martes, 8 de septiembre de 2009

Ken Follet: Un mundo sin fin

Idioma original: inglés
Título original: World Without End
Fecha de publicación: 2007
Valoración: muy recomendable

Esta es la segunda parte de Los pilares de la tierra, pero no hace falta leerla para seguirle el hilo. La acción se sitúa en el mismo pueblo que la primera, Kingsbridge, doscientos años después, en 1327. Cuatro niños viven una experiencia que marcará sus vidas y las relaciones entre ellos a lo largo de toda la novela.

¿Mejor o peor que la primera? Similar. Entretenida, interesante y con un trabajo de documentación histórica bastante riguroso. Quizá de lectura más rápida que la anterior, porque recuerdo que algunos pasajes de Los pilares de la tierra podían resultar un poco lentos. Sin embargo, en este libro no ocurre. La acción es trepidante y te encuentras devorando sus cientos de páginas en pocas horas.

Curiosidades. El personaje de Caris, una joven que quiere ser médica, en un mundo que no se lo permite, y las luchas que mantiene por defender sus inquietudes. Por supuesto, no llega a defender la igualdad de la mujer, pero Follet nos muestra las alternativas, aquellas cosas que sí se podían hacer y que nos liberaban un tanto de esa opresión. Opresión que estaba fuertemente protagonizada por la Iglesia. Digamos, sutilmente, que el autor no da una imagen ni buena, ni idílica, de la influencia que la Iglesia ejercía sobre las poblaciones que ya tenían una burguesía que quería cambiar el centro de producción tanto de ideas como de materiales.

Otra curiosidad: Ken Follet tiene una estatua en Vitoria, sí, sí, pues se basa en la catedral de Santa María para su libro, y pasó tres años junto a la Fundación de la Catedral . De hecho, quiso que la foto de la contraportada se la sacaran en la catedral, y así ha sido.

Ahora que ya entramos en septiembre y se pasaron los calores de agosto, esta es una lectura muy recomendable.

2 comentarios:

escalerasytoboganes@gmail.com dijo...

¿Cómo puede ser qué no tengáis reseña de “los pilares de la tierra” en el blog? :O
Es cierto que ambas novelas se parecen, pero no sé porqué a mí me gustó más la primera. Quizá por el hecho de haberla leído en primer lugar y haber disfrutado de esa primera impresión.
Ambas son novelas muy extensas, pero precisamente por eso tienen de todo: desde las intrigas de la corte real hasta los problemas del último campesino del priorato. Y por supuesto, las historias de amor de Aliena y Jack o Caris y Mertin.

galgata dijo...

Pucha, a mí me gustó mucho la primera y, cuando la terminé, me dijeron que esperara un tiempo para leer la segunda, porque la disfrutaría más, PERO AHORA SE ME OLVIDARON TODOS LOS PERSONAJES, jajaja. Excepto la mujer intrigante con la partidura en forma de pico de gallo (me acuerdo hasta de la descripción).