sábado, 6 de julio de 2013

Joseph Roth: La leyenda del santo bebedor

Idioma original: alemán
Título original: Die Legende vom heiligen Trinker
Año de publicación: 1939
Valoración: Muy recomendable

Hay una categoría de libros que ocupa un lugar muy especial en mi corazón lector (y creo que en el de muchos lectores como yo): son los libros que parecen fáciles de escribir de tan sencillos que son, pero que de sencillos no tienen nada, faltaría más. A esta categoría pertenece esta Leyenda del santo bebedor, obra póstuma de uno de los grandes narradores centroeuropeos del siglo XX, Joseph Roth. Aunque aquí hayamos reseñado de él solamente Hotel Savoy y La rebelión, también merecerían una reseña (que tal vez algún día llegue) al menos La marcha Radetzky, La tela de araña y El busto del Emperador.

Pero vamos con esta Leyenda, que como indica su título tiene un aire misterioso de irrealidad, pese a su ambientación realista. La trama es (como decía antes) de lo más simple: a Andreas Kartak, un clochard parisino de origen polaco, un desconocido filántropo le hace entrega de doscientos francos, con la condición de que los devuelva cuando quiera y pueda a santa Teresita de Lisieux en la iglesia de Sainte Marie des Batignolles. Y el buen clochard intenta cumplir su promesa, pero siempre hay algo que se lo impide: cuando no es su afición a la bebida y a los placeres mundanos, es una antigua amante que intenta recuperarlo, y cuando no es un conocido que lo estafa. El dinero aparece y desaparece de la vida y de la cartera de Andreas milagrosamente (el término no es casual), hasta su último y desesperado intento de saldar su deuda con la santa. 

No hay que buscar, como decía, en esta novela alardes técnicos: el texto es una continua huida hacia adelante, que exige del lector la "suspensión de la incredulidad" para aceptar las premisas de un mundo en el que los encuentros casuales, las apariciones milagrosas y las coincidencias improbables se suceden. El estilo original de Roth debe ser, a juzgar por lo que he leído, uno de los valores de esta obra, pero eso resulta difícil de evaluar a través de una traducción, por mucho que sea una traducción competente como la realizada por Michael Faber-Kaiser para Anagrama.

La leyenda del santo bebedor es un libro en cierto modo festivo, a pesar de su estructura trágica (Andreas Kartak parece constantemente movido por fuerzas superiores a él que lo conducen a un final inevitable). El propio Joseph Roth pasó sus últimos años envuelto en una nube alcohólica en París, como el protagonista del relato. La frase final del libro explicita esta relación entre el protagonista y el autor, y explica también el evidente cariño con que es tratado el personaje: "Gebe Gott uns allen, uns Trinkern, einen so leichten und shönen Tod. / Denos Dios a todos nosotros, bebedores, tan liviana y hermosa muerte."

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Fantástico Joseph Roth, tanto el Hotel Savoy como la Leyenda del Santo Bebedor son estupendas y una buena lectura para este verano. Muchas gracias por la reseña

Jonan dijo...

Joseph Roth era, sencillamente, GRANDE, y "La leyenda del Santo bebedor", de lo más GRANDE.
Probad con "La noche 1002"... una delicia.