martes, 17 de julio de 2012

Michael Damiano: Porque la vida no basta

Idioma original: castellano
Fecha de publicación: 2012
Valoración: recomendable

Este es uno de esos libros en los que casi resulta más sorprendente el modo en que se escribieron que el contenido mismo. Se trata de la primera biografía completa de Miquel Barceló y, por tanto, el contenido es por momentos bastante sorprendente. El lector tiene acceso, por primera vez, a los cuadernos de notas del artista, a los testimonios de amigos, familiares, parejas... Un Barceló desde dentro, diferente del que pueda conocerse por la sección de cultura de los telediarios. Ahora bien, también sorprende, y mucho, que su autor fuera invitado en 2008, con apenas veintidós años, a vivir durante un tiempo en el taller parisino del artista.

Al parecer, Damiano -que es estadounidense pero habla castellano a la perfección- hacía un trabajo universitario sobre Barceló, y decidió venrise a España a entrevistar a conocidos y amigos suyos. Gracias a uno de ellos (Javier Mariscal), el autor habla por teléfono con el propio Barceló, que le invita a la inauguración de su cúpula en la Sede de Naciones Unidas en Ginebra. Este fue el principio de una relación que le franqueó el paso, con increíble rapidez, al círculo más íntimo del artista. Una de dos: o Damiano tiene grandes contactos que sabe usar a la perfección, o es el estudiante universitario más insistente sobre la faz de la tierra. En cualquiera de los dos casos, bien por él.

Tras varios años en los que Damiano vivió por temporadas con Barceló, le acompañó a algunos viajes, entrevistó a su círculo más cercano, el resultado ha sido la reciente publicación de esta primera biografía. El autor asegura en varios momentos que su intención ha sido siempre mantenerse a salvo del tono hagiográfico, pero no sé si lo consigue del todo. En general, y aunque se retraten también algunas debilidades personales de Barceló, el libro es una loa a su genio. Y no es de extrañar. Primero porque hay motivos artísticos de sobra; segundo, porque si el autor no estuviera convencido de antemano de la valía de su biografiado, todo el proceso hubiera sido terriblemente tedioso.

La principal virtud del libro es su capacidad informativa. Uno acaba conociendo muy bien la obra de Barceló, y las circunstancias que la rodean, que es de lo que se trata. Y Damiano, además, logra hacerlo de una manera ágil, por momentos casi periodística. Alterna momentos más narrativos sobre sus encuentros con  Barceló en la actualidad, con páginas más ensayísticas en que repasa ordenadamente su trayectoria. Estas últimas, por momentos, insisten demasiado en viajes, compromisos y acontecimientos menores, que dan a veces un aire de diario. Y sin embargo, el libro se disfruta. No parece, desde luego, la obra primeriza de nadie.