martes, 5 de mayo de 2020

Mario Vargas Llosa: Tiempos recios

Idioma original: Español
Año de publicación: 2019
Valoración: Entre está bien y recomendable

Tengo sensaciones contradictorias tras la lectura de "Tiempos recios". Por una parte, una relativa "alegría" tras comprobar que Vargas Llosa sigue siendo capaz de escribir novelas disfrutables; por otra, cierta tristeza tras comprobar que los tiempos de las grandes novelas de Don Mario no volverán (o eso creo). Porque "Tiempos recios" es una novela ágil. solvente y entretenida en las que Vargas Llosa utiliza algunos de los recursos que le dieron fama, aunque sin acercarse a cotas alcanzadas en obras como "La ciudad y los perros" o "La fiesta del chivo".

Precisamente con esta última guarda cierto parentesco, tanto en temática como en personajes. En esta ocasión, nos trasladamos a la Guatemala de la segunda mitad de los 40 y primera mitad de los 50, época de intentos democratizadores por parte de los gobiernos de Arévalo y Árbenz que se vieron torpedeados por los intereses y maniobras de la United Fruit, bananera que hacía y deshacía a su antojo en Centroamérica, y la CIA.

Quizá el punto de partida sea uno de los aspectos más destacados de la novela: el proceso de creación, a partir de una serie de mentiras repetidas de forma machacona y de jugar con los miedos de la población (o como dijo Goebbels, ese demócrata de toda la vida,  «una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad») de un estado de opinión contrario a Arévalo y Árbenz, que acabaría con la obligada renuncia de este a la presidencia de la República y la instauración de una serie de juntas militares, a cual más sanguinaria. O como escribió en el año 1928 Edward Bernays, uno de los ideólogos de la campaña anti-Árbenz (es decir, antidemocratización de Guatemala):
La consciente e inteligente manipulación de los hábitos organizados y las opiniones de las masas es un elemento importante de la sociedad democrática. Quienes manipulan este desconocido mecanismo de la sociedad constituyen un gobierno invisible que es el verdadero poder en nuestro país...La inteligente minoría necesita hacer un uso continuo y sistemático de la propaganda.
Una posterior "puesta en situación" acerca de la política guatemaltelca de la época da paso a la novelización de los hechos históricos, los cuales, por otra parte, fueron de lo más novelesco, con conspiraciones internacionales, asesinatos, traiciones, pronunciamientos militares, líos de faldas, agentes secretos, mentiras.... Vargas Llosa consigue en "Tiempos recios" que la frontera entre realidad y ficción se difumine y lo hace, en buena medida, gracias al manejo de diferentes voces y saltos temporales que tanto éxito le dieran en el pasado. Estos recursos, además, permiten que el texto no sufra apenas altibajos en cuanto a ritmo, tensión e interés y que se lea con cierta facilidad aunque uno no tenga mucha idea de historia guatemalteca y centroamericana.

En el lado menos positivo, diría que esa lectura fácil juega en contra de "Tiempos recios". No es una cuestión de "elitismos" ni nada por el estilo, sino que uno sabe de lo que Vargas Llosa ha sido capaz y tiende a situar ahí, de manera injusta tal vez, el nivel de exigencia. Así, "Tiempos recios" parece demasiado para todos los públicos. Por ejemplo, en su vocabulario, demasiado "monocorde" y lejos de la variedad y riqueza de otras obras, en el tratamiento de los personajes, también excesivamente "planos" si exceptuamos el personaje (clave, por otro lado) de Marta Borrero, o en ciertas reiteraciones y sobreexplicaciones en la parte central del texto. 

Resumiendo, una novela que deja en el aire más preguntas que respuestas, centrada en los destinos particulares y su inserción en el curso de la Historia, entretenida y amena, con un buen manejo de los tiempos y la tensión, pero que podría haber sido mejor si Vargas Llosa se hubiera atrevido a asumir más riesgos y hubiese dado una vuelta de tuerca más a los recursos empleados.

Tambiénn de Mario Vargas Llosa en ULAD: La guerra del fin del mundoCinco esquinasLa ciudad y los perrosPantaleón y las visitadorasConversación en la CatedralEl sueño del celtaLa fiesta del chivo

17 comentarios:

Gabriel Diz dijo...

Hola Koldo:

Curioso que Vargas Llosa escriba sobre ese periodo de la historia de Guatemala y explique los mecanismos para el control de la opinión pública a través de la mentira, no? Sus intervenciones públicas (y políticas) las hace rodeado de dirigentes políticos que han hecho de la mentira su principal “modus operandi”. No doy nombres porque son conocidos.

En cuanto a la literatura hace rato que Vargas Llosa entregó lo mejor.

Saludos

Koldo CF dijo...

Ya, eso mismo pensé yo, Gabriel, pero tampoco quería convertir la reseña o sus posibles comentarios en algo puramente político. Abrazo!!

el chico de la consuelo dijo...

Una excelente novela
que como dices es una especie de segunda parte
o Fiesta del Chivo low cost.
Pero tampoco nos pongamos estupendos
porque es un libro muy por encima del notable
y muy por encima de lo que se publica y se galardona.
Un abrazo

ChuangTzu dijo...

Yo, como no tengo tantos prejuicios políticos, considero a Vargas Llosa un escritor excepcional y La fiesta del Chivo una de sus mejores obras. Leeré esta novela también, aunque no llegue a ese nivel.

Koldo CF dijo...

Yo prejuicios políticos a la hora de leer, ninguno. De hecho, La fiesta del Chivo me parece magnífica y La ciudad y los perros una de las mejores novelas latinoamericanas. Pero esta que reseñamos hoy no llega, ni de lejos, a ese nivel. No es mala novela, pero don Mario ha sido capaz de mucho más.
Ah, y no a mucho tardar habrá reseña de Los cuadernos de don Rigoberto (a ver qué tal)
Abrazo a los dos y muchas gracias por comentar!!

Anónimo dijo...

De acuerdo con la valoración.

Si acaso, recuerdo mi desagrado con las descripciones de los “líos de faldas”,
detallados de un modo bastante grosero, pornográfico casi. Y no me desagradó
por cuestión de mojigatería, sino porque me pareció que era un recurso de
“manual” de obligada inclusión en la novela, impropia de don Mario.

Les dejo un enlace de un documental que le pone contexto, rostro y voz a la
trama de la novela (1 de 3):
https://www.youtube.com/watch?v=kIaIe8Nb0So

Lupita dijo...

Hola:

Vargas Llosa es uno de mis escritores favoritos, separando totalmente el personaje público del escritor.
No he leído gran parte de sus obras, algo de lo que me alegro. Este, en concreto, tampoco.

Personalmente, en las obras más frívolas y ligeras le encuentro sincero, con una voz nada impostada, como si estuviera hecha a su medida. Y de las obras más antiguas, recuerdo con placer el descubrimiento del vocabulario peruano, las piruetas formales y léxicas, una maravilla total, vamos.

Un enorme escritor con gran oficio. Y lo demás, para dar de comer al Hola y similares.

¡Podrían habérmelo regalado en Reyes!
Saludos

Koldo CF dijo...

Muy interesante el enlace que adjuntas, anónimo! En cuanto a lo que comentas de las descripciones de los "líos de faldas", a mi no me desagradan. Me parece que rompen un poco con el tono "monocorde" del que hablo en la reseña.

En cuanto a lo que comentas, Lupita, tampoco yo he leído mucho a Don Mario, pero lo que dices de las obras más antiguas es la sensación que guardo de La Ciudad y Los Perros. Siendo como es uno de tus escritores favoritos, seguro que encuentras algo en Tiempos Recios que te deja buen sabor de boca, pero tb creo que las piruetas que aquí encontrarás están muy lejos de las de antaño.

Hala, a seguir leyendo!

Lupita dijo...

Hola de nuevo:

Koldo, creo que me lo voy a comprar en cuanto abran las librerías, me apetece mucho.

Curiosamente, a mí no me sorprende nada lo de las faldas, ya que tiene pasajes muy subidos de tono en algunos libros. Uno de sus libros más eróticos, que me he leído 3 ó 4 veces es " Travesuras de la niña mala", que es, directamente, muy guarro y entretenido. No llega a ser un Jaime Bayly, pero es una novela frívola y descocada. Muy amena. Recordemos que de don Mario se ha dicho que no podía tener mujer alrededor que no le tentara.. fue de tía a prima, y decían las malas lenguas que se hubiera atrevido con su hermana..

Esto me ha recordado que soy la única lectora que se ha declarado amiga de la literatura erótica, algo que en ULAD como que..ña.

¡Por favor, qué abran las bibliotecas ya!

Saludos, amigos

ChuangTzu dijo...

Los cuadernos de don Rigoberto, que mencionaba Koldo, también es erótica. No llega al nivel de sus mejores novelas pero está muy bien.

Unknown dijo...

Creo que hay que intentar desligarse del tema político cada vez que afrontamos una lectura. Tengo un amigo francés que no lee a Houllebecq por el personaje, no por el escritor.
Quiero decir con esto que curiosamente es la cercanía cultural la que nos hace tener prejuicios. Podemos perder grandes obras si, como mi amigo, nos dejamos llevar por ellos. Lo mismo le pasa a muchos españoles con Vargas Llosa.

Anónimo dijo...

Me gustó un libro suyo conversacion en la catedral y el diablo en campaña. Creo qué este ultimo era de su hijo Álvaro. Hace mas de treinta años. Gracias koldo. Kempes 19

Vicente dijo...

Pues yo no lo he podido terminar, y es la primera vez que me pasa después de leer la totalidad de sus novelas, que han ido de más a menos. Parece un libro escrito a dos manos, alguien le escribe la parte histórica y él lo más novelado. Creo que los detalles históricos sobran en gran parte, parecen un relleno, y le restan tensión a la obra. Y, en cuanto a la vena erótica, va incrementándose novela a novela, ya no es un matiz o algo colateral, sino el anzuelo para atrapar al pececillo lector y si no lean "Cinco esquinas". Es ley de vida la pérdida de recursos con el paso del tiempo, pero las últimas obras de Vargas Llosa parecen más destinadas a hacer caja que a mantener la calidad de antaño.

Koldo CF dijo...

Quizá tengas razón, Vicente, y pueda sobrar una parte de la puesta en situación (sobre todo
para alguien no excesivamente interesado en tejemanejes políticos). Lo de la vena erótica lo desconozco porque ya os digo que tampoco he leído demasiado a MVLl (por ejemplo, Conversación en la Catedral no lo he leído), pero a lo mejor se nos está convirtiendo en un "viejo verde".
Eso sí, es innegable que algunas de sus obras están entre lo mejor en castellano de los últimos 50-60 años sería absurdo perdérselo por prejuicios. Lamentablemente, esos tiempos creo que no volverán.

Saludos

Anónimo dijo...

En los años noventa leí unas cuantas me acompañó en trabajos mauales.. Ganaderos e incluso en la armada. Cuando el estado me regaló unas vacaciones. Buena reseña koldo... Juan viejo

IsacMG dijo...

Siempre me ha gustado mucho Mario Vargas Llosa. Creía que "Cinco esquinas" iba a ser su última novela. Le he perdido la pista al peruano. "La fiesta del Chivo" y "El Paraíso en la otra esquina" siempre han sido lecturas constantes para mí.

sal dijo...

Es una gran novela. No es La fiesta o Conversación pero mejor que la gran mayoría de lo que se publica. Sigue siendo complicado juzgar a Vargas Llosa únicamente como escritor