sábado, 14 de julio de 2012

E. L. James: Cincuenta sombras de Grey (II)

Idioma original: inglés
Título original: Fifty shades of Grey
Fecha de publicación: 2011
Valoración: Repugnante

Bien, aquí estamos de nuevo con Cincuenta sombras de Grey, y esta vez, en vez de dejarme llevar por las emociones y lapidar el libro de turno sin dar demasiadas explicaciones (o explicaciones poco ortodoxas), trataré de exponer como mejor pueda los motivos que me llevan a calificar este libro con la peor nota que tenemos en ULAD.

Digamos que la calidad literaria de Cincuenta sombras de Grey es muy escasa; famélica. Está tejido a base de frases simplonas, como de adolescente escribiendo sus fantasías y anhelos en un diario con pastas de charol y protegido por un candadito ridículo. Además,adolece de un abuso descarado de palabras y verbos tan manidos como “bonito/a”, “bonitos/as”, “asfixiar”, “desear”, “guapo/a”, etc… Y las expresiones de Anastasia describiendo a Christian, y de Christian alabándole a Anastasia esos atributos físicos que ella es incapaz de verse, pasan de adolescente: caen directamente en la más calenturienta pubertad. Vamos, que no hace falta que me cuenten que se trata de un fanfic crepusculón…

Y sobre el contenido. A ver…

Cuando a algunas personas les comento que me parece un historia de vergüenza ajena, no me quejo de las escenas eróticas narradas con detalle que contiene (uno ya sabe de antemano lo que se va a encontrar en un libro de este género), ni de que los protagonistas practiquen sadomasoquismo light (al fin y al cabo, Anastasia, mayor de edad y en pleno uso de sus facultades mentales, transige libremente). Vamos, que la protagonista del libro dice sí a convertirse en la sumisa de un tipo rico, guapo y atormentado.

Vale. Nada que objetar.

El problema es que esta historia propia de cualquier librillo kioskero made in Harlequin se vende (y muy bien, además) como la obra más provocadora, fenomenal y adictiva del momento. Sus valedores dicen de ella que es una suerte de oráculo para dar vidilla a parejas sexualmente hastiadas; y que es una controvertida expedición a lo más recóndito de las fantasías sexuales; y que es una apasionante historia de amor y redención en forma de una Bella y Bestia posmodernos y desinhibidos. Etc, etc, etc…

Pero lo único que yo he encontrado en “esto” es una interminable lluvia de bofetadas de género ejecutadas sin complejos por la garra del machismo más repulsivo y atrabiliario inimaginable.

Christian Grey, que está forrado a base de trabajar mucho (pero no sé cuándo, porque el fulano se pasa el día copulando con su sumisa y mandándole mails), le compra portátiles y coches a su Anastasia para halagarla y retenerla. Además, insiste en vestirla y darle de comer a su antojo. Y lo peor: quiere saber dónde está a todas horas, y amenaza con azotarla en cuanto ésta le lleva la contraria o hace cosas que le desagradan. Por eso no puedo entender que este especimen imaginario se haya convertido en la fantasía sexual de muchas mujeres. A mí me ha parecido un personaje literario grimoso y abofeteable. Pero no he podido llegar a odiarle porque, sencillamente, no me lo he creído.

Y Anastasia..., buff, tres cuartas partes de lo mismo. Por Dios, ¡si Bella Swan es Simone de Beauvoir a su lado! Porque Anastasia, universitaria amante de la literatura y de la ropa de sport y que se cree un orco de Mordor pese a ser una beldad, es capaz de dejarse tratar como una muñeca hinchable y recibir latigazos y azotes a mansalva con tal de volver bueno al chico malo. ¡Pero diablos! ¿No nos suena esto de algo?

En este país que cada año asiste con horror a un número creciente mes a mes de víctimas de la violencia contra la mujer, deberían retorcernos las entrañas los mensajes soterrados pero muy peligrosos que contiene este libro, del tipo “en el fondo será buena persona”, “ los chicos malos son los más atractivos”, "si tiene celos es porque le gustas", "deja que te invite y te haga regalos, que es lo normal", etc...

A mí, personalmente, me parece espeluznante que un best–seller se levante sobre cimientos que en Pretty Woman los tolerábamos gracias a lo majos que nos parecían Richard Gere y Julia Roberts, pero no, que no: que la realidad es demasiado cruel como para que nos tome así el pelo E. L. James. Y me da igual que sea una mujer, y que la admiren las mujeres, y que haya packs-regalos de su trilogía con preciosos antifaces de pedrería y esposas de terciopelo.

Y en fin, termino ya, porque si no, mucho me temo que tendríamos una tercera parte de este post, y prefiero reseñar libros que merezcan más la pena.

Sólo añadiré que por ahí hay libros sobre la exploración sexual de una mujer, como Las edades de Lulú de Almudena Grandes, que puede gustar más o menos pero que está muy bien escrito, o El amante de lady Chatterley, de D. H. Lawrence, erótico y revolucionario para su época y, para mí, una maravilla.

19 comentarios:

Francesc Bon dijo...

Aaaaaaahhhh Saltándonos la regla no escrita que impide reseñar dos veces el mismo libro: o juzgar dos veces a un sospechoso por el mismo acto.
Bien, parece que el libro lo "merece". O sea, no tengo ninguna duda de que esas maliciosas descripciones que circulan... "porno light para mamás" son ciertas. Bueno es tener claro, dos veces, que hay que alejarse. A pesar de lo cual creo que hay que evitar que se intuyan prejuicios: por tratar el sexo explícito (no sé si suficientemente explícito) o por usar esta coartada para forrarse. Creo que es bueno que alguien hable claro y recomiende, y voy a ser soez deliberadamente, buenos libros sobre buenas folladas y con buenas folladas. Y así no le daremos cancha a que alguien se erija como literato con estas naderías.

Maese_Salakov dijo...

Inapelable crítica destructiva. Me ha encantado.
Así sí.

Anónimo dijo...

Amos por partes: casi totalmente de acuerdo en la crítica. Pero falta una cosa. Yo, como practicante del BDSM, en donde suelo adoptar el rol de sumisión (por que me gusta y me da la gana y me pone, por supuesto no haría falta explicar que soy una persona independiente y libre y nada sumisa en mi vida normal, pero la gente se confunde como Dinio en la noche) considero ese libro como un verdadero insulto. Dice abiertamente que el tal Grey es un dominante por culpa de sus traumas infantiles de abuso. Practicar el BDSM No es estar enfermo, como tampoco lo es ser gay o que te guste el amor vainilla. MR Gris es un enfermo, un acosador y mentalmente bastante corto, y asociar eso al BDSM es peligroso. Mucho más peligroso es perpetuar el rol de virgen salvadora mediante un hijo del hombre malo y cruel y con lado oscuro. En suma, de la calidad literaria mejor no hablar. Para mí es un libro dedicado a los canis y las chonis en plan: no me gusta que a los toros te pongas la minifaaaldaa. Pero en versión dolce gabanna.
Un saludo y gracias por tu crítica, entre tanta estupidez da gusto leer algo con sentido.

madre de un adolescente dijo...

Gracias, me has quitado cualquier gana de leerlo.

Anónimo dijo...

Una mierda de opion...Leetelo, a mi me ha entretenido mucho, y como yo miles de personas. No te fies de la opinion de esta gente aburrida.. Muy malo el libro pero os lo habeis requeteleido ehhh? No soy escritora frustrada ( cmo la que ha escrito esto) ni pretendo serlo, pero estoy en la obligacion de decir que a mi este libro ME HA GUSTADO! Y no soy ninguna choni ni ningun despojo social... Al reves! Mi inteligencia y mi ego no conoce limites! XD. LO RECOMIENDO: 50 SOMBRAS DE GREY

Anónimo dijo...

Una mierda de opion...Leetelo, a mi me ha entretenido mucho, y como yo miles de personas. No te fies de la opinion de esta gente aburrida.. Muy malo el libro pero os lo habeis requeteleido ehhh? No soy escritora frustrada ( cmo la que ha escrito esto) ni pretendo serlo, pero estoy en la obligacion de decir que a mi este libro ME HA GUSTADO! Y no soy ninguna choni ni ningun despojo social... Al reves! Mi inteligencia y mi ego no conoce limites! XD. LO RECOMIENDO: 50 SOMBRAS DE GREY

Santi dijo...

Mira, en el blog de erotismo de El País coinciden con la opinión de Yemila sobre el machismo subyacente a la novla, y con la del anónimo del 17 de julio sobre la visión irreal y desvirtuada que da del BDSM.

http://blogs.elpais.com/eros/2012/07/cincuenta-grados-de-grey-fantasia-machista.html

Y al anónimo del 24 de julio, en fin, para qué decirle nada, si no lo iba a entender...

SrtaAdler dijo...

A la atención del Anónimo del 24 de julio. Aquí alguien que lo ha leído y opina casi igual que la autora de esta crítica.

La verdad es que el libro me ha parecido realmente machista. No por el echo de adoptar un rol amo/sumisa, si no porque al buen hombre este, Grey, se le va de las manos. Me parece que lo venden como un libro muy liberal y es precisamente lo contrario. Sí, trata un tema atrevido, pero desde un punto de vista y con un tratamiento poco (por no decir nada) adecuado. A mi ver, no es más que una mujer maltratada por un machista que pone el SM por excusa y que, como las mujeres que sufren maltrato se siente mal al dejarle... Horrendo.

Empecé a leerlo sin saber exactamente de que iba. Solo sabia que era una novela erótica y dije "veamos a ver que tal". Y no me ha gustado. No considero que deba ser best-seller, ni una revelación...

Saludos. ;)

Anónimo dijo...

A mi me ha parecido una puesta al día de "nueve semanas y media". Originalidad cero. Otra historia de machista acomplejado que abusa de mujer acomplejada y se acomplejan los dos.

July dijo...

Siempre me hacen mucha gracia los críticos (de cine, libros, pinturas, esculturas, etc.) porque creen que tienen la verdad en sus manos, porque creen que su visión del mundo es la adecuada, porque les encanta denigrar el trabajo ajeno y porque con parafernalia tratan de demostrar que su opinión es la correcta. A Dios gracia, el pensamiento es libre y para gustos existen miles de colores. Puedo decir que a mi me ha gustado el libro precisamente por la simpleza, al igual que debo confesar que me causaba molestia la repetición exagerada de frases. La simpleza que me gustó es con la que expresan los sentimientos, el detalle con el que se describen las emociones que provoca que te toquen allí, que te penetren y sientas fuego en tu interior, esa sensación de que te rodeen con los brazos por la cintura, te peguen a su cuerpo y sientas una erección. Esta novela no es ni más ni menos que una muy cercana expresión de las emociones naturales que muchísimas mujeres tenemos en relación al sexo. Lo de machista, lo de simplona, lo de vulgar, lo de corriente y muchos calificativos más, dependen del color que le guste a cada quien, porque cada libro que lees en la vida, cada película que ves, cada obra que observas te tocará una fibra particular, lo importante es estar preparado para aceptar la emoción que te genera, así sea de repulsión. Creo que cuando algo tiene éxito o se convierte en popular, nos está diciendo un poco de lo que ocurre con el mundo. Que algunos no entiendan el exito del libro no quiere decir que sea menos, al final de día, el mundo siempre se ha guiado por modas,sino que lo digan los Templarios, los vampiros, el Santo Grial, los brujos, los zombies, el impresionismo, la ópera; el subconciente colectivo pareciera ser algo cierto y por lo visto le está encantando esas finas líneas que dividen al sexo y al amor

Gabriela dijo...

A mi me está encantando! Me acabo de comprar el libro y ya estoy enganchada! Me parece una historia apasionante. Recomiendo comprarla en Casa del Libro con un cupón de memimo, que te hacen el 5% de descuento. Dejo el enlace por si queréis aprovechar! http://bit.ly/descuentolibros

Angie O. dijo...

Estoy de acuerdo con Luli...
No lo veamos con ojos feministas, véanlo como una fantasía sexual y no creo que las fantasías sexuales sean "vainillas" siempre habrá algo prohibido en ellas... Al fin y al cabo no es real ya que nadie puede ser tan perfecto e Imperfecto al mismo tiempo.
Pero para los gustos los colores :)

Ignacio dijo...

Primeramente decir que no he leído el libro a pesar de que durante el verano no ha faltado cierta publicidad del mismo en suplementos, diarios etc. Y no lo he leído no porque no tenga la lógica curiosidad sino porque tengo otros libros esperando que me interesan más y no dispongo de todo el tiempo del mundo. Por ello agradezco la labor conciezuda de los críticos que nos guian en el inmenso mundo literario, señalando lo que, a jucio de ellos, son libros más o menos recomendables o interesantes de leer.

Anónimo dijo...

A mi me encantó soy adicta a 50 sombras y a su escritora, yo prefiero este libro a cualquier otro por ahí, a parte es un libro, teneis que pensar que no es como vivir una vida normal. En fin, yo le doy un 10 y teneis que vivir con que hagan la pelicula.

Iván dijo...

Ah, no, de ninguna manera. Me niego a vivir con que hagan la película.

Rocio dijo...

Pues estoy de acuerdo 100% con la opinión tanto de la autora de la crítica como la del anónimo que dice prácticar BDMS. Para las que lo defienden dejar claro que no son las prácticas sexuales en si de este señor lo que me escandaliza sino el machismo que muestra en el resto de su vida diaria. Una cosa es lo que alguien decida hacer en su vida sexual, los juegos o los roles que adquiera y otra muy diferente es el maltrato físico y psicológico al que se ve sometida la protagonista de este libro. Y que encima nos lo vendan como "porno para mujeres"....Me parece bastante fuerte la verdad. Este libro ni es porno (no es ni la mitad de explícito que cualquier libro de este género), ni tiene calidad literaria alguna ya que no puede ser más simplón. Y encima que haya mujeres que sueñen con estar con un hombre así sinceramente me preocupa.

Carmen dijo...

Yemila, mis felicitaciones. Me ha parecido una crítica magnífica.
Ya tienes una nueva fan :)

Solo una cosa a la gente que se siente tan ofendida con esta reseña: Que un libro te guste no quiere decir que sea bueno. Lo mismo que si un libro no te gusta, eso no lo convierte en malo (si fuera así, El Quijote sería una basura...)

Cada libro tiene su momento y su publico, y yo soy una defensora de los "libros malos", sencillamente porque a veces solo quieres entretenerte, o pasar el tiempo y quieres una lectura ligerita... pero que un libro te haga pasar un buen rato no lo convierte en una obra literaria. ¿Por qué os molesta tanto que no nos guste, cuando a nosotr@s no nos molesta que os guste?

Yemila dijo...

¡Muchas gracias por vuestros comentarios!

Anónimo dijo...

A las fanes de 50 sombras les recomendaría que lean literatura erótica de verdad. Libros donde también se describa (y mejor) lo que se siente al notar una erección inesperada, ja ja ja, pero sin la moralina conservadora de fondo. En la literatura como en la vida, hay gente exquisita y gente fast food. Este libro es fast food de lo peor. La exquisitez de una novela erótica no radica solo en que salgan pollas o esposas o hable de follar (por cierto, un sado súper light el que sale en el libro), la exquisitez tiene que ver con transgredir, y transgredir lo que se supone que es correcto, tener un verdadero sentimiento de rebelión. Una persona sumisa en el sexo puede ser muy insumisa en la vida (no es el caso de esta protagonista, típica mujer infantilizada). La gente que practica el sado de verdad no tiene por qué ser gente traumada, más bien suele ser al contrario, gente bastante saludable. En fin, lean El amante de Lady Chatterley o Histoire d'O, o ni siquiera hace falta algo de tan altos vuelos, vayan al estante de literatura erótica de su librería. Quizá se sorprendan al comprobar que lo que han leíso es bastante mierdoso.