viernes, 8 de julio de 2016

Roald Dahl: Relatos escalofriantes

Idioma original: inglés
Título original: Skin and other stories
Año de publicación: 2000 (como recopilación)
Traducción: Flora Casa, Frank Schleper y otros
Valoración: muy recomendable

Como puede verse, en la traducción al castellano se han calificado los relatos de este libro de Roald Dahl como "escalofriantes". No diré que alguno no pueda serlo, pero creo que un adjetivo más adecuado sería "inquietantes", porque casi todos relatos causan más inquietud que repeluzno, admitiendo que aquélla puede provocar más insomnio que éste. Todos sabemos que, además, Roald Dahl era un maestro sembrando de ideas inquietantes todos sus relatos y además, con un peculiar sentido del humor que rozaba la crueldad, a veces, con las situaciones en que ponía a sus personajes. Así que cualquiera que haya leído algo de este autor ya se puede hacer una idea de lo que puede encontrar en este volumen.

Pero además, quien no lo conozca o haya olvidado lo bueno que puede ser este escritor -caso improbable, es cierto- se va a llevar una sorpresa. Porque de los once relatos que contiene este libro, hay al menos media docena que son excelentes, en mi opinión. Tampoco es que los demás les vayan mucho a la zaga, pero quizás por resultar algo menos redondos o porque la idea que los anima parece demasiado extravagante, se quedan en un escalón inferior... lo que tampoco está nada mal, en realidad: ya quisieran muchos llegar a ese nivel de excelencia. Pero es que los relatos que resultan más logrados demuestran un domino del arte de narrar difícilmente superable: Dahl logra, prácticamente en todos que el lector se meta hasta el fondo en el mundo que rodea a sus personajes, ya sea el de una granja perdida en las montañas de Kenia, el de un tren de cercanías que circula cada mañana rumbo a la City o el de los cazadores furtivos de faisanes. O como en el que para mí es el mejor relato de todos, El deseo, una alfombra negra, roja y amarilla. Dahl administra el tempo de manera magistral, nos da los datos necesarios sobre los personajes, pero ni uno más e incluso, como en el relato quizás más oscuro de todos, Un cuento africano, sólo nos muestra la parte emergida del iceberg, como dictaba la conocida fórmula de Hemingway. Y aunque en muchos de los cuentos utiliza la conocida estratagema -hoy ya algo demodé, creo- de la sorpresa final, dudo que haya quien lo pueda hacer tan bien como este escritor: no sólo te sorprende la sorpresa, es que también sorprende que tal haya sido la sorpresa elegida y no otra. Un maestro, el señor Dahl.

Ya digo que el cuento más logrado, en mi opinión, es El deseo. Y el más oscuro, Un cuento africano. El más inquietante, seguramente La máquina de sonido; el más sorpresivo, Apuestas, y el más cínico, Mi querida esposa. ¿El más divertido? Creo que El campeón del mundo. Y el más desolador, sin duda, Galloping Foxley.  Mucho. Pero todos, y los que no nombro, merecen la pena, sin lugar a dudas.

9 comentarios:

AlimañaChef dijo...

Aaaaay hace cuantísimos años entré en el mundo de Roald Dahl. Sí, fue por obligación escolar, y sí, fue con Tales of the unexpected en su versión original (como muchos de los estudiantes de mi generación, me temo). Y reconozco que aunque inicialmente fui reticente, como lo solemos ser por sistema y de forma acrítica con todo lo que nos huele a imposición, acabé apreciando mucho la inventiva de los relatos y cómo Dahl nos iba conduciendo hábilmente hasta donde él quería, justo para darnos el golpe final.

Y ahora otra confesión: no conocía "Relatos escalofriantes" así que me lo apunto, tal vez incluso para, en un ejercicio de nostalgia, leerlo en inglés.

Saludos!

Walter Voboril dijo...

No leí nada de este autor, pero luego de leer tu reseña necesito conocerlo. Me lo llevo recontra apuntado para que sea de mis próximas lecturas!!
Abrazo y nos leemos!!

Juan G. B. dijo...

Hola, a ambos, Alimaña y Walter:
Ante todo, gracias por vuestros comentarios. sobre este escritor, he de decir que yo siempre había tenido una ambivalente atracción-repulsión hacia sus relatos, quizá debido al miedo que de niño me causaba la película de "Charlie y la fábrica de chocolate", (la de blanco y negro, no la de Tim Burton con Johnny Depp), pero en los últimos tiempos es un escritor al que cada vez aprecio más. ya digo que en este volumken hay por lo menos un par de relatos magníficos.
Por cierto, hoy mismo he leído un artículo relacionado que tal vez os interese o al resto de visitantes de esta reseña:
http://www.eldiario.es/cultura/Alfred-Hitchcock-enamoro-Roald-Dahl_0_534746662.html
Un saludo a todos y gracias de nuevo por pasaros por aquí.

AlimañaChef dijo...

Interesante artículo, gracias!

Anónimo dijo...

En cierto modo emparentados con otros cuentos inquietantes, los de la escritora alemana Kaschitz

Anónimo dijo...

Una aclaración sin pretender ser impertinente. La versión antigua de Charly y la fábrica de chocolate, era en color. En mucho color. Un saludo.

https://youtu.be/r2pt2-F2j2g


Juan G.B dijo...

Hola anónimo 1: Tomo nota de esa autora. Gracias por tu aportación.
Anónimo 2: Tienes razón. Lo que pasa es que yo ví esa peli por primera vez en una tele en blanco y negro (eran otros tiempos) y no puedo evitar recordarla de esa forma. Muchas gracias por tu aclaración, en todo caso.
Un saludo a ambos.

Juan G.B dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
telefono de Buro de credito dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.