viernes, 17 de mayo de 2013

Herta Müller: Los pálidos señores con las tazas de moca

Idioma original: alemán
Título original: Die blassen Herren mit den Mokkatassen
Año de publicación: 2005
Traducción: José Luis Reina Palazón
Valoración: recomendable


A pesar de que son muchos los lectores que conocen a Herta Müller únicamente por sus obras de narrativa (varias de las cuales hemos reseñado ya en ULAD), debemos recordar que esta prolífica escritora rumana es también una excelente poeta y ensayista. 

Su última obra de poesía, Los pálidos señores con las tazas de moca, resulta ser todo un ejercicio de concentración y lectura. Los poemas son en realidad collages formados por palabras y sílabas recortadas de revistas y periódicos (generalmente acompañados de collages fotográficos que guardan relación con lo expresado en el texto), lo que exige del lector un esfuerzo extra a la hora de leer y de comprender lo que la autora quiere expresar, pues, si bien su mensaje es claro, la forma en la que nos lo muestra nos pide paciencia, leer cada poema con calma y analizar a fondo cada trozo de papel (cada trozo de palabra).

En este libro vamos a encontrar poemas que son pequeñas historias y pequeñas historias que son poemas, que hablan de personas normales y no tan normales, de escenarios a caballo entre la cotidianidad y la magia, de literatura vestida de realidad y onirismo. Es ésta una poesía densa, pesada, que obliga a detenerse tras cada poema y sopesar cada verso, analizando las palabras que contiene y lo que éstas nos han hecho sentir. 

Toda una experiencia, siempre, eso sí, que se lea en alemán, porque quien lea la traducción al castellano no va a leer, desgraciadamente, lo que ha escrito Herta Müller. No conozco la obra de Reina Palazón y no pongo en duda otras traducciones que haya realizado, pero en esta ocasión la versión en castellano de Los pálidos señores... resulta no estar a la altura. Palabras mal traducidas, expresiones que pierden todo su sentido en su versión castellana por ser demasiado literales... una faena, en resumidas cuentas, porque quien no hable alemán no podrá disfrutar de esta obra como se merece y, por desgracia, se llevará una idea equivocada de lo que es en realidad la poesía de Herta Müller. Una pena.



También de Herta Müller: La piel del zorroTodo lo que tengo lo llevo conmigoEl hombre es un gran faisán en el mundo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hey! Acabo de conocer una página que devuelve dinero de cada compra que realices a través de ellos. Una de ellas es circulo de lectores, así que todos los amantes de la lectura, estáis de suerte! Os paso el enlace por si os interesa: www.tikcode.com

halcondelanoche dijo...

Leer a Hertha Müller sienpre es un placer agónico, que requiere un esfuerzo extra para sentir el desasosiego de sus imágenes. Celebro que critiquéis las traducciones cuando son mediocres. La poesía merece algo más que la pura traslación literal del idioma.