martes, 1 de septiembre de 2009

Herman Hesse: Demian

Título original: Demian
Idioma original: alemán
Fecha de publicación: 1919
Valoración: muy recomendable

Emil Siclair nos cuenta en primera persona cómo se debate desde niño entre dos polos: el mundo de la luz y el bien, y lo que siente como ocuridad y mal. Este doble sentimiento le lleva a ser amigo de Kromer, un joven malvado que que le atormenta y hace con él lo que quiere, pero que, aún a pesar de ello, le lleva a Emil a seguir siendo su amigo. Hasta que conoce a Demian, un compañero de colegio. Este personaje aparece como joven maduro, recto, espiritual y enseguida se hace amigo inseparable de Emil, que se aleja de Kromer.

A partir de aquí, el joven Sinclair comienza un camino de autodescubrimiento. Hesse nos muestra el paso de la niñez a la adolescencia, con los cambios importantísimos que aparecen durante esos años y con las elecciones que marcarán el futuro de los jóvenes, según se guién por una persona u otra. Emil es tímido y aún tiene que descubrir su verdadera personalidad. Esa bipolaridad subyacente desde la infancia marca sus decisiones. Hasta que aparece el guía, el consejero, el que le ayudará en su formación.

Una novela de formación para guiar a los jóvenes en su momento de búsqueda, de preguntas y de inquietud. Como siempre, Hesse nos traslada a un mundo de autoconocimiento espiritual donde lo místico se convierte en el eje que dirije la novela. Sus personajes se pierden, o están perdidos, e intuyen que debe haber un camino de salvación, de luz y positividad, pero han de recorrer un trayecto duro para llegar a alcanzarlo. Eso sí, si consiguen alcanzarlo, serán liberados. Aunque no todos lo consiguen. ¿Lo conseguirá Emil Sinclair?

13 comentarios:

VaniadA dijo...

Nunca comprenderé por qué este libro suele gustar tanto, llegando a ser el de cabecera de unos cuantos... lo lei a regañadientes, esperando encontrar lo que los demás parecen encontrar. Quizá fue culpa de la traducción, tan cursi, o quizá me desmotivó el hecho de que la edición era tan antigua que cada tres por cuatro se me caían las hojas al suelo. En fin, espero reunir fuerzas para darle otra oportunidad dentro de unos años...

Santi dijo...

A mí la verdad es que Herman Hesse me decepcionó bastante. Recuerdo que cuando entré en la universidad no lo conocía, y allí descubrí que era un autor de culto sobre todo en cierto ambiente alternativo-místico (filología, filosofía, los raros del Taller Literario...). Me leí El lobo estepario, Siddartha y Demian, pero ninguna me atrapó ni me cautivó.

Hace poco releí El lobo estepario y me pareció que se había quedado bastante desfasado, la verdad. No me atrevo a releer las demás, por miedo a lo que pueda pasar...

John Dumb Bear dijo...

Independientemente de lo decepcionante o no que sea el libro, al acabar la reseña me han entrado ganas de leerlo.
Aunque admito que me ha sorprendido que haya jóvenes que busquen una respuesta espiritual en la bibliografía de Hesse. ¿No estaba él más perdido que nadie? ;D
Sería como leer a Nietzsche a los quince años cuando empiezas a dudar de la existencia del Dios más humano (esto no es un piropo precisamente) perteneciente a la religión más incoherente: el barbudo y cachas dios cristiano. :D

Nio dijo...

Para mi es un gran libro, aunque no de los mejores de este autor, pero creo que sirve para entender de sobremanera lo que Hesse nos quiere decir a la largo de toda su bibliografía, que es la dualidad, el desarrollo personal entre los dos polos, lo que nosotros queremos y lo que el mundo quiere para nosotros. Pero no basta con saber eso, sino que hay que entenderlo y practicarlo.
Y bueno, para los que les guste el libro y no han leido los otros de Hesse, pues leanlos, además la bibliografia de Hesse no es tan extensa pero si rica en contenido y sentimiento.

Anónimo dijo...

El que cree que es cursi, que se dedique a las novelitas pedorras que venden por ahi. Es un libro muy profundo y ententenido para el que tenga algo de entendimiento. NO es para superficiales ni gente que entiende solo lenguaje burdo , ni tampoco para gente irreflexiva. Se nececita un poquitito de cerebro y espiritualidad para leer a Hesse

Santi dijo...

Anónimo, te has lucido en tu comentario: para empezar el adjetivo "cursi" se refería a la traducción, no al libro; para seguir, alguien que encuentre "cursi" esta novela, con esas novelas "pedorras" que dices le parecerán más ñoñas que un oso amoroso disfrazado de barbie. Y para terminar, qué falacia más fácil esa de "si no te gusta Hesse es porque eres un superficial": está claro que Hesse no es un escritor simplón de tres al cuarto, pero eso tampoco quienes no lo aprecien es porque no lo entiendan. En mi opinión, como digo en un comentario, sus novelas son muy de su época, y desde una perspectiva actual (esta es mi opinión, claro) resultan demasiado naïves y autocomplacientes.

contracorriente sinrumbofijo dijo...

Bonita reseña, Sonia. A partir de ahora seguiré este blog que acabo de descubrir gracias a Hesse ;-)
http://nomegustalapoesiadehoy.blogspot.com.es/

ASR dijo...

Este es mi libro favorito, se debe saber de psicología y ser alguien solitario, soñador y a la vez autocrítico para comprender la belleza de las letras de Hesse

Anónimo dijo...

Bueno, para mi este es libro dentro de todos los que me dan a leer en el colegio es bueno. Por lo que entiendo, nos intenta mostrar dos mundos como leí en un comentario anterior, donde se puede encontrar el bien y el mal, donde estos dos mundo lo vive Sinclair en su infancia, en esos mundos se encuentra el mal, que podía suceder al ser amigo de Franz o simplemente ser un niño corriente, y es ahí cuando realmente conoce a Max Demian y se hace muy amigo de él. Max le comienza a esenseñar una vida donde uno tiene que seguir a su corazón y a su cerebro, hacer lo que uno quiere, no lo que el resto o la familia quiere. También se puede observar como las influencias pueden ser tan importantes en nuestras vida, claro, dependiendo de la influencia, pero, si Sinclair no hubiese conocido a Demian? que hubiese ocurrido con la vida de Sinclair? alomejor hubiese sido una gran niño y más estudioso de lo que era, alomejor, hubiese sido un ejemplo de familia o algo mejor o peor, pero sin embargo, Sinclair se dejo influenciar con Demian, dejando así a su familia de lado, donde solo le importaba a el la señal de Caín o el dios Abraxas, perdiendo a su familia, no logrando hacer amigos en la universidad, etc. En fin, el libro para mi es bueno, y a partir de los comentarios creo que es bueno entenderlo con tan solo 15 años, de mi parte se los recomiendo, Herman Hesse nos quiso mostrar al mundo desde otra perspectiva.

Anónimo dijo...

Hola, me llamo Lara y la verdad que estoy de acuerdo con muchos de vosotros. He buscado opiniones de este libro de Hesse porque mientras lo leo me sorprende la falta de conexión entre parágrafos. También me pregunto si la traducción es tan mala que estropea el msimo libro, pero puede ser que Hesse no haya estado para mi tan bueno aquí. Leí Siddhartha y me gustó mucho... Me sabe mal no haber conectado bien con Demian... Creo que no entenderé nunca qué ha gustado tanto a algunos..

Diego dijo...

La mejor novela de Hesse es Narciso y Goldmundo.

Diego dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
José Ato dijo...

"El Lobo Estepario" fue el primer libro que leí de Herman Hesse, luego vino "Siddharta / bajo las ruedas / Demian / El ultimo verano de klinsgor etc... empecé a leerlo en los años 70, con quince años mas o menos, y a esa edad Herman Hesse encaja perfectamente.