lunes, 15 de febrero de 2016

Zoom: Contra la democracia, de los G.A.C.

Idioma: castellano
Año de publicación: 2013
Valoración: peligroso, en grado sumo

Sin duda, muchos de los que están leyendo esta reseña sabrán que el pasado día 5 del mes en curso, la policía municipal de Madrid y un juez de la Audiencia Nacional desarticularon una insidiosa célula anarquista compuesta por dos titiriteros que perpetraban un delito de enaltecimiento del terrorismo sirviéndose como añagaza de una función de guiñoles (quien no conozca el caso, que busque un poco en internet y se enterará de cómo se defiende al Estado de Derecho en un país de la Unión Europea en este siglo XXI). Entre los adminículos incautados a dichos titiriteros ensalzadores y que probablemente servirán de prueba incriminatoria en un futuro juicio -recordemos que podrían ser condenados hasta a 4 años de prisión- se encuentra, además de las consabidas marionetas y un cartel formado por media cuartilla y un palito de polo, con un texto que vitoreaba a una organización terrorista inexistente -causa principal del delito-; se encuentra,repito, y cito textualmente el auto de prisión: "...una especie de cuaderno-libreta realizado a mano, en cuya portada figura la portada del libro CONTRA LA DEMOCRACIA..."

Es decir, no un libro, propiamente dicho, sino la tapa de un libro, pero que constituye un vínculo claro de los detenidos con algún tipo de actividad terrorista, puesto que las siglas G.A.C. que firman tal librito no se refieren a la entrañable marca eibarresa de bicis, sino a los Grupos Anarquistas Coordinados, organización coordinadora -valga la redundancia- a la que algunos cuerpos policiales del Estado español atribuyen una finalidad terrorista, pese a que -me duele reconocerlo- nunca se haya reivindicado ningún atentado en su nombre ni haya sentencia judicial alguna que ratifique tal suposición, que yo sepa. Es más, de momento el libro puede descargarse de forma legal y gratuita; por eso, pretendiendo servir a la sociedad por medio del conocimiento y la advertencia de los peligros que la amenazan, he procedido a su lectura, aún a sabiendas de la repugnancia que me podría provocar lo que iba a encontrarme.

Ahora bien, lo que me he encontrado, siento decirlo, no es un manual terrorista, como pretenden algunos medios; nada de guerrilla urbana, fabricación de explosivos y tretas para resistir interrogatorios. El librito no es sino un compendio del ya conocido pensamiento ácrata, más o menos adaptado a los tiempos actuales y tratado en ocasiones con un lenguaje desenfadado e irónico. Poca cosa nueva, en todo caso, para quién conozca los textos de Bakunin, Kropotkin o Malatesta, que se pueden encontrar en cualquier biblioteca pública. Supongo que lo que les habrá parecido más subversivo a las fuerzas policiales es el propio título del libro: Contra la democracia (por cierto, también título de obras de Nietzsche o de Agustín García Calvo). Y es cierto que en el libro se critica desde el primer momento los regímenes democráticos, en especial las democracias parlamentarias liberales, consideradas como las más perniciosas para la libertad individual, por su maquiavélica simbiosis entre los poderes políticos y económicos (esta actitud adversa hacia la democracia es tan evidente, que resulta incluso un poco cargante su insistencia en hacerla explícita a cada momento. Vamos, algo así como si para hablar sobre ETA hubiese que hacer una condena a cada momento... bueno, no sé si es el  mejor ejemplo...).

Los autores de este libro -habrá quien lo llame "panfleto"- hacen también un repaso, asimismo en extremo crítico con sus defectos, como era de esperar, a los principales hitos del sistema democrático, hasta llegar a la actualidad: democracia ateniense, república romana, la breve etapa republicana durante la Revolución inglesa del s. XVII, independencia de Estados Unidos, Revolución francesa, democracias liberales del XIX... Ninguno de estos ejemplos les acaba de convencer y tampoco las llamadas "democracias populares", estructuras políticas propias de los países con "capitalismo de Estado" (o sea, socialistas). En fin, quizás esta desavenencia era de suponer, tratándose de un texto anarquista... Lo que ellos proponen es una reivindicación de la libertad individual y una organización económica y social basada en la autogestión, la democracia directa -allá donde sea posible-, el sistema asambleario y la toma comunal de decisiones, recuperando fórmulas anteriores al capitalismo, la revolución industrial y los Estados modernos.

Es cierto que nos hallamos ante un libro peligroso; de hecho, yo mismo, que más alejado no puedo estar del pensamiento anarquista, al leerlo me he visto arrastrado a reflexionar sobre algunos puntos que aparecen en él... ahora bien, me temo que, por desgracia, no sea una herramienta válida para entrull... quiero decir, luchar contra la lacra que supone el enaltecimiento del terrorismo por parte de titiriteros (por no hablar de tuiteros y  juntaletras). Dicho esto con todo mi respeto hacia la judicatura y las fuerzas y cuerpo de seguridad del Estado, que está claro que hacen lo que pueden. Y si precisan ayuda, aquí me tienen, siempre vigilante... Dispuesto a seguir apatrullando las redes y la ciudad. Por la noche. Con mi coche.

30 comentarios:

Carlos Andia dijo...

Vamos, la 'Escuela moderna' de Ferrer Guardia, en versión 2.0, o 'La FAI para activistas titiriteros ', que todo puede ser.

Eres grande, Juan.

Juan G. B. dijo...

Ejem...pues muchas gracias, aunque no sé si es conveniente que entre nosotros nos lancemos estas flores...¡bueno, sí, qué narices! ; )
Un saludo!

Anónimo dijo...

La medida cautelar de prisión provisional sin fianza fue una medida inapropiada, excesiva y sin amparo legal. La actitud de los titiriteros absolutamente desafortunada. Se puede decir o hacer casi todo, pero uno de los pocos límites son los menores.

Por lo que se refiere al libro: ya hemos perdido un día de los 366 de este año para leer una reseña de un buen libro. Hay poco tiempo y hay mucho bueno por leer. No perdamos el tiempo.

Gracias, no obstante, al autor de la reseña.

Anónimo dijo...

Buenas tardes. Dando por hecho que esto lo va a leer gente sensata, creo que una señal de cultura, inteligencia y sentido común es no defender ciertas actitudes de personas que se amparan en la libertad de expresión para exponer, con palabras u obras, apoyo a fenómenos que repugnan a la sociedad (a casi toda ella). Se me ocurre, haciendo uso de mi libertad de expresión, hacer un espectáculo de títeres donde golpee, apuñale y veje a mi mujer. Eso sí, delante de niños. Espero que los mismos de las manifestaciones de los otros días, en tal caso, salgan a defenderme.

Anónimo dijo...

¿Entiendes, Juan, por qué he mandado el anterior comentario de forma anónima?. Gracias por leerlo; espero que te haga pensar. Un abrazo.

Juan G. B. dijo...

Hola, anónimos 1 y 2:
Ante todo, muchas gracias por vuestros extremadamente educados comentarios. Así da gusto (y lo digo sin asomo de ironía). Anónimo 2. no sé porqué tu primer comentario me aparece en el correo electrónico pero no en el blog, así que con tu permiso lo copiaré aquí,àra entendernos mejor ¿se acuerdo?:
"Buenas tardes. Dando por hecho que esto lo va a leer gente sensata, creo que una señal de cultura, inteligencia y sentido común es no defender ciertas actitudes de personas que se amparan en la libertad de expresión para exponer, con palabras u obras, apoyo a fenómenos que repugnan a la sociedad (a casi toda ella). Se me ocurre, haciendo uso de mi libertad de expresión, hacer un espectáculo de títeres donde golpee, apuñale y veje a mi mujer. Eso sí, delante de niños. Espero que los mismos de las manifestaciones de los otros días, en tal caso, salgan a defenderme."
Bien vayamos por partes. Anónimo 1, de nada, pero te aseguro que no ha sido ningún sacrificio leer el librito, primero, porque no está mal escrito y segundo, porque son apenas algo más de 80 páginas. Soportable. En cuanto a juzgar su calidad, al ser una obra de carácter político, supongo que dependerá de si se comulga o no con las ideas expuestas. Pero repito que no es un libro mal escrito, quitando algún detalle que ya he comentado en la reseña.
Sobre el asunto de la detención y encarcelamiento de los titiriteros, bien, cada cual tendrá su opinión. yo tengo la mía, tú la tuya y el señor juez la suya (que de momento es la que importa, me temo). Sólo quiero señalar que en el auto de prisión se se acusa a los detenidos de cometer los delitos 578 y 510 del código penal, esto es, enaltecimiento del terrorismo y delito cometido con ocasión del ejercicio de los derechos fundamentales y las libertades públicas garantizados por la Constitución. Pero nada de corrupción de menores o algo parecido (aunque en el auto sí se menciona que la obra se representaba ante un público infantil. Pero para los efectos podría haber se representado ante una excursión del IMSERSO). Lo que a mí me preocupa es que en el apartado b/ del artículo 510, se recoge como delito la posesión de escritos que por su contenido fomenten o inciten al odio, discriminación, la violencia, etc... Es decir,que podrían serlo buena parte de las narraciones de ficción actuales y no solamente de novela negra, tan en boga (o el libro del que trata mi próxima reseña, sin ir más lejos). Pero no, curiosamente, este libro que yo he reseñado (y la posesión de cuya portada se considera como un vínculo con el terrorismo, según el auto de prisión) Y quien no me crea, en su mano está leerlo, aunque mejor que no se lo descargue, por si acaso.
Anónimo 2: no sé lo que harían los que han ido a las manifestaciones. Puede que no te defendieran, pero yo te aseguro que sí lo haría. Porque en mi opinión, si tú hicieses lo que dices, lo que veríamos sería un muñeco de guiñol apuñalando a otro muñeco. O si lo prefieres un personaje de ficción apuñalando a otro personaje de ficción...más o menos lo que pasa en buena parte de las películas exhibidas en cines y series programadas en abierto por las televisiones públicas en España, y en las que aparecen asesinatos, violaciones y polis corruptos a cascoporro.Y hasta grupos terroristas. Pero no pasa nada porque todos tenemos claro que son ficción, ¿verdad?
En cuanto a que comentes de forma anónima, por mí no hay ningún problema, (siempre que no se use el anonimato para insultar, lo que no es el caso, por supuesto). Si lo que tienes es miedo a que te haga una visita esta Mano negra anarquista del siglo XXI que se supone son los G.A.C., yo sospecho que no tienes nada que temer...vamos,ni tú ni nadie.Pero bueno, preservar el anonimato sí que no es delito,( aunque si te disfrazas de titiritero en los carnavales y la policía se apreste a identificarte, como ha ocurrido en algún sitio).
No me enrollo más: un saludo a ambos y muchas gracias de nuevo por pasaros por aquí.

Santi dijo...

Gracias por la reseña, Juan. Leerse un libro del que mucha gente habla pero casi nadie ha leído es una de las labores del crítico (lo mismo pasa con el Ulises o con La broma infinita, por ejemplo).

Sobre el tema de fondo de la libertad de expresión y sus límites (si es que los tiene) se podría discutir mucho; creo que nadie con un mínimo de sentido común, después de leer el argumento de la obra de los titiriteros, entenderá que promueve el terrorismo, sino que precisamente muestra la forma como el terrorismo se utiliza para desactivar y demonizar la disidencia (así que de alguna forma es una profecía autocumplida). El auto del juez es por eso un despropósito. La obra estaba mal programada, evidentemente, y alguien debería dar explicaciones sobre lo que pasó; pero de ahí a la "exaltación del terrorismo" que se les imputa hay un salto injustificable.

Si se tratase de una obra que efectivamente promoviese el terrorismo, si su mensaje fuera clara e inequívocamente favorable a ETA y a Al-Qaeda, entonces ya tendría mis dudas. Una figura legal como la "incitación al odio" me parece necesaria, pero también la veo peligrosa por lo difusa y ambigua que puede llegar a ser.

En todo caso, gracias a Juan por la reseña y por el debate que provoca.

Juan G. B. dijo...

Bueno, gracias también, aunque insisto que leer este librito tampoco es tan laborioso como leer el Ulises...ejem
Para mí el quid del asunto de la obra de títeres no trata tanto sobre la libertad de expresión como que se trataba de una obra de ficción. Sin querer ponerme pesado: he recordado que hace poco la 2 de TVE emitió en "prime-time" una película de Manuel Gutiérrez Aragón, "Camada negra",en la que aparecía un grupo terrorista, había atentados, violaciones y asesinatos... y no recuerdo que ningún juez fuera a detener a los directivos de la cadena por enaltecimiento de nada.
Y sobre el libro de la reseña, insisto en que no dice anda diferente a lo de tantos textos anarquistas que se pueden encontrar en bibliotecas públicas de toda España, y, sin embargo, ha habido detenidos en las operaciones Pandora y Piñata simplemente por poseer este libro...¿Eh? Esperad un momento, que llaman a mi puerta...voy a ver quién es...

zUmO dE pOeSíA (emilia, aitor y cía.) dijo...

Sin duda el tratamiento judicial (y periodístico, por cierta prensa) dado a esta pareja de titiriteros es absurdo. Pero junto a ello debo decir que no entiendo la contradicción existente en quienes defienden la vía pacífica y autogestionaria para reorganizar la sociedad, y al mismo tiempo muestran simpatía o comprensión por los métodos usados por el terrorismo.

El grupo armado a que aludían los titiriteros en su función, ha generado un enorme dolor y sufrimiento en muchísimas personas y familias. Ha destrozado vidas, ha mutilado seres humanos.

Una persona de bien debería mostrar un absoluto rechazo a esos métodos, por pura coherencia. Nunca una tolerancia cómplice y "pasota".

Juan G. B. dijo...

Hola, zUmO, gracias por pasarte a comentar:
Sobre el primer punto que tocas, estoy totalmente de acuerdo contigo. De hecho, en ninguna parte del libro que he reseñado se propugna que para conseguir esos fines defendidos por el anarquismo haya que utilizar algún método que remotamente pueda relacionarse con el terrorismo. Al menos, yo no lo he leído.
En cuanto al asunto de la detención de los titiriteros, repito que se debió a que estaban representando una obra de guiñoles, es decir, de ficción, en la que, además de ciertos actos violentos, aparecía un policía que pàra incriminar a un personaje, le colocaba un cartel de apoyo a un grupo terrorista inexistente, fruto de un juego de palabras más o menos afortunado (por otro lado, en la web de EL PAIS, sin ir más lejos,está la grabación de la representación y puedes echarle un vistazo tú o vosotros mismos). Esto es, una obra de ficción con violencia, policías que amañan pruebas y grupos terroristas imaginarios...Déjame pensar a ver si recuerdo alguna novela, película o serie de televisión donde aparezcan estos elementos...humm, ahora no caigo...
Y por supuesto que las víctimas del terrorismo y su dolor,(lo sean de Al-Qaeda, ETA u otras organizaciones) se merecen todo el respeto del mundo, pero no sé si será tampoco muy respetuoso utilizar ese dolor como arma arrojadiza contra los adversarios políticos, como acostumbran a hacer algunos de nuestros representantes públicos (el Ministro del Interior, sin ir más lejos). De hecho, en mi opinión resulta bastante más reprobable que lo que han hecho los dos titiriteros.
En todo caso, un saludo y gracias de nuevo por el comentario!

Anónimo dijo...

Que sea una obra de ficción no puede ser una coartada para nadie. Puede perfectamente ser una obra de ficción con un trasfondo de apología del terrorismo.
Y por supuesto no me estoy refiriendo al caso de los titiriteros, que parece claro que no buscaban apoyar ni justificar a los terroristas. Lo que digo es que me parece un error decir que es una obra de ficción para exculparles.
Son inocentes si no han hecho apología. Independientemente de que representen una ficción o un documental.
Otra cosa es que no estemos de acuerdo con ellos, o que nos parezca que su broma no tuviera ni puta gracia. Pero no estamos hablando de eso, estamos hablando de no meterles en la carcel.

Juan G. B. dijo...

Hola, anónimo:
Yo sí que pienso que el hecho de que una obra sea de ficción le exculpa de todo. Te pondré un par de ejemplo, con permisos: sobre el tema terrorista, la película "Días contados" (programada un montón de veces por TVE, por cierto y premiada en los Goya). El protagonista es un etarra, asistimos a sus "problemas profesionales" y de su comando, llegando incluso, por mor de la técnica narrativa, a empatizar con ellos. Y salen atentados incluso con cierta crudeza. ¿La película hace enaltecimiento del terrorismo? ¿Debe ser prohibida y sus responsables detenidos y juzgados? Yo creo que no, la verdad.
Sobre otro tema no menos espinoso: la pederastia. ¿A alguien se le ocurre hoy en día que "Lolita" debe ser prohibida, o sus editores (ya que el autor desapareció hace décadas y además no era ciudadano español) detenidos, etc... Evidentemente tampoco.
La ficción es sólo ficción y todos somos suficientemente inteligentes para saberlo y darnos cuenta de ello. Otra cosa es que no se quiera ver.
Aunque, como tú señalas en este caso tampoco ha habido enaltecimiento de ningún tipo,en mi opinión, a no ser que las imágenes y mis ojos me hayan engañado.
Un saludo y gracias por tu comentario.

Montuenga dijo...

Se le pueden dar millones de vueltas, pero lo cierto es que la cosa está clara como la luz del día: estaban contando una historia en la que la autoridad acusa a los personajes de terroristas para desacreditarles, y lo que ha ocurrido es justamente eso.

Incluso la realidad, como suele ocurrir, ha superado a la ficción, porque no se han conformado con acusarles, como ocurría en la obra, además ha habido cinco días de cárcel, prohibición de salir del país etc. etc. En realidad han triunfado, porque lo que ha ocurrido es una demostración más que palpable de que lo que denunciaban en el escenario ocurría y sigue ocurriendo.

Esperemos que el futuro corrija estos ataques a la libertad y podamos respirar tranquilos aunque expresemos opiniones contrarias al poder de turno.

(Y quien siga pensando que aquello era apología de algo perverso, por favor, que se moleste en echarle un vistazo a la obra. Creo que está en Youtube)

Anónimo dijo...

Hola Juan, otra vez yo.
En ese ejemplo que has puesto, tú mismo lo has dicho, la película no hace enaltecimiento del terrorismo y por ello no debe ser perseguida. Pero no significa que no sea posible que una obra de ficción lo haga. Lo que pasa es que no es fácil poner un ejemplo, por el hecho en sí de que sería un delito y nadie lo hace. Pero creo que es posible.
Bueno, me estoy poniendo un poco pesado con el tema. Gracias por tu atención. Me voy a tomar un helao de mantecao, si gustas...

Juan G. B. dijo...

HOla, Montuenga:
Completamente de acuerdo con lo que dices...De hecho, hay que reconocer que el asunto tiene un punto "metaliterario" muy sugerente (para mí o nosotros, claro, para los dos que han pasado cinco días en prisión no tanto). Lo que no creo es que de esta forma los titiriteros vayan a pensar de forma diferente de lo que hacen ahora...más bien se ratificarán en sus ideas. Y con razón.
Hola, amigo anónimo:
Bueno, "Días contados" en conjunto no puede considerarse como enaltecedora del terrorismo, pero algunas escenas y la propia dinámica de la narración, que nos pone como protagonista y hasta "héroe" a un terrorista, podría llamar a equívoco. de hecho, no creo que hoy pudiera hacerse esa peli, tal y como está la ley y, sobro todo, su interpretación,según parece.
Pero mira, he recordado también un ejemplo de una obra de ficción que sí podría calificarse de "enaltecedora", si se quiere: la película "Cuatro leones", que narra la preparación de un atentado contra el maratón de Londres por parte de un grupo yihadista salafista (que conste que es anterior al atentado contra el maratón de Boston). La película, en realidad, es una sátira tremenda contra estos terroristas, pero la ironía a veces está tan logrado, que quizás un juez con poco sentido del humor no la percibiría.
Que te aproveche el helado, pero para mí hace un poco de fresquete... espero que nos escribas desde el Cono Sur o así. ; )
Un saludo.

kim jong nam dijo...

Entre la reseña del "Mein Kampf" y esta...el blog va a ser declarado "muy peligroso".
Igual mejor reseñar los libros de Geronimo Stilton o de Peppa Pig.



Juan G. B. dijo...

Hola, Kim:
Bueno, no te creas...yo diría que a día de hoy, el "Mein Kampf" es bastante más "mainstream" que este libro... Bueno, bromas aparte, lo cierto es que no estaba premeditado ningún ánimo polémico, ha sido todo casualidad. Ahora bien, a partir de ahora seremos más buenecitos...yo por lo menos ; )
En cuanto a Peppa Pig, no está prevista ninguna reseña, pero no descartes alguna de Gerónimo Stilton...¡habría que reivindicar sus innovaciones tipográficas, anteriores al tal Danielewski!
Un saludo y recuerdos al pueblo norcoreano

Nuno dijo...

¡En España reina siempre Felipe II!

Juan G.B dijo...

De ahí el éxito de El Ministerio del Tiempo, supongo.
Un saludo y gracias por el comentario, amigo Nuno

Juan G.B dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo del helado (ay...) dijo...

Soy el anónimo del helado (qué triste ser recordado así).
Me apunto la película que comentas del maratón, aunque por lo poco que comentas, tampoco parece muy apologista del terrorismo. Otra cosa es que sea irónica y una mente corta de censor pueda considerarla peligrosa, al estilo de la censura franquista requisando libros sobre el cubismo por pensar que hablaban sobre Cuba.
De todas formas me parece un debate interesante éste de si es posible que una ficción pueda ser delictiva o al menos criticable. Supongo que también tiene que ver mucho con la distancia a la que se ven. Por ejemplo, me gustaría ver cómo habríamos reaccionado en España a películas hechas en Estados Unidos como las que se han hecho sobre el IRA y el conflicto irlandés en los 70, pero cambiando IRA por otras siglas. Ahí sí que era indudable cierta simpatía por ellos. Probablemente nos habríamos suibido por las paredes.

Juan G. B. dijo...

Hola otra vez, anónimo del helado (enorgullécete de tus gustos):
Tienes razón y lo mismo se podría decir de películas británicas como "Agenda oculta" o "En el nombre del padre" (aunque es verdad que van más por la denuncia de los excesos en la lucha antiterrorista). pero con la ley actual en la mano, creo que varias películas de Imanol Uribe, por ejemplo, habrían sido motivo de detención. Incluso una peli como "El lobo" que es inequívocamente "anti-ETA", podría tener problemas, porque afirma que no había intención de acabar con ETA por parte de la dirección de las fuerzas policiales, al final del franquismo (de las que formaba parte en ese momento el juez de este caso, por cierto).
¡Un saludo y atrévete con la leche merengada!¡No te arrepentirás!

Anónimo del helado dijo...

Estoy de acuerdo contigo, todo apunta a que estamos viviendo una época de retroceso en las libertades.
¡Salud y leche merengada!

Picatrix dijo...

No sé de donde te sacas que ETA es a día de hoy una organización inexistente. Creo que confundes el cese de la lucha armada con su total extinción como organización. De hecho ni se han disuelto ni han hecho entrega de las armas. Todavía hay muchas víctimas del terrorismo en este país a las que no creo que les haga ninguna gracia que un ayuntamiento como el de Madrid con el dinero público financie mamarrachadas como la de estos "titiriteros".
Los que advirtieron de la bazofia de representación fueron los propios espectadores, padres de los niños que asistían atónitos a la "representación". Hasta donde yo sé esto no había pasado con ninguna película, ni obra de ficción por muy "dura" que fuera, al menos que yo tenga noticia.
Sobre la decisión judicial no me pronuncio. Lo que tengo claro es que la libertad de expresión no lo puede amparar todo.

Juan G. B. dijo...

Hola, Picatrix:
Creo que no me debo haber explicado bien: cuando he puesto "organización inexistente" me refería a "ALKA-ETA" que es lo que ponía la pancarta (por llamarla de alguna forma), no a ETA.
En cuanto al asunto de los niños, insisto en que no fueron detenidos por enaltecimiento del terrorismo, no por hacerlo, presuntamente, delante de menores. Ese no es el delito que se les atribuye.
Además, uno de los presuntos enaltecedores había avisado días antes que la obra no era para niños. Está en un vídeo que puedes ver en la web de la cadena SER. SI se programó par aniños el fallo fue, en todo caso, del Ayuntamiento de Madrid.
sobre lo que piensen las víctimas del terrorismo prefiero no comentar nada, porque creo que ya demasiadas cosas se dicen en su nombre. Sólo señalar el detalle de que, en este caso, parece que se habla mucho (no sólo tú) de la ofensa a las víctimas de ETA, pero nadie hamencionado a las de Al-Qaeda. Me pregunto si es casualidad.
Un saludo y gracias por el comentario.

Picatrix dijo...

Por lo visto basta juntar palabras, en este caso siglas, para eximirlas de su significado según convenga. Interesante argumento. Extraído del auto del juez: "supone enaltecer o justificar públicamente los delitos terroristas no solo por ETA sino también por Al Qaeda porque los propios detenidos han declarado en su comparecencia que la expresión alka es un juego de palabras referido a Al Qaeda, por lo que la traducción de la pancarta seria Viva Al Qaeda-ETA". A esto yo lo llamo enaltecimiento del terrorismo y parece que el juez también.
Sobre las víctimas recordarte JUan G. B. que la AVT tiene interpuesta una querella por estos hechos: "Para la AVT estos hechos pueden ser constitutivos de un delito de enaltecimiento del terrorismo puesto que suponen «una clara ofensa grave a la memoria de las víctimas del terrorismo, un acto de humillación y menosprecio en el que se trivializa el uso de la violencia, así como una loa y reconocimiento de organizaciones terroristas que tanto dolor y sufrimiento han generado en nuestra sociedad».
Y por último te reitero que lo más deleznable es que el DINERO PÚBLICO se utilice para financiar mamarrachadas sin ningún tipo de supervisión.
Lo del libro o panfleto me parece irrelevante que figure en el informe.
Dicho esto no niego que el juez se "pasara" con las medidas cautelares y sobre todo viendo cuanto "chorizo" hay por ahí campando impunemente.
Gracias por tu respuesta.

Santi dijo...

Esto me recuerda a la escena de La vida de Brian en que lapidan al sacerdote que dice "que nadie diga Jehová". No es suficiente con escribir "Gora ETA" para que eso sea exaltación del terrorismo: yo acabo de escribirlo y no creo (espero) que venga ningún juez a buscarme. En la obra, el famoso cartelito no era utilizado por ningún personaje (y aunque lo fuera, seguía siendo un personaje) para exaltar ni a ETA ni a Al-Qaeda, sino, precisamente, para inculpar a la bruja y demonizarla como pro-terrorista. El contexto importa a la hora de interpretar un mensaje, y el juez no ha sabido entender esto, sencillamente.

La cuestión de malgastar el dinero público en una obra propagandística; la cuestión de que no es una obra para niños; la calidad de la obra... en todo eso podemos estar de acuerdo, pero no tiene nada que ver con el crimen del que se acusa a los titiriteros. De eso tiene que responder el Ayuntaimento de Madrid, como ha dicho Juan.

Juan G. B. dijo...

Hola de nuevo, Picatrix:
Bueno, no voy a insistir de nuevo en mis argumentos sobre si el acto es enaltecimento del terrorismo o no. Yo tengo mi opinión y tú la tuya, que por lo que veo coincide con la del juez de instrucción. En todo caso, te recomiendo que veas la grabación de la actuación, si no los has hecho ya.
Ahora bien, sí que quiero puntualizar que el hecho de que se incluya el libro (o la tapa del libro) como prueba del vínculo de estos titiriteros con el supuesto terrorismo anarquista no es irrelevante para nada. O mejor dicho, en un juicio puede serlo... o no serlo, dependiendo de si el tribunal considera que estos Grupos Anarquistas de Coordinación son una organización terrorista, como dicen algunas fuerzas policiales o no. para que me entiendas, es una situación similar a si cuando juzguen a los investigados por la corrupción del PP de Valencia se considera que forman parte de una "trama criminal organizada", como dicen las fuerzas policiales o no. Sin saber mucho de leyes, creo que se consideraría un agravante o incluso un delito en sí mismo.
Un saludo de nuevo.

Picatrix dijo...

Bueno es mi opinión, la del juez, la de una de las asociaciones más importantes de víctimas del terrorismo y la de los que presenciaron la actuación y me atrevería a decir que la de la propia alcaldesa de Madrid que pidió disculpas. A pesar de todo, los "presuntos" gozan de todas las garantías que ofrece nuestro Estado de Derecho; como se ha demostrado puesto que están en libertad. Respecto de lo del libro no creo que la mera "posesión" de un texto, sea de la naturaleza que sea, sin otro tipo de pruebas de pertenencia a una organización criminal tenga la relevancia que le das. Yo puedo tener el Mein Kampf en mi casa y eso no significa que pertenezca a ninguna organización nazi, ni la apoye. No tengo ni idea de la consideración que tengan las FSE sobre los GAC, pero insisto en que tener un panfleto sin más no me dice nada.

Juan G. B. dijo...

Estupendo, Picatrix... ¿ves cómo estamos de acuerdo en algo?
Un saludo.