domingo, 27 de septiembre de 2009

Toti Martínez de Lezea: El señor de la guerra

Idioma original: castellano
Fecha de publicación: 2001
Valoración: está bien

He de reconocer que la novela histórica no me gusta mucho. Leí varias hace años, sobre todo ambientadas en Egipto, y sí, Los pilares de la Tierra, su secuela, y a Marguerite Yourcenar (buenísima), pero no es un género que busque. La verdad es que tenemos una relación extraña pues de vez en cuando consigue caer en mis manos una novela que hace que me reconcilie con el género. Como esta, de una prolífica escritora vasca que ha encontrado en la novela histórica el gusanillo literario. Me la regalaron “porque sé que te gusta leer, y esta es una novela de una escritora de aquí que es muy conocida”, y, bueno, después de echar un vistazo a la trama, la leí.

Y me enganchó. Se sitúa a mediados del siglo XV, en un País Vasco asolado con las guerras de bandos. Las familias nobles se alineaban o con la facción de los gamboínos o con los oñacinos. Se defendía el honor de la casa y las apariencias jugaban un papel predominante.

Ya antes había habido enfrentamientos entre las familias, y ya antes se habían quemado casas y propiedades entre ambos bandos. Pero cuando en 1435 un joven señor de Butrón hereda las tierras de su padre, y su archienemigo, de la familia Abendaño hace lo propio con sus tierras, la lucha se encarniza. Un maestro armero crea nuevos ingenios que provocan mayores daños e inclina la balanza; dos jóvenes del pueblo llano son obligados a ser pareja y ven sus vidas dirigidas por los caprichos de los nobles.

El nivel de destrucción mutuo llega a tales extremos que parece que está llegando la hora de poner fin a la lucha de bandos. Los reyes, que pasaban por alto los enfrentamientos y les dejaban hacer, se están planteando acabar con ellos.

Una novela amena, bien escrita y con personajes que atraen al lector. Vida y muerte de nobles y campesinos, de señores de la guerra e ingeniosos herreros. Entretenida, pasarás un rato agradable. Y si te gusta la novela histórica, te encantará.