viernes, 7 de junio de 2013

Georges Bataille: Historia del ojo

Idioma original: francés
Título original: Histoire de l'oeil
Año de publicación: 1928
Traducción: Margo Glantz
Valoración: qué quieres que te diga

Pues sí, señores: después de mi severo trompazo con la Jelinek me atrevo con otro de esos clásicos de la historia de la literatura erótica o pornográfica o como los señores lectores quieran llamarle a la literatura con descripción profusa de actos sexuales. 
Que, francamente, tampoco es exactamente lo que hace Bataille: pesadito con los huevos (los de animal) y los ojos, el tío. Entonces ahí siempre acuden los sesudos analistas de dobles sentidos a explicar que si el huevo es la metáfora del origen y te largan el rollo padre. Miren: uno se acerca a la literatura de esta clase con sanas intenciones. Encontrarse con algo que tenga cierto valor como para haber sido publicado y, de paso, experimentar la punzadita de la excitación. Que no somos de piedra, vamos. Y Bataille no ha conseguido ni una cosa ni la otra. Más bien algo de asquito con tanta obsesión por ciertos fluídos. Lo siento, no es que vaya a escandalizarme yo a estas alturas. Que no esperaba soft-core como las películas de Adrian Lyne. Que ya he leído a Apollinaire y al Marqués de Sade, y a estos a brutos Bataille no les gana. 
Así que va, lo suelto ya: Historia del ojo es una cosita bastante mediocre. Con sus detalles escabrosos, crueles, truculentos, provocativos, su amoral (pero impostado, me da la sensación) desprecio de la vida humana, su falta de respeto a figuras claves en la moral occidental (la inocente parejita me recuerda a los dos pájaros de Natural Born Killers), y su, imagino, célebre escena con el sacerdote y el cáliz que, supongo, en su día suscitaría enorme escándalo. O la del ojo, que naturalmente es rememorada en clave Buñuel / Le chien andalou. O la de la asistencia a la corrida de toros. Todas inverosímiles y con una carga onírica que bla-bla-bla, pero que hoy en día me parecen pataleos pueriles estilo caca-culo-pis-pedo.
A mí, que se me echen al cuello en orden si es posible, esta breve novela, sacada del contexto de su época, que son los años 20, me parece una absoluta banalidad cuyo único objeto es la provocación y que hoy ni eso consigue. No pretendía sutileza ni lírica: hubiera preferido hasta que fuera más escabroso pues, hasta en la cuestión sexual, el libro es repetitivo, anodino, falto del mínimo sentido de la variedad que, hoy en día, cualquier estudio de cine X ya tiene más que sobre-explotado. Sería un mero cuento picante donde dos adolescentes desvergonzados se entregan al sexo enfermo sin ningún sentido de la contención. Sería cuatro o cinco escenas con sus consecuencias, y ya está. No: no he leído las  sombras de las narices, pero no creo que sea tan diferente: una escena literaria aburrida en una sociedad conservadora, vamos a sacar cualquier tontería con perversiones para despertar a la gente, y, de paso, a vender. Igual el planteamiento de Bataille no fue tan mezquino, pero los resultados no creo que anden muy lejos.  En el fondo, un libro enternecedor.  

20 comentarios:

JeanP dijo...

¡Qué sabrás tú!

Francesc Bon dijo...

Sensaciones al leer. Simple como eso. Gracias por el comentario, aunque hubiera agradecido algo más de extensión. Me conformo, por eso.

Jonan dijo...

No creo que Bataille pretendiera escribir un libro erótico ni escandaloso y mucho menos que continuara siendo erótico y escandaloso casi un siglo después de escribirlo. Yo creo que es simplemente una narración de tipo onírico, la traslación literaria de un sueño o de varios sueños recurrentes del autor,: de ahí su obsesió y repetición por ciertos elementos, como el ojo, el huevo y tal, al igual que el erotismo un tanto enfermizo (o morboso, sería más exacto) y según recuerdo de cuando lo lei, básicamente masturbatorio. En suma, no sé si se puede juzgar a este libro como una obra literaria más,. sino más bien como otra cosa, el resultado de un "experimento" artístico entre freudiano y surrealista. Por decirlo de forma algo pedante, con perdón...

Francesc Bon dijo...

Bueno... la colección que lo publica es bastante inequívoca, aunque Bataille no tenga la culpa. Onírica o no, la historia resulta bastante justita y empacha lo suyo. Experimento o no, es un libro y transmite al lector una sensación determinada. Que no ha envejecido bien, supongo que estamos de acuerdo. Que en lo literario no aporta gran cosa, es mi opinión.

Anónimo dijo...

Es EL OJO, es la visión, el desentramiento, la ruptura de la visualidad hegemónica... No el erotismo. No entiendes nada, niño.
Kasandra

Francesc Bon dijo...

Sí: realmente no entiendo nada.
Gracias por el comentario.

Rokalistik dijo...

Qué dificil hacer comprender a alguien el surrealismo cuando todo lo que lee lo entiende literalmente. El libro no es pornografía (aunque bien depende de la mente que lo lea) como se le consideró tantos años después de su publicación, el libro es erotismo y su objetivo no es "ponerte caliente", no son lo mismo, infórmate.

Francesc Bon dijo...

Gracias por el comentario. Y esto, el sentido del erotismo? Poner caliente suena un poco feo... provocar cierta excitación... incómoda o no.

Anónimo dijo...

Es un libro filosófico no erótico. Los símbolos, el ojo, el testículo, el huevo, remiten a conceptos filosóficos que crean un discurso metafórico. No es un libro erótico ni una novela al uso. Es un libro que desgrana sistemas de pensamiento.

Francesc Bon dijo...

Buh! Sistemas de pensamiento: creo que me gustaría una explicación más detallada de eso. Gracias por el comentario.

Anónimo dijo...

¿Como seria de una película de esta historia? ¿Seria acaso imposible filmarlo con todas esas escenas de sexo pervertido?
¿Que opinan?

Francesc Bon dijo...

Pues qué quieres que te diga. No me apetecería mucho verla, y menos después de comer. Sería idónea para Buñuel o Lynch, o quizás para Lars Von Trier. Gracias por el comentario.

Juan dijo...

hola, justo estaba buscando sobre este texto al que me remitió un cuento de Cortazar,"ciclismo en Grignan" y parece que hubo dos versiones cinematográficas, una es esta de 1974, Simona , película francesa dirigida por Patrick Longchamps, saludos

Francesc Bon dijo...

Franceses en los 70 inspirados en Bataille. Urgh. Eso puede ser de muy difícil digestión.
Gracias por la info.

Aldo dijo...

Dice usted que hubiera preferido que fuera mas escabroso en la cuestión sexual, que es repetitivo, anodino y falto del mínimo sentido de variedad que, hoy en día, cualquier estudio de cine X ya tien mas que sobre-explotado...Pero este es un libro con una historia erotica y filosófica, no un manual para hacer una pelicula porno...¿O es que ested es un pervertido con costumbres aún mas extremas que estas?

Aldo dijo...

Dice usted que hubiera preferido que fuera mas escabroso en la cuestión sexual, que es repetitivo, anodino y falto del mínimo sentido de variedad que, hoy en día, cualquier estudio de cine X ya tiene mas que sobre-explotado...Pero este es un libro con una historia erotica y filosófica, no un manual para hacer una pelicula porno...¿O es que ested es un pervertido con costumbres aún mas extremas que estas?

Aldo dijo...

Me disculpo por lo del doble comentario...

Francesc Bon dijo...

¿Disculpas? Al próximo que insinúe que soy un pervertido lo ato y lo azoto con cualquiera de los cuarenta y nueve látigos de mi colección.

Aldo dijo...

Calmese, por favor, calmese, Señor Christian Grey...

Anónimo dijo...

me enamore de tu honestida tienes algo que me atrapo