jueves, 4 de agosto de 2016

Ana Rossetti: Señales y muestras (Antología 1980-2016)


Idioma original: Español
Año de publicación: 2016
Valoración: Está bien

Los que dejamos de estudiar literatura en el instituto nos quedamos, practicamente, con la idea de que la poesía española terminaba con la generación del 27. Alguno con un profesor más osado quizá descubrió que existían Ángel González o Blas de Otero, por ejemplo. Pero a partir de ahí, la nada.

Y es una lástima. Porque luego uno, a base de penosos esfuerzos, descubre que después de esa “generación del 50” hubo una poesía de corte más “culturalista” encabezada por Gimferrer o por Félix de Azua. Y tirando del hilo, descubre que como reacción a ese culturalismo, una serie de poetas, nacidos en los 50 y en los 60, recuperaron una orientación más social, más humanista, más existencialista en la poesía española.

Ejemplos de estos poetas serían Luis García Montero, Blanca Andreu, Jorge Riechmann o Ana Rossetti, de la que hoy venimos a hablar. Y lo hacemos a través de una breve antología, titulada "Señales y muestras", que recoge poemas de sus obras, desde el ya lejano 1980 hasta la actualidad. Se incluyen, además, algunos inéditos y poemas infantiles.

Centrándonos en sus obras para adultos, encontramos variados temas, como ejemplos de la vida cotidiana (Los devaneos de Erato, 1980), el erotismo y la sensualidad (Indicios vehementes, 1984), los recuerdos de infancia y el misticismo (Devocionario, 1985), la memoria y el recuerdo (Yesterday, 1988) o el amor (Punto umbrío, 1995 y Llenar tu nombre, 2008)En la gran mayoría de los poemas huye de las formas clásicas, recurriendo a la poesía en prosa.

A la hora de elegir, personalmente, me quedo con los poemas de "Devocionario". El criterio, para profanos en la materia como yo, no puede ser otro tan simple como que son los que más me han llegado. Imagino que habrá sido por la temática y por las imágenes que sugieren. Sin más.

En cualquier caso, más allá de inclinaciones personales, esta antología puede ser una interesante manera de acercarse a esas generaciones de poetas españoles casi ignorados por el "gran público". Porque hay vida en la poesía española contemporánea.