relegadas del canon aduciendo, como leo más arriba, que "su calidad no está a la altura de Cervantes, Shakespeare o Proust". El olvido, menosprecio y ninguneo de las mismas a lo largo de la historia de la literatura ha sido una constante, así que por si os vence el desinterés o la pereza de buscarlas, os lo voy a poner muy fácil. Generosamente voy a citar algunos nombres de mujeres escritoras para todos los que todavía piensan o afirman que si no se leen ni se estudian ni figuran en los cánones ni en las antologías ni en las listas de los libros más vendidos es, sencillamente, “porque no hay tantas”, o porque su obra es menos valiosa o interesante que la de los autores masculinos o porque no son conocidas. A

Las clásicas están más o menos claras incluso para los que se reconocen incapaces de citar a ninguna más (Virginia Woolf, Mary Shelley, Jane Austen, las Brontë, Elizabeth Bishop, Emily Dickinson, Sylvia Plath, Flannery O’Connor, Anna Ajmátova, Marguerite Duras, Simone de Beauvoir), de modo que enumeraré a otras más actuales o contemporáneas para demostrar si las hay o no y para sacarlas a la luz en caso de que nadie las haya escuchado antes: Jeannette Winterson, Marian Engel, Virgine Despentes, Agota Kristoff, Alice Munro, Margueritte Yourcenar, Fleur Jaeggy, Nell Leyshon, Violette Leduc, Margaret Atwood, Patricia Highsmith, Marina Tsvetáyeva, Brigitte Giraud, Joan Didion, Penelope Fitzgerald, Carson McCullers, Elfriede Jelinek, Maruja Mallo, Irene Némirovsky, Susan Sontag, Ana María Matute, Jane Teller, Chantal Maillard, Alysia Abbott, Siri Hustvedt, Renata Adler, Ruth Benedict, Mercé Rodoreda, Sarah Waters, Colette, Djuna Barnes, Magda Donato, Mary MacLane, Jane Auer, Lenore Kandel, Zelda Fitzgerald, Joanne Kyger, Ruth Weiss, Elise Cowen, Concha Méndez, María Teresa León, Annemarie Schwarzenbach, Grace Paley, Natalia Ginzburg, Hanya Yanagihara, Donna Tartt..

Y me dejo nombres. Muchos. Todas estas mujeres han escrito grandes libros. No debería haber ninguna excusa para no leerlas.

Esperanza dijo...

Uf, menos mal que hay "replicantes", porque vaya tela con el articulito. De pena y sin argumentos. Como he dicho en facebook "Análisis simplista que reduce a "tabúes" todo lo que la mujer tiene que vencer para poder publicar, aparecer en las críticas literarias, ganar algún premio y, por consiguiente, entrar en el canon. Decepcionante en esta ocasión Un libro al día".
Esperamos vuestra respuesta

Anónimo dijo...

Yo lo que esperaría serían más reseñas de muchas de las autoras citadas por G., a quien agradezco la valiosa aportación. ¿Cuántas han sido reseñadas aquí?

Santi dijo...

Gracias a todos por los comentarios, y por las críticas, que siempre nos hacen replantearnos cosas.

Personalmente, no concibo este post (y Joaquina creo que tampoco) como una autojustificación, tipo "no reseñamos a mujeres porque no las hay, por lo tanto no es culpa nuestra". Es un hecho que ULAD (como colectivo) reseña una minoría de libros de autoras: aproximadamente un 15%. Lo que intentamos es comprender por qué esto es así, si se debe efectivamente a que hay menos autoras, o a que tienen menos visibilidad, o a que nosotros mismos les damos menos visibilidad.

Es obvio que la historia de la literatura (y la enseñanza de la literatura) han ninguneado a las escritoras; también creo que es obvio que hasta hace no tanto tiempo las mujeres tuvieron menos opciones de escribir y publicar, porque eso no era algo que parecía propio de su género. O sea, que su ausencia del canon literario se debe a una doble discriminación: porque no podían escribir, y porque si escribían no se las consideraba (con escasas excepciones) dignas de entrar en el canon.

Naturalmente, existen muchas escritoras de mérito suficiente como para entrar en este canon (el de ULAD y cualquiera), y muchas de ellas han sido reseñadas en ULAD. Hablando de memoria y sin comprobar una a una el archivo, de las que cita G. creo que hemos reseñado al menos a Virginia Woolf, Mary Shelley, Jane Austen, las Brontë, Sylvia Plath, Flannery O’Connor, Marguerite Duras, Simone de Beauvoir, Jeannette Winterson, Agota Kristoff, Alice Munro, Margueritte Yourcenar, Nell Leyshon, Margaret Atwood, Patricia Highsmith, Penelope Fitzgerald, Carson McCullers, Elfriede Jelinek, Irene Némirovsky, Susan Sontag, Ana María Matute, Mercé Rodoreda, Djuna Barnes, Natalia Ginzburg o Donna Tartt. Solo de escritoras españolas contemporáneas, me vienen a la cabeza Sara Mesa, Lara Moreno, Jenn Díaz, Nere Basabe, Marina Perezagua, Aixa de la Cruz, Txani Rodríguez, Katixa Agirre, Elvira Navarro, Rosa Montero, Carmen Martín Gaite, Cristina Fernández Cubas, Menchu Gutiérrez...

Vuelvo a decir que no se trata de una autojustificación, o yo por lo menos no lo veo así. Los que hacemos este blog leemos lo que nos apetece, y eso no va a cambiar. Lo que intentamos entender es por qué "lo que nos apetece" es, en un 85%, leer libros escritos por hombres.

Gracias otra vez por los comentarios.

Anónimo dijo...

Contestando a la pregunta del título de este infame post:

1.- Si se refiere a si importa para la calidad literaria de un libro: NO
2.- Si se refiere a si importa a la hora de ser reconocido: SÍ

Establecéis argumentos muy falaces, porque por esa regla de tres simplona que ponéis sobre la mesa tan osadamente, si vosotros y vuestro blog refleja el status quo, vosotros y vuestro blog sois MACHISTA, porque así es el status quo.

Espero que esta conclusión os haga felices.

G. dijo...

Santi, creo que tú mismo te has respondido con tus palabras: "Es un hecho que ULAD (como colectivo) reseña una minoría de libros de autoras: aproximadamente un 15%. Lo que intentamos es comprender por qué esto es así, si se debe efectivamente a que hay menos autoras, o a que tienen menos visibilidad, o a que nosotros mismos les damos menos visibilidad."

Esto es más que evidente. Sólo pedimos mayor visibilización para que tantas autoras meritorias dejen de vivir a la sombra, apartadas, silenciadas y desconocidas para la mayoría, que después luego se escuda en ese círculo vicioso del "es que no hay escritoras, es que no se estudian, es que no se habla de ellas". Llevar un blog literario creo que conlleva también cierta responsabilidad y esfuerzo por conseguir estos logros e impedir que se sigan fomentando estas carencias y tópicos. Saber lo que sucede, porque tú mismo lo has expuesto muy claramente en ese párrafo citado, y no hacer nada, permanecer indiferente o echar balones fuera como con este post, resulta bastante desolador.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Santi, lo tuyo (vuestro) es de traca.

Explícamelo: ¿para qué queréis saber por qué os apetece leer un 85% de libros escritos por hombres y no por mujeres? ¿Para seguir igual? Me parece que vuestra pretensión con este post era justificaros por mucho que lo neguéis porque os apetece una mierda esforzaros. No engañáis a nadie, y lo peor es que lo habéis intentado.

Un poco de autocrítica libera más la conciencia que esta mierda de explicación de que sois machistas porque el mundo os hizo así y así vamos a quedarnos aunque tengamos las herramientas para no evitarlo.

Mira, no.

Lectora dijo...

«Las mujeres han comprado libros escritos por hombres desde siempre, y se dieron cuenta de que no eran acerca de ellas. Pero continuaron haciéndolo. Los hombres nunca han devuelto la cortesía». Grace Paley

Koldo CF dijo...

Si vas a la biblioteca o a la librería y el 80% de los libros que hay son escritos por hombres, lo más normal es que el 80% de las veces salgas de allí con libros escritos por hombres. Por tanto, la pregunta sería más bien "por qué el 80% de los libros que hay en la biblioteca o en la librería están escritos por hombres".

Y el post, más que dar respuestas a esa pregunta, lo que hace es plantear una serie de hipótesis o ideas acerca del motivo de esos porcentajes. Y estas pueden parecer acertadas o no, obviamente.

En cuanto, a si el blog es machista o no en función del % del libros reseñados, me parece tan absurdo como decir que simpatiza con el nazismo por haber reseñado a Hamsun o a Celine o que simpatiza con el comunismo por reseñar a Pasolini o a Lenin.

Un saludo

Anónimo dijo...

Hombre, yo no creo que un libro de y sobre mujeres tenga siempre que abordar la relación con la madre, con los hijos, el matrimonio, etcétera. Que las mujeres (al menos algunas) tenemos otras aspiraciones y otras ambiciones que el círculo doméstico y la familia. Y el personaje tipo Lara Croft, de inteligente, atrevida pero sexy (cómo no) también está muy trilladito. Yo al menos echo en falta personajes femeninos poco convencionales, pero que no se las convierta en una rareza precisamente por no ser convencional. Porque algunos autores se creen muy rompedores por poner de protagonista a una mujer desaliñada, poco sociable, sin familia ni amigos, pero al final acaba destacando lo rarito que es eso, con lo que adiós ruptura con lo convencional.

María Rodríguez dijo...

La comparación que se marca Koldo con el nazismo ya es el colmo del absurdo. No te hace nazi leer sobre los nazis, pero quizá sí te hace un poco machista leer sólo (o en un 85%) a autores masculinos "porque sí", en definitiva, porque es la opción más fácil o cómoda o porque cuesta cambiar esa costumbre. Y si no te hace machista, desde luego te proporciona una visión de lo más sesgada de la realidad.
Las razones por las que el 85% de lo que se publica, se reseña y se premia está escrito por hombres las tenemos todos más que claras, aquí lo que se discute (o habéis intentado aclarar con poco éxito) es por qué VOSOTROS, en VUESTRO blog, os decantáis por leer y comentar mayoritariamente a autores masculinos mes tras mes habiendo, a día de hoy, tantas opciones diversas. Y sobre todo, si queréis ponerle remedio, que se ve que no... ¿De qué sirve querer saber las razones, de lo más trilladas, si no vais a hacer nada para cambiar? Dice Koldo que el post plantea una serie de hipótesis o ideas acerca del motivo de esos porcentajes minoritarios de lectura. ¿Para qué, para seguir igual?

Montuenga dijo...

Un montón, sólo tienes que poner sus nombres en el buscador uno a uno. Y otras, muchísimas, no mencionadas en el comentario.
Seguiré contestando luego, cuando tenga un ordenador a mano. Pero adelanto dos cosas:
-Leed el artículo con un poco más de detenimiento porque la mayoría de las cosas que echáis en falta están ahí.
-Esto no es un documento lacrado y sellado sino abierto y muy abierto. Todo lo que echéis en falta lo podéis poner vosotros. Pero, insisto, hay más reivindicaciones de lo que parece a primera vista. Eso si, muy condensadas para que nadie se canse antes de llegar al final.
El tema merece que se lea todo. Y despacio. Y con toda la atención posible.

José Manuel Brea Feijoo dijo...

Con todas las dificultades de la mujer en el mundo literario, un territorio marginal como Galicia cuenta con tres autoras que marcan otros tantos hitos y que nombro por orden cronológico: Concepción Arenal (escritora realista y pionera del feminismo hispano), Rosalía de Castro (poeta precursora, junto a Bécquer, de la lírica moderna hispana) y Emilia Pardo Bazán (novelista, ensayista, dramaturga, etc., introductora del Naturalismo en España y, por cierto, recordada en ULAD: “Los pazos de Ulloa” y “La madre naturaleza”). Son tres nombres importantes pertenecientes a épocas en las que el papel de la mujer en la cultura era irrelevante, y además pertenecientes a una comunidad (antes región) totalmente olvidada. Pero ahí está su obra, lo suficientemente importante -a pesar de todos los obstáculos- para que sus nombres se perpetúen.

Koldo CF dijo...

Leer a autores declaradamente nazis NO te hace nazis (obvio), pero leer mayoritariamente a autores masculinos QUIZÁ te hace un poco machista. Lo siento, no puedo estar de acuerdo.

En cuanto a lo del "porque sí" en la elección... Te aseguro que no escojo (ni creo que las personas medianamente normales lo hagan) ningún libro "porque sí". Me interesa una buena historia, que me pueda enganchar, que me pueda remover, la escriba Joyce Carol Oates, la escriba E.L. Doctorow o la escriba Marcel Proust (bueno, si es de Proust, mejor). Me da exactamente igual si quien escribe es hombre, mujer, alta, bajo, si lleva gafas, si es verde, si ha tenido un cáncer, si es heterosexual, etc.

Lo que es innegable es que hay dos cosas que influyen de manera decisiva en nuestras elecciones: una sería el "entorno sociocultural" en el que nos movemos y la otra el "mercado". Y las dos cosas están como están, por desgracia. En nuestra mano está el que ambas cosas vayan cambiando pero, también por desgracia, ese proceso es más lento de lo que nos gustaría.


Montuenga dijo...

A ver si puedo explicarme y que se entienda lo que hemos querido decir. Lo primero, la mayor parte del artículo está escrito por una feminista radical que ha bebido en Lidia Falcón y todas las históricas y que ahora se está empapando en las nuevas tendencias mediante artículos, conferencias, blogs etc. generadas por el nuevo feminismo que, por fin, ha despertado de nuevo en los últimos años, porque llevaba en barbecho una buena temporada. Para escribirlo he recogido ideas de otros artículos míos publicados hace tiempo, actualizando lo que ha hecho falta y resumiéndolos mucho, claro, porque no era cuestión de colocar doce páginas en un post, así, sin anestesia. Eso le añade densidad y solicita más atención de los lectores.
El asunto de la marginación de las creadoras es algo que me interesa intelectualmente y, también, me afecta muy de cerca, por tanto estoy atenta a lo que se publica y, hasta donde sé, la feminista que hoy día más se está implicando en la relación mujer/literatura es la escritora y editora catalana Laura Freixas, cuyas ideas he meditado a fondo desde hace tiempo y gran parte de ellas se han vertido en estos párrafos. Si conocéis a otras teóricas actuales de la creación femenina y feminista, que las habrá, seguro, haced el favor de ilustrarme.
Me esperaba comentarios airados de machistas (y llegarán, no lo dudo), lo contrario ha sido una sorpresa pues mi papel aquí ha consistido en analizar los motivos de que la mujer haya estado relegada a sus fogones durante siglos con la consiguiente pérdida de talento. Añadiré que las pocas que han destacado en tiempos pasados pertenecían a la élite económica, y aún así les costó muchísimo en su día (recuerden que a la Pardo Bazán se le negó el acceso a la Academia por cataplines) y, llegando a la actualidad, es una absoluta y burda mentira que las oportunidades estén equilibradas. La que ha podido culturizarse, suele trabajar dentro y fuera de casa y eso le impide hasta plantearse seguir su vocación. Además, para que publiquen a una señora tiene que ser poco menos que Rosemunde Pilcher (o como se llame) y, lo siento, no tengo ninguna intención de leer ese tipo de libros. Sin irnos tan lejos, la mujer que quiera publicar ha de banalizar los contenidos, no meterse en profundidades ni en terrenos propios del varón y no entrar en aguas que los editores -aún- consideran pantanosas.
¿Esto significa que no se haya publicado y se siga publicando a mujeres con auténtico talento? Claro que no, pero, insisto, el porcentaje en relación con su potencial es mínimo. Todavía hay toneladas de talento femenino desperdiciado, y que se solucione lo antes posible es lo que reivindicamos en el blog.
No he querido extenderme con el asunto de los pseudónimos, que han sido uno de los socorridos recursos para publicar porque, es un hecho, para ser mujer y escritora hay que aguzar el ingenio. Por eso elegí la foto de Cecilia Böhl de Faber, que tuvo que ponerse el alias "Fernán Caballero" para ser leída en su época. ¿Alguien se había fijado en la foto?
Acabo animando a todo el mundo a que complete lo que crea que falta. Por supuesto, el tema no está agotado ni muchísimo menos: para ello harían falta unos cuantos centenares de estudios.
Pero, por favor, primero, haced el favor de leernos despacio.
Por aquí seguiremos leyendo buena literatura, de forma un tanto anárquica unas veces, sistemática otras... como cualquiera que busque disfrutar con la lectura y, de paso, comunicarse con todos los que aman la lectura, tengan nuestros gustos o no.
Un saludo cordial.

Alba dijo...

Montuenga, si todo lo que dices está muy bien y estamos de acuerdo, pero es tan fácil como: ¿sabemos que las autoras son y han sido menos publicadas que los hombres desde siempre, aunque ahora menos, y por las razones de siempre, de sobra conocidas por todos? SÍ. Pues contribuyamos a visibilizar a más escritoras clásicas, modernas, contemporáneas, españolas, de cualquier país, ensayistas, poetas, novelistas... Hagamos algo, hacedlo vosotros/as que está en vuestras manos, para no caer en la pesada excusa de siempre... "se publican pocas, blablablá...". Ya no sirve eso. Buscadlas, hay muchas mujeres con obras muy valiosas y no tan conocidas o no tan leídas. Esforcémonos por la visibilización y la igualdad completas

Ana Luisa Hernández Martínez dijo...

Ciertamente como a muchas personas que leímos ayer esta entrada, a mí me decepciono el blog. En cuanto al argumento de que a lo largo del tiempo sean pocas las mujeres que han destacado en la “alta cultura”, es porque vivieron en un mundo de hombres las pocas mujeres que hubo fueron hostigadas en su tiempo, el ejemplo más evidente fue el de Sor Juana Inés de la Cruz, que el alto clero de la Nueva España llegó al grado de prohibirle leer ciertos libros e incluso sobre qué temas escribir, como testimonio esta la “Respuesta a Sor Filotea de la Cruz”, toda su vida de Sor Juana fue una lucha por querer tener acceso al conocimiento reservado únicamente a los hombres.
Si bien es cierto que algunas escritoras han dedicado sus obras a “temas femeninos”, existen muchas que han ido más allá y se han interesado por los problemas que les han rodeado, como “La cabaña del tío Tom” de Harriet Beecher Stowe, que fue escrita como protesta a la Ley de los esclavos fugitivos, antes de la abolición de la esclavitud en los Estados Unidos, fue tan grande su influencia que se dice que el zar ruso abolió el sistema de servidumbre al leer esa obra, a mí por lo menos me marco mucho para ver ciertos problemas cuando era estudiante.
En México Rosario Castellanos, también se preocupó por escribir acerca de su contexto social, es más su obra ha sido tildada de indigenista, tal vez porque para ella fue más fácil sentir empatía hacia los indígenas, ya que ella también había sufrido discriminación por el hecho de ser mujer y ella fue originaria de Chiapas.
En la actualidad también existen mujeres que tienen una gran empatía hacia los problemas de otras personas, uno se pregunta cómo ocurre ello si vienen de un contexto privilegiado en comparación de gente que vive en países con muchos problemas, me viene a la memoria Deborah Ellis, originaria de un país envidiable para vivir como lo es Canadá; sin embargo ella viaja a diferentes países viviendo temporadas con las personas, en base a ello escribe sus libros que tratan de diferentes temas, como la de una chica hindú que sin saberlo su enfermedad por la cual puede ser rechazada por la población (lepra) la lleva a un lugar donde cambia toda su perspectiva de vida.
Yo si leo libros escritos por mujeres, sobre todo de minorías de Norteamérica , porque me siento más identificada con ellas, que con las escritoras latinoamericanas, que la mayor parte provienen de esa elite blanca, el año pasado el 80% de los libros que leí fueron escritos por mujeres.

Montuenga dijo...

Totalmente de acuerdo con las dos . Y si buscáis en el Blog vereis muchas reseñas de mujeres interesantísimas, pero divulgar la literatura femenina, aunque me parezca importante, no es el único motivo que tengo, yo personalmente, cuando elijo una lectura. También me condiciona participar en clubs de lectura y otras cosas. Pero está muy bien reflexionar sobre ello y panteárselo, que es lo que hicimos ayer.

Anónimo dijo...

Montuenga, ¿cómo eres capaz de escribir al mismo tiempo que eres "feminista radical" y que te parece importante la "literatura femenina"?

Creo que son muchas las preguntas que tenéis que responder que no es precisamente la del post, esa todas la tenemos clara. Lo que no tenemos claro es por qué no hacéis autocrítica en vez de meceros en el manido e hipócrita que las cosas es tan mal para las autoras pero qué qué se le va hacer, y que si hay algo que hacer que lo hagan otros...

Que nos habéis decepcionado, vamos, y con cada comentario lo empeoráis más.

Anónimo dijo...

A José Manuel Brea Feijoo y a los autores de este blog les recomiendo este artículo:

http://www.eldiario.es/catalunya/educacion/mujeres-libros-texto_0_236227107.html

"¿Por qué en 600 años de literatura castellana, hasta el XX, la única autora que se se suele citar en los manuales es Santa Teresa de Jesús? ¿Por qué no aparece Gertrudis Gómez de Avellaneda, reconocida figura del romanticismo? ¿O María Rosa Gálvez, del XVIII, que llenaba más teatros que muchos compañeros suyos?"

Esas sí que son preguntas. Y tienen una respuesta: machismo. Y no hay que esconder y si uno se ve en ellos lo que tiene que hacer es reaccionar para que no suceda. El resto es colaboracionismo con el machismo.

Enarbolada dijo...

La mujer del cuadro es Carolina Coronado, no Fernán Caballero.

Martín Pedro Galesio dijo...

Todo estos les pasa por hacer declaraciones de corte político y no haber hecho lo que saben: reseñar un libro.
La ideología de genero puede buscar siempre la culpa de todo en el machismo. La realidad es que hoy no hay desigualdades tan abrumadoras, en Noruega o Suecia, los países de la igualdad los ingenieros siguen siendo hombres y las enfermeras mujeres, pese a todas las medidas igualitarias o de oportunidad que existen. Vayan y pregunten el motivo...quizás con los escritores pase lo mismo. No se si hay tanta paridad en la calidad ni en la cantidad de autores, pero no creo que nadie deje de leer un libro por ser de una autora. Almudena grandes, Isabel Allende; Alice Munro; Samanta Schweblin: Jumpha Lahiri; Mariana enriquez. Este año leí a todas ellas! Pero sigo prefiriendo otros autores hombres. Lahiri es exquisita!
Es insólito que se exiga un cupo de autores reseñados! dejemos la ideologia de lado y reseñemos libros.

Animalillo asustado dijo...

Basta ya, esto es intolerable, aberrante. No puedo aguantar más la frivolidad y equidistancia de vuestras respuestas y excusas. Sois machistas y patriarcales, responsables del mal, todos, hasta las feministas que os dan cobijo con su compañía y apoyo. Como os han demostrado con suficiencia y generosidad los comentarios jugosos que se han publicado necesariamente, como bien social.
Y eso solo no es lo peor. Además habéis utilizado el asunto del género para ocultar, lamentable cortina de humo, el racismo que os adorna con grosería. Me gustaría saber el porcentaje de gente de color (cualquiera que no sea blanco) que habéis criticado. Quiero datos ya.
Representáis lo peor, la figura, hombre blanco y occidental, que ha oprimido a todos los demás seres vivos de la tierra desde el principio de los tiempos.
Se os ha visto el plumero y queréis poner paños calientes y andaros con medias tintas cuando es una cuestión de rompe y rasga, ha llegado el momento de tomar decisiones duras pero necesarias. Os doy algunas ideas para que terminéis esta broma macabra de manera más o menos digna.
- Ofreceros en holocausto. Una buena pira funeraria y (muy) pública, para dar ejemplo, os vendría bien.
- Imprimiros en vuestro pecador cuerpo, a ser posible en la frente, a fuego lento también, la letra v de vergüenza, la que deberíais sentir si tuvieras lo que hay que tener.
- Arrancaros algún dedo por lo menos. Algo es algo.
- Pedir perdón cada segundo de vuestra existencia, como si repitierais un mantra obsesivamente.
- Dimitir en bloque y encerraros en un monasterio hasta la muerte (espero que temprana).
Y si no, si a pesar de todo seguís como si nada, dios no lo quiera, espero lo siguiente:
- Que cada mes haya por lo menos la mitad de críticas sobre libros escritos por mujeres.
- Que cada mes haya por lo menos la mitad de críticas sobre libros escritos por negros.
- Que...
Es decir, cada mes espero cientos de críticas variadas e inclusivas, sin falta. Y no solo eso, tendríais además que controlar rigurosamente las calificaciones, los recomendables o muy recomendables siempre irían destinados para las minorías sojuzgadas (por el inmenso mérito que tiene escribir aun con tanta represión y ocultamiento).
Debo decir, por eso me enciendo, que es un tema que me toca muy de cerca, sangro por la herida. Desde el día en que me convertí en un unicornio azul (no soy el de Silvio, soy el otro), por quítame allá esas pajas, y me puse a escribir. Desde ese aciago momento solo he recibido desprecios y silencios por parte de todos los gerifaltes (hombres blancos... ) del cotarro cultural. No me dicen la razón, pero sé de sobra que se debe a mi condición unicorniana y azulina. Lo noto en sus miradas cuando les llevo a sus editoriales, revistas y periódicos las obras maestras que salen de mis mientes. Las mujeres, en cambio, que me encuentro se suelen mostrar muy solícitas y cariñosas (hasta me pasan la mano por el lomo con una mirada soñadora), pero las pobres nada pueden hacer, ellas solo llevan los cafés.
Me despido pidiendo justicia y soluciones urgentes. No es tiempo de más palabras, es la hora de actuar.
P.D.: Será unicornio, y azul, vale, me lo creo, pero a mí no me engaña, es un unicornio azul, machista, patriarcal y racista, como todos. ¿A que pensáis lo mismo, a que también lo habéis notado?, ¿A que sí, a que sí?

Koldo CF dijo...

Dimitir? Dimitir es un nombre ruso. Por ejemplo, Dimitir Karamazov

Anónimo dijo...

Ya salió el cuñado, tardaba... Eso, dejemos a las mujeres con sus cosas haciéndonos culpables de todo, pobres de nosotros, y sigamos a lo nuestro reseñando libros escritos por hombres, que son los que cuentan!

Anónimo dijo...

Otro gracioso, venga, una piruleta para ti y a la cama.

Anónimo dijo...

Es muy triste este post y los comentarios de los del blog intentado justificarse es patético.
Y pensaba que este era un espacio libre de... Pensaba que era una frase hecha, pero como dicen, no hay que despistarse..

Anónimo dijo...

Parece como si hubiera gente agazapada detrás de un matorral para saltarle a la yugular al primero pasase por su lado. Ciertamente, no entiendo que el contenido del artículo desate tantas muestras de animadversión por el blog. ¿Tienen las mujeres menor/mayor capacidad intelectual que los hombres? NO. ¿Escriben peor/mejor? NO. ¿Les ha perjudicado y les perjudica su condición de mujer a la hora de publicar? HISTÓRICAMENTE SÍ, SUPONGO QUE HOY EN DÍA TAMBIÉN, PERO NO-LO-SÉ. Habría que preguntárselo a las editoriales, pero YO no tengo la culpa, ni Juan, ni Sonia, ni Alí, ni el blog, que no es un organismo oficial y no tiene por qué ajustarse a cuotas. Yo, como lector, busco libros que me interesen, sin importarme el género del autor, raza, aspecto, etc. Jamás he rechazado un libro por estar escrito por una mujer, personas de determinada raza, etc. Lo que no se puede es responsabilizar a los lectores de la discriminación de la mujer en el mundo de las letras. A mí nadie me va a decir lo que tengo que leer. Y esas personas que exigen a los demás más reseñas, más lecturas, más …., qué porcentaje de libros de autoras leen, qué porcentaje de películas de directoras ven, qué porcentaje de libros escritos por mujeres tienen en sus casas, … He leído muy buenos libros escritos por mujeres, y otros que eran auténticos truños, en la misma proporción que los escritos por hombres. No tengo nada que ver con ULAD, pero lo visito con frecuencia y según lo veo, es un blog donde gente que lee (lo que quiere), reseña y valoralo que ha leído, y algo muy importante, te permiten opinar sobre esa reseña y valoración. Lo que no me parecería lógico es decirles lo que tienen que leer, lo que tienen que reseñar y cómo lo tienen que valorar. Saludos y enhorabuena por el blog. Toni

Carlos Andia dijo...

No tenía intención de intervenir en este tema, pero el autor de este último comentario parece que me haya leído la mente. No se puede decir con más claridad y sensatez. Chapeau!

Francesc Bon dijo...

Pues al igual que el compañero Carlos, yo andaba terriblemente dubitativo sobre reflejar mi opinión acerca de esta extraña polémica. Sobre todo porque tengo cierta tendencia a la brusquedad a la hora de exponer mis puntos de vista.
A los que nos echan en cara esta salida de nuestras temáticas habituales: sin recurrir al tópico de que la literatura es la vida y todo lo que hay en ella pueda afectarnos, diré: somos siete personas, ahora, más invitados, escribiendo acerca de libros, con plena libertad y sin cortapisas previas. Dos de esas personas han redactado el texto sin intención de sentar cátedra ni justificar nada, como una mera reflexión a la que tienen todo el derecho. Un poco de respeto.
A los que discrepan por el motivo que sea: bienvenidos los comentarios y encantados de intercambiar opiniones.
A los que piensan que todo esto es una maniobra de justificación. Pues no. Para nada. Parafraseando al genial Bratto Stacatto "ESTO ES ASÍ Y NO ME LO HE INVENTADO YO". El blog lo llenamos con el contenido que cada uno (siete personas, la mar de dispares) va leyendo. Sin cuotas ni correctores ni porcentajes ni paridades autoimpuestas. Leemos lo que encontramos y yo, el que firma allá abajo, no pienso abandonar ni un segundo ni un milímetro mi caprichosa evolución lectora para ajustarme a ninguna cuota o a un equilibrio político. Ahora le tocará a una escritora norteamericana y mañana a un escritor rumano. Y el otro ya veré. Me da igual quién lo escriba para decir si es una porquería o una maravilla. Cualquier prejuicio se cura leyendo lo que se te ponga en medio y el cuerpo te pida. Y cualquier sugerencia en sentido contrario o en sentido diferente deberá basarse, para ser contemplada en un criterio literario. Que ya sé que no todos los tíos no son Hunter S. Thompson ni todas las tías Rosemunde Pilcher. Ni todos los tíos son Ray Loriga y todas las tías Alice Munro. Por favor, somos un blog. Gracias por los apoyos y disculpas por las ofensas. Pero no somos un periódico que cada día te echan por debajo de la puerta.
Y ahora voy a demostrar que no soy un robot, y que sea lo que Dios quiera.

Anónimo dijo...

Ha quedado muy clara vuestra postura, más aún con la de los tres últimos comentarios. Resumen: "La vida es así y no podemos luchar contra ello, qué se le va a hacer. Pero eh, vamos a escribir un post justificando nuestra indiferencia pero que parezca que le ponemos mucho interés en que algo cambie, porque al final las cuotas y el interés por visibilizar autoras femeninas no beneficia a nadie y es sólo un capricho de la satánica ideología de género".

Anónimo dijo...

"ESTO ES ASÍ Y NO ME LO HE INVENTADO YO", y vuestro post es un lavado de cara y no me lo he inventado yo. Si no tenéis una pizca de intención de cambiar las cosas, ¿a qué viene el post?

El Puma dijo...

Mucho ruido y pocas nueces.

A lo mejor soy muy frívolo, pero la entrada me ha dejado indiferente. Sin embargo, estoy estupefacto ante las reacciones suscitadas.

ULAD me parece un gran blog, muchas veces coincido con las reseñas, otras no, he descubierto gracias a este blog libros y autores maravillosos y no tengo más que agradecerles. Y quien no guste del mismo, puede dejar de leerlo, y chau.

Distinto es cuando se debate omitiendo calificativos. No es el caso, creo.

Anónimo dijo...

Madre mía... Dice mucho de vosotros que esas sean las únicas conclusiones que hayáis sacado. Con lo clarito que muchos comentarios lo han expuesto, menudo cacao tenéis en la cabeza y menudo panorama ofrecéis. Por mi parte dejo de leeros.

Cuánta pena acumulada y sin apenas esperanza dijo...

Conclusiones generales, muy claras, cristalinas.
a) Es un blog machista, como todo lo conocido (y por conocer).
b) Hay gente buena (anti machista, seguramente feminista y probablemente femenina o más dubitativa, tal vez indecisa) que trata de ponerle remedio y conducirles hacia la luz (del no machismo), a los puñeteros del blog.
c) Ellos, los del blog, no solo no reconocen sus numerosas, como gusanos gordos y enroscados en su vicio, culpas, sino que además dan a entender que seguirán en lo mismo, en el machismo.
d) El mundo, la vida entera, es un lugar feo y triste, por el machismo.
e) Estamos enfadados y decepcionados, incluso agraviados. Tomamos nota y pasaremos lista, cuando toque, espero que pronto.
f) Los hombres (masculinos, y todos los demás), mientras tanto, piensan (lo sé de seguro, los conozco muy bien) seguir gozando de sus innumerables ventajas, chanchullos, prebendas y canonjías. Ahí andan. Sin perder comba. Publicando y disfrutando. A costa de ellas. Y no les importa. No tienen conciencia.
g) Nosotros, muchos de ellos, algunos no tanto, os seguiremos leyendo, con más fruición si cabe.

María Pou dijo...

Pero, oye, ¿esto que es? Parece una competición para echar balones fuera, ¿eh? Yo lo que veo es un homenaje que un blog de libros dedica a las escritoras (o a las que aspiramos a ello) en el día Internacional de la Mujer. Y lo que cuentan los blogueros es que las chicas lo tenemos crudo si queremos formar una familia y dedicarnos a escribir novelas. Yo entiendo eso. Luego están los editores, que no te toman en serio, igual. Pasamos las mil y una pero muy pocas de las buenas conseguirá lo que se ha propuesto. Las otras ni las cuento, pero ¿cuántos escritores mediocres triunfan? Mogollón, ya lo sabemos.
Balones dentro, por favor, que esto es muy serio.
Y no sé de qué os quejáis: calculan que hay reseñados cuatrocientos y pico libros escritos por mujeres, cuatrocientos libros son muchos libros ¿eh? Aunque no leais más que eso, os llevará años leerlos todos. Y para entonces ya habrá reseñado otros nuevos.
Así que más leer a las colegas y menos protestar por todo ¡concho! que material hay más que de sobra. ¡Tanto llorar ni llorar!

DATOS dijo...


Premio Nacional de Narrativa: 65 hombres. 3 mujeres
Premio Princesa de Asturias de las Letras: 30 hombres. 5 mujeres
Premio Cervantes: 38 hombres. 4 mujeres
Premio Nacional de Letras Españolas: 29 hombres. 4 mujeres
Premio Nacional de Poesía: 58 hombres. 7 mujeres
Premio Nacional de Ensayo: 40 hombres. 1 mujer
Premio Nadal: 58 hombres. 15 mujeres
Premio Nobel de Literatura: 102 hombres. 13 mujeres

Casi el 90% de los premios literarios se conceden a hombres.

"El mundo, la vida entera, es un lugar feo y triste, por el machismo", dice el último comentarista con su estilo pretendidamente humorístico.

Y mientras muchos sigan tomándoselo a coña y creyendo que éste es un tema gracioso sobre el que hacer bromas rancias, sin considerar que el asunto es verdaderamente triste e injusto, así nos seguirá yendo. Pero oigan, ustedes a sus cosas, a sus gracietas y a sus justificaciones, total qué más da, si las injusticias son contra las de siempre y las que protestan son siempre las mismas pesadas.

xisco1993 dijo...

"Se concenden", no; se han concedido. El mundo es feo por el machismo, pero no puedes aplicarlo igual en esto. Hablamos de que muchos de ellos son otorgados en años de dictadura o hace más de 20 años. Creo que ahora, cuando se trata de decidirse por libros apenas hay debates internos en las elecciones de un autor/a. Y eso es lo importante, desde mi punto de vista privilegiado. Acusar al pasado de machista como argumento al presente me parece algo inútil.
Creo que cuando eligen un libro los de ULAD no pretenden hacerlo con sesgo machista y es más, creo que aunque digan que simplemente eligen el libro que les apetezca independientemente del género del autor, algunos se plantean si son varios los autores hombres que llevan leídos o si el libro que leen aportan una visión renovada de la mujer, acorde con los valores del feminismo. Hace poco reseñaron el libro de "Todos deberíamos ser feministas" y no creo que lo hicieran como un lavado de cara, sino simplemente porque son personas con inquietudes sociales.
Quizás me equivoque, pues es todo opinión, y he intentado no hacer un mansplaining pero, difícil tarea.
Por último, diría que tampoco quedarán en balde todos estos comentarios. Que son necesarios y nos harán reflexionar a ambas partes. Es necesario leer a más mujeres, leer sobre feminismo, leer con crítica de género pero me parece que también es bonito leer el libro que te apetezca sin más miramientos que lo puramente literario.
Un saludo de un intento de aliado feminista.

Montuenga dijo...

Un artículo interesante sobre la APARIENCIA de igualdad.

http://elpais.com/elpais/2013/06/25/opinion/1372182616_612684.html?rel=mas

Cada 8 de marzo tiene lugar el Día Internacional de la Mujer,sintoma de que no hemos avanzado tanto. El triunfalismo conduce al inmovilismo.
Ejemplos:
Mujeres que no pueden elaborar una obra profunda con la minuciosidad que esta requiere por la falta de apoyo en el hogar que todos conocemos.
Mujeres a las que no publican el libro tal porque es "poco femenino".
Mujeres que hablan en sus escritos de problemas de mujeres y, aunque lo hagan con todo el rigor posible, son ninguneadas porque hablar de mujeres no es "alta cultura".
Y etc. etc. etc.
Podéis seguir hablando de frivolidades pero lo cierto es que las creadoras siguen estando discriminadas, que lo estamos diciendo y que se sigue haciendo oídos sordos.
En lugar de tanto blablabla, habrá que tomar conciencia de ello dé una buena vez.

Jose dijo...

Muy de acuerdo con el último comentario de Montuenga y también con xisco1993. El de G. también muy interesante, he apuntado muchos nombres que desconocía.
Yo leo por placer, sin fijarme muchas veces si lo que me apetece leer está escrito por un hombre o una mujer (sobre todo las obras clásicas, donde es más difícil encontrar autoras), pero soy consciente de que existen muchas mujeres escritoras muy válidas y con libros estupendos que han pasado sin pena ni gloria o directamente no se las lee o no se las difunde tanto por cuestión de prejuicios en base a su sexo. Me avergüenza confesar que tengo dificultades en citar más de seis o siete autoras, clásicas y contemporáneas, pero así es, precisamente porque tanto los libros de texto desde la escuela como los suplementos culturales, los premios, etc., han pasado por alto desde siempre el trabajo literario de las mujeres. Y sí, es injusto, y sí, todos tenemos responsabilidad y también posibilidad de ponerle remedio. Gracias a blogs como éste estoy descubriendo nuevas autoras que he leído o tengo intención de leer, porque de verdad pienso, y sobre todo después de leerlas, que la historia de la literatura (y de la humanidad en general) está escrita con trazo masculino y por tanto presenta una realidad empequeñecida, que no ha tenido en cuenta la visión de las mujeres más que para considerarlas musas u objetos de la narración...
Agradezco el esfuerzo de todos por descubrirnos nuevas autoras y desde aquí animo a lectores y reseñistas a seguir leyéndolas y valorándolas como merecen. Como dice Montuenga, tomemos conciencia de una vez de todo lo que el canon ha apartado o silenciado tan injustamente, y pongámonos manos a la obra para que exista igualdad real en todos los ámbitos lo más pronto posible.
Espero haberme explicado bien.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Blast from the future: 

21 días después - 20 escritores y una escritora reseñada (y además es una que ya era famosa y no supone gran esfuerzo ni encontrarla ni promocionarla.)

El resto es habladuría vacía.

Juan G. B. dijo...

Dos, pero vale.