domingo, 7 de agosto de 2016

Aleksandar Hemon: Cómo se hizo La guerra de los zombis


Idioma original: inglés
Título original:  The making of Zombies war
Año de publicación: 2015
Traducción: Eduardo Jordá
Valoración: recomendable

No sé si recordaréis cierta película primigenia de Martin Scorsese, After hours, cuyo título tradujeron (o interpretaron) por un nefasto "¡Jo, qué noche!". La cosa iba de un tipo (interpretado por un actor del que poco más se supo llamado Griffin Dune) al que una salida nocturna se le complicaba. Hasta un punto extraordinario. Sí: Scorsese tiene películas mejores.

A Joshua Levin, protagonista absoluto de Cómo se hizo La guerra de los zombis le pasa algo parecido. Él es un guionista que vive en Chicago. Escribe guiones que quedan ahí, en las profundidades de un disco duro, en las sinapsis cerebrales, en el limbo, porque lo que es una película (una película posible) sobre alguno de ellos, no parece que vaya a hacerse. Mientras, como tantos a la espera de que la humanidad entienda su genialidad, malvive de dar clases de inglés a extranjeros. Entre ellos Ana, atractiva mujer bosnia que desperdicia los estudios de su país de origen atendiendo una tiendas de chocolate donde es acosada por la propietaria. También está Kimiko, novia japonesa ultra cool de la que Joshua duda: ha hurgado en los cajones de su casa, justo unos días antes de recibir la propuesta de irse a vivir juntos, y ha encontrado unos juguetitos sexuales que no le cuadran demasiado. Joshua desconfía y da un paso en falso. Se acuesta con Ana, tentación irresistible que viene con sorpresas: Alma, una hija adolescente, y Esko, un patibulario segundo marido, que a la sazón demostrará no andarse con mucha broma. Un desliz lo tiene cualquiera, pero el de Joshua resultará monumental. Por suerte cuenta con la ayuda de Stagger, casero que se impone como amigo, propietario de una katana, veterano de la Tormenta del Desierto y metepatas aficionado con serias aspiraciones a la profesionalidad. Y lo que parecía ser una reflexión acerca de la inspiración y sus mecanismos toma un rumbo algo discordante.
Es justo en ese momento cuando creo que a Hemon su  novela se le escapa un poco de las manos, por cierto.
Hasta ahí la narración andaba por el ameno camino de la novela casual con regusto moderno donde el mundo convencional coquetea con el lado salvaje. Y hasta ahí la cosa era más o menos creíble. Pero a partir de ahí todo vínculo con lo posible vuela por los aires y Hemon (que ya ha puesto un poco a prueba nuestra paciencia con esa narración en paralelo, La guerra de los zombis a que hace mención el titulo no es más que lo que debería ser un guion "definitivo") toma un camino de acción y confusión que remata con un extraño movimiento final: la narración real pasa al plano imaginario y viceversa. Lo cual no malogra los logros iniciales de la novela, pero sí empaña su brillantez en conjunto.

5 comentarios:

Montuenga dijo...

Hola
Pues... casi, casi, le das el Recomendable con reparos que le Di yo a Él proyecto Lázaro aquí:
http://unlibroaldia.blogspot.com.es/2013/02/aleksandar-hemon-el-proyecto-lazaro.html?m=1
Saludos

BEATLE ZU dijo...

Me llama la atención el titulo y todo, el otro día estuve casi casi por comprarlo pero a ver si pronto me hago con él ;) gracias por tu reseña

Francesc Bon dijo...

Divertido y con muy buen arranque, pero el desarrollo es mejorable. Gracias por los comentarios.

GGN dijo...

SPOILERS
Yo soy un incondicional de Aleksandar Hemon, pero el final de esta novela me ha dejado confuso. Aunque los finales de Hemon suelen ser así de raros, la verdad. No sé qué pensar de ese "extraño movimiento final" del que hablas en la reseña ni cómo interpretar la conclusión de la novela. El conjunto de ambas ficciones (novela y guion) parece "simplemente" una reescritura del Éxodo. En cambio, el desarrollo de la obra me gusta: el alocado cambio que da la vida de Joshua, los personajes y escenas extravagantes...

Francesc Bon dijo...

A mí esa cuestión final me enturbia mucho el desarrollo del título. hasta me hace poner en duda el tono del desarrollo inicial.