martes, 20 de mayo de 2014

Colaboración: Pulphead de John Jeremiah Sullivan

Idioma original: Inglés.
Título original: Pulphead
Año de publicación: 2011
Valoración:
recomendable.

Ensayo periodístico, extenso, lucido e inteligente. Referencias como David Foster Wallace funcionan para tener una idea de lo que es Pulphead, pero sólo por la falta de referentes de quién la reseña escribe. Sin ser una pieza de literatura sublime, el libro se revela como un objeto muy recomendable por un carácter propio del género trabajado, el ensayo periodístico, y por el contenido de los artículos de Sullivan.

La centralidad de la música es el elemento a tener en cuenta a la hora de valorar esta colección de artículos como accesible a cualquiera que no tenga especial interés en la literatura. Hay piezas en torno a Michael Jackson y Axl Rose - en esta se menciona una graciosa anécdota que ocurre en Bilbao - y sobre Bunny Wailer, integrante de The Wailers, en la que se profundiza en la cultura Rastafari y la cultura de violencia política y mafias en Kingston. El rock cristiano y la forma que tiene Sullivan de acercarnos a dicho fenómeno, quitándonos los prejuicios hacia las personas que disfrutan de este tipo de música, es otra pieza a tener en cuenta. A otra categoría pertenece el que versa sobre la música blues de antes de la guerra mundial: la búsqueda del grial moderno en forma de canciones imposibles de encontrar, la necesidad de la filología para entender una letra de blues y el misticismo que emana de los objetos de colección en los que se han convertido las canciones que sobreviven en un solo vinilo en todo el mundo son los ingredientes que hacen del artículo algo especial.

Reflexiones in situ sobre el Katrina, sobre la movilización política que genera el Tea Party e incluso sobre el Gran Hermano americano y su industria periférica en forma de ex-integrantes haciendo apariciones en discotecas son otros de los temas incluidos, que junto a los artículos sobre música conforman el universo de lo Pulp. Los datos tienden a ser interpretados hacia un análisis del estado de la cultura en los EE. UU., facilitando que todos los artículos puedan ser leídos como una única pieza: el relato periodístico de la cultura popular americana.

Lo más interesante tal vez sea la perspectiva que Sullivan consigue trabaja en la mayoría de los casos: seguir la historia desde dentro, experimentarla y sumergirnos a los lectores en ella mediante la descripción de los sucesos desde el lugar en el que ocurren hasta llegar al punto de inflexión en el que el periodismo pasa a ser relato, y no porque se convierte en ficción, sino por que adquiere la magia de la narración literaria.


Firmado: Paulo Kortazar

1 comentario:

Anónimo dijo...

A mi me gustó mucho este libro de crónicas, y lo recomiendo a todos los amantes de lo americano, entre los que me encuentro. JJ Sullivan es capaz de hacer entretenidas historias que, en condiciones normales, resultarían un poco anodinas.

Por cierto, ¿existe algún equivalente a JJ Sullivan, Joan Didion, etc. en nuestra lengua?

Gracias y un saludo a todos.