sábado, 19 de octubre de 2013

Socrates Adams: Todo va bien

Idioma original: inglés
Título original: Everything's Fine
Fecha de publicación: 2012
Valoración: Está bien

Señores y señoras, me complace presentarles al gamberro de Socrates Adams. Un gamberro de cuidado. Y Todo va bien es su primera gamberrada novelada. Veremos en el futuro si el joven (born in the UK, cosecha del 84) sigue publicando gamberradas de semejante calibre que, todo hay que decirlo, tiene su gracia. Mucha gracia.

No serán pocos los jóvenes y no tan jóvenes españoles explotados en su trabajo que estén leyendo esta reseña. Pues bien, estoy seguro de que muchos de ellos esbozarán sonrisas de amargura al leer las primeras líneas de Todo va bien. El maltrato al que es sometido el pobre mileurista que lo protagoniza por parte de su engolado jefe puede hacer recordar muchas fechorías sufridas en la jungla oficinal… Por no hablar de los que han trabajado o trabajan actualmente de comercial y cuyo salario está en buena parte nutrido por comisiones e incentivos. Uséase: más vendes, más cobras y, por supuesto, estando los fines sobradamente justificados por los medios (pequeño recuerdo que me acaba de venir a la cabeza: un amigo mío, que durante dos años consecutivos fue elegido el mejor comercial de su país, suele presumir de que en una ocasión logró vender una enciclopedia a un ciego, y en otra, una sensual cama de agua a una octogenaria llena de achaques tras prometer a la anciana que él la estrenaría con ella).

Pero venga, al grano, a ver de qué va la historia del escritor joven éste, con nombre de personaje de Los Simpson.

Pues cuenta la historia de un muchacho llamado como Servidor, Ian, eso es, que trabaja en una empresa dedicada a vender tubos de plástico y al que su jefe, nada satisfecho con sus logros, le acaba etiquetando como "Empleadillo de mierda" (otro recuerdo que viene a mi cabeza: una amiga mía trabajó en una empresa en la que ella y otros compañeros eran llamados PAM por un superior, siendo PAM las iniciales de Puto Administrativo de Mierda) y encasquetándole un humillante ejercicio (que no me extrañaría nada que hubiera salido de un Comité de Sabios de los Recursos Humanos real) consistente en tener que tratar a un tubo de plástico como si fuera un bebé. Todo el día. Llevándole a todas partes, dándole de comer, acunándole y, por supuesto, poniéndole nombre. Mildred en este caso. Y el jefe del pobre Ian dispondrá de todo un equipo de vigilancia para controlar que el chaval cumpla bien su tarea.

Éste es pues el loco argumento de Todo va bien, y la forma en la que Adams lo narra bebe de las mismas fuentes que Amélie Nothomb contando su loca degradación laboral en Japón (Estupor y temblores), tiene un punto del Beigbeder de 13,99 euros, y vale, sí, venga, para que los admiradores de Socrates se pongan contentos, cierto aroma a Kafka.

Especialmente descacharrante es que la propia "Mildred" tenga voz y voto en esta novela, y que Ian esté obsesionado con viajar a los Alpes a esquiar aunque no tenga ni pajolera idea de esquiar, y que le dé tiempo a enamorarse de la empleada de una agencia de viajes, un amor tan loco como todo lo que le rodea.

El libro es muy corto, muy gamberro, muy de "Buff, este tío está fatal de la cabeza pero me troncho"... Pero no puedo recomendarlo poniéndolo a la altura de novelas mucho más presentables y trabajadas que he leído. Y como un "Se deja leer" no hace justicia al atrevimiento que han tenido Socrates Adams y sus editores de sacar al mercado algo así, dejémoslo en un "Está bien". Y todos contentos y a disfrutar mientras perdemos la chaveta...

4 comentarios:

Camino a Gaia dijo...

Al fin y al cabo las metáforas son esas estratagemas que a veces usamos para que nuestras críticas parezcan inocentes.
Un saludo

Anónimo dijo...

Puede ser, puede ser...
Gracias por el comentario :)

Ian

Hugo Medina dijo...

Woa! Buscaré este libro, se ve muy bien, muy al estilo de Irvine Welsh. Ahí les comentaré que tal. Felicidades por su blog, un trabajo impecable e impresionante.

Ian Grecco dijo...

¡Gracias, Hugo!