sábado, 15 de octubre de 2011

Dieter Richter: El Sur. Historia de un punto cardinal

Idioma original: alemán
Título original: Der Süden. Geschichte einer Himmelsrichtung
Fecha de publicación: 2009
Valoración: recomendable

Supongo que habréis visto en algún momento la última campaña de una marca de cerveza que dice eso de: "Todos necesitamos un poco de Sur..." Se supone que la cerveza en cuestión debe servirnos para degustar una pequeña porción de la libertad, el bienestar y la deshinibición que asociamos con el Sur. Tranquilos, todavía no me ha dado por ponerme a hacer publicidad gratuita, pero es que me viene perfecto para hablar de este libro. Porque, al fin y al cabo, ¿por qué se supone que tenemos que asociar libertad, bienestar y deshinibición con el Sur? ¿Por qué no con el Este o con el Norte?

Tenemos tan interiorizadas estas asociaciones que no nos damos cuenta de su carácter construido y convencional. Supongo que a la pregunta de arriba muchos habréis contestado: "Pues porque en el Sur hace bueno, vaya tontería". ¡Ajá, caísteis en la trampa! ¿Dónde exactamente hace mejor que dónde? El tiempo, claro, depende de las estaciones, de las latitudes y de muchos otros condicionantes. Sin embargo, nos empeñamos en hablar así, en general, del Sur cálido y el Norte frío. Muchos alemanes, por ejemplo, se sorprenden cuando se enteran de que en España también nieva. Bueno, ya ha quedado claro, ¿no? No insisto.

Lo que hace Richter en este libro es rastrear la historia del Sur en cuanto idea, es decir, recorrer los significados que se han ido solidificando alrededor de este punto cardinal. Y por si tenéis alguna duda, no, el Sur no siempre se ha entendido como un lugar de solecito y despiporre. Durante mucho tiempo existió el terror a las aguas ecuatoriales, por ejemplo, donde se suponía que el sol estaba tan cerca de la Tierra que el mar hervía. Luego vino el Sur como destino de exploración y conquista, algo que no terminó hasta el descubrimiento del Polo sur en 1912. Desde entonces en lo que andamos metidos es en su explotación turística.

Algo bastante curioso es que Richter habla desde una perspectiva alemana, lo que cambia bastante las cosas. Así, describe las peregrinaciones a Tierra Santa y a Roma como una de las primeras estaciones en la historia cultural del Sur. Desde España, claro, las peregrinaciones más bien se movieron siempre en el eje Este-Oeste (Jerusalén-Compostela); mientras que el Sur nos llevaría inmediatamente a la relación problemática con el Islam. También dedica bastante espacio a Italia, viaje obligado para todo artista y pensador alemán que se preciase, de Goethe en adelante. Richter maneja fuentes muy variadas, y nos va ofreciendo fragmentos originales para mostrar las diversas visiones del Sur. El método está bien, porque ofrece textos muy curiosos, aunque acaba cargando un poco tanta detención. Entretenido e ilustrador, en cualquier caso.