jueves, 18 de junio de 2015

Sara Mesa: Cicatriz

Idioma original: español
Año de publicación: 2015
Valoración: Muy recomendable

Últimamente estoy leyendo muchos libros escritos por mujeres (sí, soy perfectamente consciente de que no escribiría la frase contraria, "últimamente estoy leyendo muchos libros escritos por hombres), y me está pareciendo encontrar una línea estética común que une esta novela con La trabajadora de Elvira Navarro o con Por si se va la luz de Lara Moreno, y también, en otro estilo, con El límite inferior de Nere Basabe o (en un tono más juguetón) Modelos animales de Aixa de la Cruz. En la reseña de la novela de Nere Basabe hablé de crueldad; hoy, en relación con Cicatriz, creo que conviene más el término "crudeza".

La segunda frase de La trabajadora, en la que Susana dice que "Mi deseo se cifraba en que alguien me lamiera el coño con la regla en un día de luna llena" es un ejemplo extremo de esta crudeza. Y aunque Cicatriz no llega a ser tan explícita ni tan sórdida como esto, sí que se nota (o creo notarlo yo, por lo menos) un mismo distanciamiento, un antisentimentalismo en la forma de construir los personajes y contar la historia. Existen de hecho otras similitudes entre La trabajadora y Cicatriz: Sonia, la protagonista de Cicatriz, es una joven becaria que malvive gracias a un trabajo inútil en un archivo (en La trabajadora era una editorial), y que vive en la periferia de una ciudad. Para Sonia, como para la Susana de Elvira Navarro, internet es casi su única ventana al mundo, su única forma de entrar en contacto con otras personas.

Es a partir de aquí cuando las dos novelas se separan, y cuando la de Sara Mesa se eleva, al entrar de lleno en su verdadero tema: en la relación codependiente que se establece entre Sonia y Knut Hamsum (es un seudónimo, por supuesto), un hombre misterioso al que conoce en un chat sobre literatura, y que se empeña en enviarle libros, primero, y después ropa, perfumes o lencería que antes roba en tiendas y grandes almacenes. Extendida a lo largo de los años, esta relación adquiere un cariz de fantasía sexual (sin sexo) controlada por Knut, en la que Sonia acepta entrar por vanidad, por soledad o por aburrimiento.

Hay varios aciertos en Cicatriz que hacen que me haya gustado más, personalmente, que La trabajadora. Existe en esta novela una compenetración casi perfecta entre el tema, el tono y el estilo empleado para contarlo. La narración es sucinta, el estilo es escueto y sencillo, desnudo, acorde con una relación en la que los sentimientos de los personajes, si existen, están amortiguados u ocultos. También la estructura de la novela, que juega a adelantar acontecimientos para luego volver atrás y completar los huecos (o no, dejando que el lector los rellene por su cuenta) contribuye a mantener la atención y la tensión del relato.

Bien pensado, la historia que cuenta Cicatriz es bastante triste: dos seres solitarios, que no terminan de encajar en el mundo, se enredan en una relación que cuestiona los límites de las convenciones (la primera de ellas, la de la propiedad privada), que se satisfacen mutuamente durante un tiempo, y luego se engañan, se distancian, se reencuentran, descubren su insuficiencia y terminan por aceptarla. Pero todo ello está contado sin estridencias y sin dramatismos, hasta llegar al desenlace, que incluso transmite una cierta esperanza teñida de nostalgia.

Una buena historia, desasosegante pero muy bien contada. Por lo tanto, una novela muy recomendable.

También de Sara Mesa: Cuatro por cuatro

6 comentarios:

Gerardo Vázquez dijo...

Gran reseña. Tiene muy, muy buena pinta: breve, intensa, con pocos personajes, muy psicológica por lo que dices. Ese tipo de relaciones obsesivas son un tema muy atrayente, por todo lo que se puede derivar de ellas y también de la fantasía que se genera en las relaciones a distancia o virtuales, donde cuenta más lo que uno calla que lo que dice. Otra lectura anotada para este verano.

Alberto dijo...

Leída. Argumento chocante donde los haya, aunque quizás no tanto como 'Blitz', reciente novela de David Trueba; no obstante la de Sara Mesa me parece más 'redonda'. Como nombras obras escritas por mujeres diré que, sobre las dos que nombro, me parece superior 'También esto pasará' de Milena Busquets. En fin, sin que la novela llegue a marcarme creo que la historia perdurará en mi recuerdo por lo curioso que me parece el argumento y la no menos curiosa personalidad de los protagonistas.

rene orlando dijo...

Muy interesante la reseña. Knut Hamsun, gran escritor de principios de siglo pasado y Premio Nobel. Su obra Pan es insuperable.

Reve Llyn dijo...

Leído. Hoy, tercer día del año, tras tantos fastos y atragantamientos...una delicia (algo sufriente porque no es vacuo ni fácil) dedicar la tarde a Cicatriz.

Me ha enganchado la historia de principio a fin. Los personajes, la forma de comunicarse, las referencias a libros y autores, la soledad de nuestra sociedad, los cuestionamientos de lo que creemos cierto y esencial, la vanidad como resorte en las relaciones, los impulsos ocultos que nos mueven a actuar de una u otra manera...
Creo que es de esos libros aparentemente sencillos a los que les sigo encontrando sustancia mucho después de haberlos leído. Un gustazo. Gracias. Y otra vez feliz vida.

zumo de poesia dijo...

Leí los cuentos de "Mala letra" y sinceramente esperaba más de "Cicatriz". Es una historia original pero le sobran muchas páginas. Las listas de objetos y regalos robados por Knut para Sonia son pesadas, reiterativas, bostezables... con marcas de lencería y cosméticos para aburrir a las ovejas. Esta novela, aun no siendo muy larga, es un cuento estirado que se pierde por su extensión. Sugeriría a la autora que se centre en los cuentos, para los que está muy bien dotada y donde su maestría me parece innegable.

Mache dijo...



Hola!
Leí Cicatriz y me extrañó mucho, que Santi lo catalogue "Muy recomendable".
En fin, en lo personal, me pareció muy predecible, original en el sentido, de mandar por correo la variedad de artículos y prendas.
Estoy de acuerdo con la codependencia que se genera entre los dos, tiene sus partes originales y buenas; pero . Me gustan los libros que te aporten algo, que tengan más sustancia , màs trama , más intriga y Cicatriz no tiene ni siquiera buena literatura!
Saludos desde aquí !