miércoles, 19 de octubre de 2011

Saioa Olmo y Garikoitz Fraga: Vuelven las atracciones

Idioma original: castellano
Fecha de publicación: 2010
Valoración: muy recomendable

Yo, la verdad, no me acuerdo, pero siempre he sabido que Bilbao tuvo en tiempos su propio parque de atracciones. Me dicen que también estuve de pequeño, pero no guardo ni una sola imagen. Lo que he asociado siempre con el parque es la silueta de las pirámides rojas sobre el monte Artxanda, que pueden verse desde media ciudad. Siempre presentes, pero siempre inaccesibles. Porque, de hecho, el parque es inaccesible desde que se cerró en 1990, pero allí sigue, llenándose de óxido cada día. Por lo que sé, la Diputación lo utiliza como almacén, y poco más.
Enlace
Sólo durante un breve periodo de tiempo el parque recobró la vida de antes. Fue hace cuatro años, cuando la artista Saioa Olmo, junto a la productora de arte consonni, realizó una serie de visitas guiadas por el parque, mostrando al público un itinerario de atracciones ficticias que se elevaban sobre las ruinas de las originales. Así, la cervecería abandonada se convirtió en una nave espacial y el minizoo en la "Salvaje estampida". Entre la maleza y las estructuras oxidadas, los visitantes revivían su infancia o, simplemente, imaginaban una realidad diferente, más intensa e inocente.

Pues bien, hace poco se publicó un libro, editado también por consonni, que recoge toda esta experiencia. Estructurado en función del recorrido fantástico que seguían las visitas, en él se van mostrando un buen número de fotografías tomadas por los propios participantes, así como otras muchas imágenes de archivo. A esto se suman cuatro textos, de índole más teórica, que sitúan el proyecto en el marco de la llamada "exploración urbana" y reflexionan sobre la reveladora naturaleza de las ruinas contemporáneas. Este de la crisis es quizá un buen momento para pensar en lo que dicen de nosotros las ruinas que dejamos atrás: de nuestros sueños abandonados y nuestros anhelos insatisfechos. ¿Cuántas ruinas contemporáneas estaremos contemplando dentro de un año o de dos?