domingo, 19 de noviembre de 2017

Alan Moore & Dave Gibbons: Watchmen

Idioma original: inglés 
Título original: Watchmen
Año de publicación: 1986-87  (capítulos seriados); 2007 (libro)
Traducción: Raúl Sastre (capítulos) - Ana Calvillo (textos finales)
Valoración: muy, pero que muy recomendable

Vamos hoy con un clasicazo donde los haya del cómic de superhéroes; mejor dicho, el cómic de superhéroes definitivo, el que sirvió de epitafio y requiescat in pace para todo el género; el que lo llevó hasta fuera de sus límites y cerró la puerta; el Ulises de los tebe... Bueno, vale, igual estoy exagerando un poco. Y tampoco ha sido el último cómic del género de capa y mamporro, ni mucho menos, pues en décadas posteriores ha conocido un auge importante, aunque quizás más gracias al cine que al papel impreso. Pero lo cierto es que Watchmen representó en su momento no ya un "hasta aquí hemos llegado", sino sobre todo la posibilidad de que el género diese un salto hacia delante en profundidad y complejidad narrativa. Moore y Gibbons marcaron un hito, vaya.

La historia, ya desde el comienzo, descoloca bastante: en 1985, en un distópico y ucrónico Nueva York (es interesante saber que Alan Moore comenzó el guión en el emblemático 1984... al tiempo que, en Berlín,  Margaret Atwood escribía su propia y muy distinta distopía), alguien parece estar acabando con los antiguos justicieros enmascarados, fuera de la circulación por ley desde 1977. El único que aún actúa por su cuenta, el enigmático y categórico Rorschach, decide investigarlo, al tiempo que avisa a sus antiguos colegas, ya retirados o trabajando para el Gobierno. Mientras tanto, la guerra fría entre EEUU y la Unión Soviética está experimentando una escalada de tensión que parece abocar a la guerra termonuclear; el único elemento disuasorio para que evitar el desastre es, precisamente, la presencia, en el bando americano, del Dr. Manhattan, el único verdadero superhéroe, en realidad, pues es el único con poderes suprahumanos y que, de hecho, le convierten en una suerte de dios, pues puede modificar la materia a su antojo (los demás  justicieros no pasan de ser tipos disfrazados). 

A partir de aquí asistimos a un despliegue metanarrativo más propio -al menos hasta entonces- de la novela postmoderna que del cómic de consumo rápìdo por más que las editoriales del género hayan acabado por desarrollar sus propios "multiversos", etc...): durante toda la primera mitad del libro -es decir, seis capítulos de doce- conocemos a los personajes, su idiosincrasia, circunstancias y obsesiones, su "vida civil" -si es que la tienen-, sus secretos, ya sean referidos a su intimidad o a los "servicios" prestados como héroes, quienes fueron sus antecesores -los, irónicamente, conocidos como Minutemen-, que ha sido de los supervivientes de esa primera generación, etc... Por resumir: una auténtica deconstrucción del arquetipo "superheroico". Aderezado, además, con un buen aliño de la llamada metaficción: al final de cada capítulo encontramos extractos de libros, informes policiales, reportajes periodísticos, entrevistas... incluso un "cómic dentro del cómic": un tebeo de piratas de lo más escabroso (y que muy bien pudo inspirar la saga de Piratas del Caribe). Por no olvidar las maravillas narrativas que son los capítulos V y VI: en cuanto a composición gráfica el primero, pues es absolutamente simétrico (!) y en cuanto al guión el otro, un alarde existencialista a base de saltos temporales y fundamentado en la teoría de la relatividad del tiempo y el espacio, la física cuántica y vete a saber qué otras cosas más sólo compresibles por Sheldon Cooper y su panda de amiguetes... que yo soy de letras (aunque lo mismo da: es toda una gozada leerlo). En la segunda mitad del libro, aunque se mantienen muchos elementos, la historia deriva más hacia la de unos superhéroes, bien que bastante sui géneris, que deben cumplir una misión para salvar al mundo y todo eso...

En todo caso, el gran tema del que trata Watchmen es, cómo no, la dicotomía entre el bien y el mal y, más aún, una reflexión sobre la mejor actitud para enfrentarnos a este último (¿a alguien le suena este dilema?). Cada uno de los componentes del grupo parece adoptar un posicionamiento distinto al respecto: desde la intransigencia maniquea de Rorschach al "despotismo ilustrado" de Ozymandias, al tiempo que el Comediante y el  Dr. Manhattan no ven diferencia alguna entre hacer el bien o el mal, aunque uno de ellos opta por dar rienda suelta a sus bajos instintos, mientras que el otro lo que siente es un cada vez mayor distanciamiento hacia una Humanidad de la que quizás ya no forme parte... Por último, Búho Nocturno y Espectro de Seda representan al común de los mortales, a la mayoría de las personas que nos debatimos entre las buenas intenciones, la impotencia y la más general desidia.

No me enrollo más: aún podría extenderme sobre la impronta derechista (por no decir ultra) de estos supuestos héroes enmascarados, sobre los recursos semióticos presentes en el cómic (no deja de ser una obra de los 80) o la visión crepuscular del género, característica de todo fin de época... Pero lo mejor es que quien esté interesado, y espero que sean muchos, deje de leer esta reseña y se ponga a buscar el libro o os cómics originales. No se van a arrepentir.

Nota para los muy fans (o que quizá no lo sean tanto): Amén de que HBO está preparando una serie sobre esta obra, DC Comic va a publicar en muy breve una especie de  secuela de esta Watchmen, titulada Doomsday Clock, con la aparición de algunos personajes como el simpático Rorscharch, relacionándolos con el resto de superhéroes del "multiverso DC". Sin guión de Alan Moore, por supuesto. ¿Era necesario? No. ¿les importa un carajo que no lo sea? Tampoco. ¿Harán luego otra peli, serie de televisión o lo que sea? Probablemente. ¿La pela es la pela? Aquí y en Tombuctú... (¿Era necesaria una continuación de Blade Runner? Pues lo mismo)

Éste ya se lo está empollando,  por si acaso



Otras obras de Alna Moore reseñadas en Un Libro Al Día: V de Vendetta




12 comentarios:

Lupita dijo...

Hola, Juan:
Últimamente estoy devorando cómics actuales, lo que se llama novela gráfica, vamos. Este de Watchmen lo he visto mil veces, pero es que yo no he podido nunca con los cómics de superhéroes tipo Marcel, y eso que he devorado todo lo demas: TBo, pumbi, Spirou, DDT..Solo no he podido nunca con los superhéroes ni con Tintín, que me aburre mortalmente. Bueno, mejor dicho, hay un superhéroe que me enloquece: Superlópez..jaja
Después de tu halagadora reseña quizás le de una oportunidad..
Por cierto, estoy muy sorprendida con el cómic actual. En un mundillo editorial donde se publica tanta novela chorra y poesía de medio pelo (ejem), en el cómic se está depositando un talento abrumador.
Un saludo

Oriol dijo...

¡Hola, Juan! Muy buena reseña. A mí, personalmente, me encanta este cómic. Creo que ha sido bastante malinterpretado a menudo; ni la película Zack Snyder ni otros cómics que parecen seguir su estela en lo de deconstruir el género (Kick Ass, por ejemplo) han acabado de comprenderlo. Quizás por esto, y no solamente por el cine, el género sigue vivo sin profundas modificaciones.
Aquí debo hacer mención honorífica a Batman: The dark knight returns. Esta obra sí que es bastante similar: plasma con acierto, precisamente, al superhéroe como portador de un estandarte político abrumador, como un paranoico casi fascista...

El Puma dijo...

Amigo Juan, lo has logrado una vez más.
No soy lector de comics. Se muy poco de su historia, aunque como padre de un adolescente vengo de años de ver las películas de superhéroes, ya sea los de Marvel o los de DC.
En consecuencia, leí tu entrada con relativo interés, hasta que llegué a la pregunta fatídica: era necesaria una continuación de Blade Runner? Y mi respuesta es: tal vez no, pero 2049 está tan bien hecha que concluyo que suma y no que resta. Visualmente asombrosa, una historia interesante y bien resuelta, buenas actuaciones (tal vez la mejor de Harrison Ford en los últimos 25 años). Puede haberle faltado alguna escena memorable, como "tears in the rain", pero le hace honor a la original.
Perdón por la disgresión, pero como no hay un blog "Una película al día" me despacho por aquí.
Un cordial saludo desde las pampas!

Gabriel Diz dijo...

Gran reseña Juan aunque no pienso leer el cómic......jajajaja. Intenté con Sandman y me aburrió bastante. Respecto de Blade Runner la verdad podrían habernos evitado el bodrio...
Saludos

PD: Que a Ryan Gosling le avisen que los personajes pueden expresar sentimientos!

sanba dijo...

Gabriel Diz, si te aburrió Sandman, Watchmen es tu comic!!!!! Saludos cordiales

OUTSIDER dijo...

Ojo que no podría haber una secuela donde apareciera Rorshash, por razones obvias, lo que si podría haber, son la precuelas que se han publicado también.

Juan G. B. dijo...

Hola a todos y perdón por retrasarme con los comentarios, que luego se me acumula la faena...(¡cuántas cosas!):
Por orden: Lupita, yo te aconsejo este cómic aunque no te interese nada el género de superhéroes, precisamente, porque es bastante distinto a los demás (sin dejar de ser una obra de ese género o subgénero). Por otro lado es verdad que en el mundo de la historieta o de la novela gráfica no dejan de aparecer propuestas interesantes, como se suele decir. Modestamente, en este blog tratamos de que algunas lleguen hasta quienes nos suelen leer.
Oriol; creo que la versión de Batman de Miller es de la misma época que éste cómic, más o menos...supongo que había en el aire una revisión del género. Por otro lado, Moore, junto con Brian Bolland, también tiene su propia "batmanada", con "La broma asesina"

Juan G. B. dijo...

Bueno, yo sigo:
Estimado Puma, siento disentir contigo en lo de Blade Runner 2049. Estoy de acuerdo en que visualmente es magnífica e incluso supera a la primera (aunque en mi opinión debe demasiado a la éstetica de ésta...han pasado 32 años, se supone, pero no lo parece). pero me resultó totalmente innecesaria: no me aportó nada que no estuviera ya en la original, excepto la sensación de que Business es business... En cuanto a la interpretación, me parece más meritoria la de Ryan Gosling.... o mejor dicho, la labor de quien le asesore para escoger los papeles, que suelen sacar el máximo partido a su inexpresiva cara de acelga. En fin, está claro que yo la vi con unas expectativas demasiado altas, comparándola con la primera, luego seguro que soy injusto...pero, sino querían comparaciones, ¿para qué diantres la han hecho?
En cualquier caso, gracias por la idea de "Una película al día"... sería cuestión de pensárselo. de momento, ya tenemos (o tiene Francesc, que es quien lleva casi todo el peso del mismo), un proyecto hermano de éste que es, como tal vez ya sabéis: http://undiscoalasemana.blogspot.com.es/

Gabriel, sólo te puedo repetir las palabras del siguiente comentarista (gracias, sanba). Creo que Watchmen no te aburriría para nada.

OUTSIDER, no sé si la nueva serie relacionada con Watchmen es una secuela propiamente dicha...creo que se trata más bien de relacionar a diversos personajes de éste cómic con los demás de la "cuadra DC". De todos modos, en efecto existen también una serie de cómic (sin guión de Moore, e incluso con su desprecio) titulada "Antes de Watchmen", que cuenta las aventurillas de unos y otros antes de esta obra que reseñamos hoy.
Sin más, un saludo a todos y muchísimas gracias por vuestros comentarios y vuestra benevolencia hacia la reseña. ¡Así da gusto! :D

Diego Ariel Vega dijo...

Me gusta mucho que incluyan novelas gráficas cada tanto. Les recomiendo "Daytripper" de Fabio Moon y Gabriel Bá y "Blacksad" de Juan Díaz Canales y Juanjo Guarnido. Dos joyitas del género que no se deberían perder. Saludos

Juan G. B. dijo...

Hola, Diego: pues no los conocía pero me los apunto... ¡Muchas gracias! : )

Lupita dijo...

Yo me atrevo a aconsejar obras españolas que quizás conozcáis: todo Paco Roca, por supuesto, pero me ha fascinado "Dublines", sobre la vida de James Joyce, de Alfonso Zapico. Del mismo también está "La balada del norte", en 2 volúmenes. De lo mejor que he leído en mucho tiempo. Me reconozco como lectora voraz de cómic.
Un saludo

Juan G. B. dijo...

Hola Lupita: de Paco Roca sí que he leído y reseñado varios trabajos, y me encanta, claro. "Dublinés" no lo conozco, pero hace no mucho leí "La niña de sus ojos", de Mary & Brian Talbot, que trata, en parte, la vida de Lucía Joyce, la hija de James Joyce, así que también de la vida de éste, en cierto modo.
"La balada del Norte" me tienta , pero no he querido leerla, precisamente por el buen sabor de boca que me dejó "Los surcos del azar", aunque el cómic de Roca trate de la II G. M. , en realidad. Ya veremos si me animo...; )
En todo caso, muchas gracias por las recomendaciones y el comentario. Un saludo.