lunes, 21 de noviembre de 2011

Herta Müller: Todo lo que tengo lo llevo conmigo


Idioma original: alemán
Título original: Atemschaukel
Año de publicación: 2011
Valoración: muy recomendable

En el verano de 1944, el dictador rumano Antonescu fue detenido y ejecutado. El pueblo rumano se rebeló y declaró la guerra a quien hasta entonces había sido su aliada: Alemania. En 1945, el general soviético Vinogradov exigió en nombre de Stalin que los alemanes que vivían en Rumanía contribuyesen a la reconstrucción de la Unión Soviética. Así pues, todos los hombres y mujeres de entre 17 y 45 años fueron deportados y obligados a realizar trabajos forzosos en campos de trabajo rusos.

Varios familiares de Herta Müller, así como vecinos o amigos de éstos, fueron deportados y sufrieron la pesadilla de trabajar de sol a sol en condiciones infrahumanas. La autora decidió investigar el tema a fondo en el año 2001, realizando entrevistas a las personas de su pueblo que habían sido deportadas. Entre la gente a la que entrevistó se encontraba Oskar Pastior, célebre poeta rumano con quien trabajaría durante tres años. Aunque habían decidido escribir este libro juntos, Pastior falleció y la autora decidió escribirlo sola. Y éste es el resultado.

Todo lo que tengo lo llevo conmigo es el testimonio de Pastior, lo que vivió en uno de esos campos de trabajo en los que el ser humano deja de comportarse como tal. Pero también es la voz de tantas y tantas personas que vivieron las mismas penurias que el poeta. Que cargaban sacos de cemento que pesaban más que ellos, que pasaban hambre, que sufrían todo tipo de enfermedades, que soportaban el duro invierno ruso con apenas una camisa y un pantalón de algodón... y que llegaban a olvidar quiénes eran o si tenía sentido aguantar y esperar volver a casa algún día.

Como es habitual en los libros de Herta Müller, estamos ante un texto impresionante, inquietante y dramático, alejado de toda sensiblería y victimismo fácil. Porque no es un libro sencillo que se lea en una tarde. No. Es un libro que nos costará terminar, que nos perseguirá durante días, porque no queremos creer que se pueda vivir así, como ella nos cuenta. Y porque sí, porque nos lo creemos y necesitamos seguir leyendo y saber qué ocurre, puedo calificar este libro como Muy recomendable o A evitar a toda costa. Porque literariamente su calidad es incuestionable, pero anímicamente nos deja hechos polvo. Estais avisados.

También de Herta Müller: La piel del zorro y El hombre es un gran faisán en el mundo.

2 comentarios:

Dona- donayesthatsme dijo...

Este es uno de los libros más hermosos que he leído. Es fácil identificarse con el dolor del protagonista, con sus reflexiones, con los recursos de los que tiene que valerse para permanecer vivo. O bien de como se puede estar muerto sin haber muerto en realidad. Realmente hermoso.

Darkfires 00 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.