viernes, 29 de julio de 2016

Semana del best-seller #5: El niño 44 de Tom Rod Smith

El idioma original pues inglés debe de ser, sí, debe de ser, porque el título original es Child 44, sí, ese es el título que tuvo en su año de publicación, o sea, en 2008, aunque en España no se publicó hasta 2015 en traducción de Mónica Rubio, y bueno, pues es un libro que está bien, vamos, se deja leer.

El caso es que hace unas semanas alguien dijo en el blog, ¿y por qué no aprovechamos que es verano y escribimos una serie sobre best-sellers, y los demás dijimos, MOLA, nos pareció buena idea, vamos, solo que luego nos dimos cuenta de que entendíamos cosas diferentes por best-seller, algunas personas pensaban que cualquier libro que venda es un best-seller, y eso puede incluir la Biblia o el Quijote o a Philip Roth, y otros pensaban que no, que un best-seller es un libro que tiene unas características concretas, que se lee rápido, fácil, que tiene acción, aventura, personajes planos, cosas así, y por eso unos se decidieron por unos libros y otros por otros, pero yo no me decidía por ninguno.

Así que me fui a una librería en Bilbao y empecé a mirar las listas de libros más vendidos, pero tampoco me inspiraba ninguno, algunos ya estaban reseñados en ULAD, otros no eran exactamente best sellers, otros simplemente no me apetecía leerlos, y entonces en un montón de libros encuentro El niño 44, que en el fajín decía "el bestseller interncaional llevado al cine más de 2.000.000 de ejemplares vendidos", y ya, me decidí, ya tenía mi best-seller para la serie, si hasta han hecho película en Hollywood y todo, y me lo compré y me lo llevé a casa y empecé a leerlo.

Y empecé a leerlo y bien, curioso, empieza como muchos best-sellers con una escena que pasa veinte años antes que el resto de la acción, pero que seguro al final acaba teniendo importancia (y sí, claro), y luego pasamos a la acción principal, con el agente de seguridad de la Unión Soviética, estamos en 1953, y le encargan dos casos diferentes, investigar la muerte de un niño en las vías del tren, explicación-oficial-accidente, y perseguir a un supuesto traidor a la patria, un veterinario llamado Brodski, y el primer caso lo despacha rápidamente y se dedica al segundo (aunque en realidad el caso central del libro es el segundo, solo que hay que esperar un buen rato para que Leo se dedique en serio a él.

Así que la primera mitad del libro está casi toda dedicada a las intrigas políticas y policiales del Stalinismo, que por si alguien no lo sabe todavía era un régimen muy malo y muy autoritario, donde se torturaba y se mataba y se llevaba a la gente al gulag, y el pobre Leo, que es muy bueno a pesar de haber dedicado su vida a defender a este Estado totalitario, le acusan injustamente de traición, a él y a su mujer, Raisa, y sufren todo tipo de humillaciones y peligros pero como son los protagonistas, en fin, no creo que nadie se sorprenda si digo que consiguen salir de todo triunfantes, o por lo menos vivos.

Luego ya en la segunda parte sí que Leo se dedica a investigar el asesinato de niños, porque el de Moscú no fue el único, de hecho fue el niño 44, ROLL CREDITS, y aunque nadie quiere investigar nada, porque en la Rusia comunista no había crímenes y mucho menos asesinos en serie, que era una cosa típicamente occidental, Leo, que a su tierna edad de repente comprende que el sistema para el que ha trabajado toda su vida es una pocilga, decide que sí, que va a investigarlo hasta el final, porque no se cree las explicaciones oficiales, él que se había dedicado a crear, promover y defender las explicaciones oficiales toda la vida, espero que comprendáis la paradoja y la evolución del personaje.

Y en fin, se va leyendo y no se va leyendo mal, van pasando las páginas de forma más o menos entretenida, con varias aventuras intermedias, y con escenas melodramáticas de esas que intentan que se te caiga una lagrimilla, pero como yo soy de acero, nada de nada, y ya a tres cuartos de novela se nos dice quién es el asesino, y no es que sea demasiada sorpresa para cualquiera que sepa cómo funciona esto de los best-sellers policiacos, aunque eso sí, ahora que no nos oye nadie, es una resolución bastante forzada y artificial, por mucho que se intente justificar y que todo tiene sentido y que en realidad es un final muy original y tal, pero vamos, no mucho.

Lo bueno es que termino mi misión, y he reseñado un best-seller con todas las características del best-seller, empezando por vender mucho, y siguiendo por tener acción, personajes bastante previsibles, un lenguaje transparente, y también, no vamos a mentir, el conseguir enganchar al lector con la intriga, por mucho que sepamos quién es el asesino desde tres cuartos de novela y por mucho que el desenlace sea un poco demasiado, en fin, hollywoodiense, pero vamos, me lo he pasado bien durante unas cuantas horas y eso es lo que se le puede pedir a un best-seller policiaco en días de verano, ¿no?