sábado, 22 de agosto de 2015

Colaboración: La casa del trueno de Dean R. Koontz

Idioma original: Inglés
Título original: The house of thunder
Traductor: María José Buxo-Dulce Montesinos
Año de publicación: 1990
Valoración: Está bien

El debate de la Alta y Baja Literatura ya se ha cobrado demasiadas víctimas. Por culpa de mentalidades estrechas y obtusas, material o autores de calidad han sido ninguneados debido a absurdos prejuicios casi infantiles o a inclinaciones herméticas. El criterio comercial no suele indicar calidad, es cierto, pero tampoco es verdad que siempre implique producciones sosas, anodinas o de reflexiones estériles. Es bien sabido que el paisaje de la literatura de terror ha sabido nutrirse acertadamente de elementos, llamémosles positivos, de la cultura de masas. No hay más que pensar en el arquetípico Stephen King para cerciorase de ello. Sin embargo, hay otros autores interesantes en el género que tener en cuenta.

Aquí es donde aparece Dean R. Koontz. Al igual que King, es un escritor muy prolífico e imaginativo. Además, su técnica es, igual que la del maestro del horror contemporáneo, genial. La trama de sus novelas es el único aspecto que lo delatan como escritor de "baja literatura". Koontz nos presenta a unos personajes y escenarios tan verosímiles que nos permite vestir cualquiera de las identidades planteadas o imaginarnos viviendo la experiencia narrada. Esta característica la comparte con King.

El libro del que pretendo hablar en esta reseña (a ver si lo consigo, que hasta ahora me he dedicado a divagar por otros derroteros) es La casa del trueno. No es, ni de lejos, la mejor novela de este autor. No obstante, posee momentos cargados de terror que los admiradores del género agradeceremos sobremanera. Susan Thorton es la protagonista: sufre de amnesia y, aunque intenta recuperar sus recuerdos, la atmósfera en la que se encuentra zambullida (un tétrico y misterioso hospital, cuyos pasillos son patrullados por fantasmas y muertos vivientes salidos de su nebuloso pasado) no será el ambiente más favorable para que lo consiga.

Si bien La casa del trueno resulta monótona si ya has leído antes a Koontz, pues el autor insiste, en su desarrollo en los mismos tipos de personajes, giros argumentales y ambientaciones que acostumbra visitar, es una novela que consigue reflejar momentos de tensión que conseguirán disparar tu adrenalina. La historia tiene momentos algo predecibles y el final es algo decepcionante (lo cual no significa que no sea tremendamente original), pero, en general, se puede disfrutar con la lectura de este libro. No plantea grandes cuestiones filosóficas, es verdad, pero te entretiene a lo grande, lo cual es su virtud más grande como trabajo confeso de "baja literatura".

En resumen, recalcaré que, como ya he mencionado, existen libros en la nutrida bibliografía de Koontz que son mucho mejores. A pesar de su insistencia (sobreexplotación es un término que no creo adecuado en alguien como él) en ciertos recursos argumentales, este escritor se convierte en una parada obligada en el itinerario de los interesados en el terror contemporáneo.

Firmado: Oriol Vigil