miércoles, 8 de septiembre de 2010

D. H. Lawrence: El amante de Lady Chatterley

Idioma original: inglés
Título original: Lady Chatterley's lover
Fecha de publicación: 1928
Valoración: Muy recomendable

Hoy toca Crítica Minimalista, aunque tamaña obra no lo merece, qué se le va a hacer, pero es que hoy me apetecía hacer una Crítica Minimalista y aquí estoy, dispuesto a hacerla, aunque debería ahondar más en la obra, describir con detenimiento a sus personajes y mencionar sus impecables retratos psicológicos a conciencia... Tampoco estaría de más escribir que la trama está llena de matices, que el lenguaje luce muy cuidado aunque directo y sin complejos, y que el autor la armó buena en la época con tanto sexo explícito y liberalismo, y presentando el erotismo y la pasión física, por primera vez, desde un punto de vista femenino...Pero venga, que me pongo ya, en serio, que esto de minimalista, por ahora, nada de nada...
La protagonista es Constance. Se ha casado con un militar. El militar va a la guerra, le hieren muy malamente y se queda paralítico de cintura para abajo. Constance le cuida, pero al final, contratan a una enfermera. Constance se aburre, y deambula por las cercanías de su bonita casa de campo, y así conoce a un apuesto y varonil guardabosques e inicia un apasionado romance con él. Mientras tanto, sigue reuniéndose con su marido y su cuadrilla intelectualoide para veladas de lo más divino en las que charlan de libros y cosas super cultas. Y un día, su marido va y le dice que quiere tener hijos, pero que a lo mejor el buen hombre es incapaz, y entonces Constance piensa en tirar del guardabosques, y a su vez, hay otro tipo por ahí encaprichado de Constance, que también podría ser papá, y bueno..., que el engaño a dos bandas está servido.
Ya está. La reseña minimalista. Lástima que no sea más maximalista. Hablaría más del escándalo que generó en su época, y de que al fin un autor hombre se metía como nadie en la mente de una mujer fuerte y decidida y sexualmente activa y segura de su sexualidad sin clichés, sentimientos de culpabilidad o delirios mentales, y de que, en mi opinión y quizás en mi ignorancia, creo que Lawrence inauguró una nueva figura erótico-festiva en la historia de la literatura: el guardabosques/jardinero de las señoritas bien como bomba/catalizador de frustraciones y anhelos contenidos.
Y hay películas también. Dicen que muy buenas. El cartel de una de ellas se puede ver en este post. Es que es más bonito que las portadas de libros que por ahí circulan...


6 comentarios:

izas dijo...

El libro estará bien, pero el cartel de la peli parece una cubierta de los libros de la serie "Jazmín".

:P

Ian Grecco dijo...

Jijiji...Pues sí...

Anónimo dijo...

"y entonces Constance piensa en tirar del guardabosques"... como quien tira una piedra o un desecho a la basura.

La palabra super sólo para supermercado, salvo que tengas la jubilacion y aburras a las palomas.

Jaime dijo...

¿Lo de arriba es una crítica de estilo? ¿Has captado mínimamente, Anónimo, la voluntad irónica de la reseña? Leer para creer...

Ian Grecco dijo...

(...)

escalerasytoboganes@gmail.com dijo...

No he pasado del capítulo 4.
No me gustaba, estaba perdida porque me parecía que contaba la historia a saltos y tenía la sensación de que estaba perdiendo un tiempo precioso que podía aprovechar para leer otros libros.