viernes, 22 de mayo de 2015

Gianluca Morozzi: Blackout

Idioma original: italiano
Título original: Blackout
Año de publicación: 2004
Traducción: Pilar González Rodríguez
Valoración: entre recomendable y está bien

Coincidiremos en que subir al ascensor con algún desconocido suele ser una situación bastante embarazosa, por más que cotidiana (por suerte, existe el socorrido recurso de hablar del tiempo, aunque deja de funcionar a partir de un determinado piso...). Más incómodo aún resulta subir con dos desconocidos, que además tampoco se conocen entre ellos. Y lo que ya es agobiante es si el ascensor sufre una avería, deteniéndose, y os veis obligados a compartir ese exiguo espacio , aunque sólo sea por unos minutos de angustia... ¿me equivoco? Pues bien, ahora imaginemos que la avería se prolonga por un tiempo indeterminado, en medio de un calor agobiante y sin agua ni casi ventilación, y que uno de esos desconocidos resulta ser un asesino sádico y sociópata. Una fiesta, ¿verdad?

Pues este es el planteamiento de esta novela de Morozzi, que, como bien se puede cualquiera imaginar, se mueve entre el género del thriller y, directamente , del puro terror. Tres personas que no se conocen se quedan atrapados, por culpa de un apagón, en un ascensor de una torre de apartamentos, en las afueras de Bolonia, en un caluroso día del ferragosto italiano, con la ciudad -y el edificio- más desiertas que el propio Sáhara. La idea, en principio, no puede ser más simple y exitosa: se mete en un espacio reducido a tres ratones de laboratorio -de tres lagartijas, habla la novela-, uno de ellos de una agresividad fuera de lo común, y esperamos a ver que resulta del experimento; quizá no resulte un relato agradable, pero sí de lo más entretenido (no contaré quién es el asesino sociópata para que no se me acuse de "espoilear", pero aviso que el propio autor lo revela nada más comenzar la novela). He de decir que Morozzi lidia con este argumento bastante simple y, hasta cierto punto, previsible con gran habilidad y utilizando toda una serie de recursos narrativos sin ningún tipo de complejo; en este aspecto, es un escritor de los más competente, que sabe jugar con el suspense y el inevitable crescendo de la tensión, hasta llegar al clímax de la historia. Completa la narración con una buena dosis de casquería, de costumbrismo italiano y de un montón de referencias a la cultura popular contemporánea -cómic, cine, música-, relacionadas, con seguridad, con el hecho de que Morozzi, además de escribir, es músico de rock y crítico musical. Y también una acerada crítica a la sociedad contemporánea, italiana en particular, pero que podemos aplicar, en mayor o menor grado, a todo el mundo occidental y, a estas alturas, me temo que también al no tan occidental.

En eso reside, en mi opinión, el punto más débil de toda la novela: en el giro hacia esa crítica social que efectúa la historia en la última parte. No porque resulte poco coherente o inverosímil (tampoco resulta muy probable, por suerte, que te quedes atrapado en un ascensor con una suerte de Hannibal Lecter transalpino), sino porque resulta ya algo manido, a estas alturas, ya visto en diferentes películas, libros y cómics (no daré los títulos para no ofrecer pistas sobre ese giro final, pero a cualquier lector de este libro le vendrán a la cabeza a de inmediato). Por lo demás, una novela muy bien escrita, que hará disfrutar, sin duda, a los amantes de estos géneros -terror, suspense- en particular y tal vez hacer pasar un rato entretenido -ya que no agradable- a cualquier otro... Siempre que no le haga demasiados ascos a la casquería, aviso. Aunque sea fina. 




10 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué penita que ahora unlibroaldia reseñe best sellers. Se hunde el barco.

Santi dijo...

Querido anónimo, la gracia de este blog está (en parte) en que no le hacemos ascos a nada, un día reseñamos Shakespeare y al siguiente Dan Brown, según nos da el viento. Somos asín...

Juan G. B. dijo...

Pues lo cierto es que no sé si este libro ha sido un bestseller... lo leí pensando que era, en todo caso, conocido únicamente entre los aficionados al género (entre los que no me cuento... de ahí mi ignorancia). En todo caso, que nadie lo lea esperando encontrar las"50 sombras ..." de marras, por favor, no se vaya a llevar una sorpresa. Desagradable.
Por lo demás, de acuerdo en todo con Santi. Fíjate que ahora estoy leyendo lo último de Mortadelo y Filemón...

Alberto Bove dijo...

No sea tan correcto, Baigorri, usted no es Santi. Salga de sí, sea furibundo, novele usted, oiga, que soy su lector.

Santi dijo...

Yo tampoco soy Santi.

Alberto Bove dijo...

Un blog excelente, no entiendo a Anónimo.

Romeo Molis dijo...

Me gustó mucho su articulo sobre el libro, fue como abrirme la puerta a ese mundillo para interesarme en leerlo, creo que lo aré, pues la vida se compone de sucesos, que aunque parezcan insignificantes, implican mucho para la vida, como es el caso del ascensor.

Juan G. B. dijo...

Gracias a todos por los elogios, probablemente inmerecidos. Amigo Romeo: te recomiendo que leas la novela, pero sólo si cuentas con un estómago fuerte.
Un saludo.

Francesc Bon dijo...

Anónimo que se queja de los best-sellers. Simplemente deja que pasen los días. Uno a uno. Cuentas cuantos best-sellers ves en una, dos, tres semanas. Y, con esa estadística en la mano, y sin pedirte que mires hacia atrás, piensas si ese comentario, que igualmente te agradezco, tiene razón de ser.

Juan G. B. dijo...

Tampoco sé por qué le llama "bestseller", cuando yo creo que es una novela de culto... De culto satánico, quizá, pero de culto.