jueves, 30 de mayo de 2013

Louise Erdrich: Plaga de palomas

Idioma original: inglés
Título original: The Plague of Doves
Año de publicación: 2008
Traducción: Susana De la Higuera Glynn-Jones
Valoración: imprescindible

Ya quedan pocos escenarios en este planeta donde la literatura no nos haya acompañado de una u otra manera. Louise Erdrich está empeñada en llevarnos a uno que ha sido más popularizado en cine que en libros: la vida en las comunidades indias norteamericanas. Razas que se extinguen e idiomas que se pierden, raíces de la escritora que no está dispuesta a perder y en las que, todo parece indicar, obtiene enorme éxito: último National Book Award, (premio obtenido, entre otros, por Jonathan Franzen). 
Plaga de palomas, el libro anterior a La casa redonda, novela que recibió el premio y que ha sido recientemente publicada, y es una novela extraordinaria. Dudo que nadie pueda resistirse a leerla tras su soberbia primera página, un conciso capítulo titulado "Un solo de violín" que, si la autora acaba alcanzando el reconocimiento que, ayudada por este premio, merece, debería acabar figurando entre los mejores inicios de novela de los últimos tiempos.
Pero no estoy aquí para dinamitar la sorpresa. Ni desde luego para sugerir, ni de lejos, que el resto del libro desmerezca esas esplendorosas líneas iniciales. La prestigiosa crítica del NYT Michiko Kakutani menciona en la contratapa a García Márquez y a Faulkner. Yo añadiría a Mc Carthy, por lo crudo de ciertos pasajes, y esa sensación polvorienta y sucia que gravita sobre la trama. No es este un libro para zamparse en dos días: la prosa de Erdrich es elaborada y rica, y no tiene un solo elemento de desecho. Su lectura no es sencilla ni admite precipitación. Habrá quien lo considere un defecto, pero no es nada aconsejable leer este libro a toda velocidad. De eso el lector tarda poco en darse cuenta, de que volar sobre las frases y sobre los párrafos, como yendo directo al nudo de la acción, es hacerle un enorme desprecio a la novela. Se trata de, a través de esa narración a varias voces que parece ser un prolongado cuento de acampada, comprender el funcionamiento a lo largo de las generaciones de una comunidad reducida en su entorno y, lo que es peor, consciente de que esa reducción es síntoma de una decadencia definitiva e irreversible.
Erdrich tiene antepasados en esas comunidades indias que describe en su obra. Parte de los beneficios de sus libros son destinados a la lucha por la supervivencia, como mínimo, de los idiomas nativos. Al margen de ese encomiable propósito, su glorioso caudal narrativo al servicio de esta fascinante historia coral merece toda la atención de cualquiera mínimamente interesado por la literatura. Plaga de palomas es una historia universal de odio secular que se explica, se ramifica y se despliega en un fabuloso caudal de imágenes y situaciones. La mención a Mc Carthy no es nada gratuita, pero queda hasta corta. Impresionante, magnífica novela, perfecta en el fondo y en la forma, perfecta en el desarrollo de la historia y en su ubicación espacio-temporal. Para variar, ignorada por el gran público. Así nos va.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

El libro premiado no es inédito, está traducido por Siruela. Lleva unos días en venta.

Un saludo.

Francesc Bon dijo...

Glups: gracias por la asistencia, pues la reseña estaba programada desde hace días... creo que será mejor que lo rectifique para que la verdad resplandezca.
Porque como tenga el nivel parecido a Plaga de palomas, habrá que hacerse con ella.

Anónimo dijo...

Pensé que la reseña era anterior.

Me encanta la página. Un saludo.

Francesc Bon dijo...

Gracias, Anónimo. Un placer que nos leas, y que nos corrijas nuestros pequeños e involuntarios deslices.

Jonan dijo...

para novelas o cuentos que se desarrollen 8en este caso, no cabe decir "ambientadas") en las comunidades indias norteamericans 8o nativo-americans, según se dice hoy en día), te recomiendo con fruición a Sherman Alexie. Muy bueno, en mi opinión.

Francesc Bon dijo...

Tomo nota de la recomendación. Gracias por el comentario y los amables consejos de estilo.