sábado, 21 de marzo de 2020

Mariana Enriquez: Nuestra parte de noche

Idioma: español
Año de publicación: 2019
Valoración: Ni contigo ni sin ti tienen mis males remedio...

Bueno, lo suelto rápido para que duela menos (el sopapo que me puedo llevar de algún fan, quiero decir): Mariana Enriquez ha escrito un Harry Potter para adultos.

A ver, no me refiero a que Nuestra parte de noche se desarrolle en un colegio Hogwarts donde el alumnado se entregue a prácticas BDSM ni nada de eso... Pero, vaya, cierta influencia de la saga HP en esta novela me parece evidente: hay un mundo oculto para los que no pertenecemos a él, hay invocaciones y conjuros, creyentes de sangre más "pura" que otros y también un niño que debe ser protegido del lado tenebroso. Asimismo, sospecho, podríamos encontrar sin dificultad otras referencias del subgénero "ocultismo teen", tipo Cazadores de sombras y cosas así. E incluso, y no creo equivocarme, un regusto a American Gods, de Neil Gaiman. Todo bien pasado, eso sí, por el tamiz de una argentinidad sin complejos y con un sesgo, ya digo, muy adulto: aquí, además de la inquietante presencia de lo sobrenatural que ya se presupone, encontramos crueles asesinatos, torturas horribles, mutilaciones pavorosas, desaparecidos políticos, drogas varias y sexo a manta, en gran medida homosexual (esto tampoco salía en los libros de J. K. Rowling, aunque recordemos también que se sabe muy poco de lo que ocurría en la casa Hufflepuff).

Tampoco es que me queje de esta primera impronta Harry Potter, o como se quiera decir, de la novela; funciona o feja de funcionar como cualquiera de los demás elementos que la conforma: desde el pu to fantasmagórico más clásico -con especial hincapié en el apartado "casas encantadas" (Jackson, Danielewski), al terror ambiental, ominoso, del gran King. O incluso, por qué no, cierta estilización, o casi, del "horror cósmico" de Lovecraft... (y, por lo que he leído, también puede que haya un poco o un mucho de Clive Barker aquí, aunque en este caso, habría que preguntarle a Oriol). Por no olvidar ese otro abanico que va desde el terror político al costumbrismo más o menos chungo; desde la antropología de los cultos populares al submundo de las sectas ocultistas... en fín, un variado popurrí que, repito, en unas ocasiones funciona mejor que en otras, lo que tampoco es para extrañarse en una novela larga -casi 666 páginas, de hecho- y contada atendiendo a distintas voces en diferentes escenarios.

Ligera sinopsis para que se me entienda: un niño huérfano vivía en un armario bajo la escalera de la casa de sus tíos... No, en serio: la novela comienza cuando, un día de comienzos de los 80, un padre aquejado de una dolencia cardíaca, Juan Peterson y su pequeño hijo Gaspar salen en coche desde Buenos Aires hacia la selvática Misiones, de forma medio clandestina, aunque no queda claro si huyendo de o en busca de algo. Viajan ellos solos porque Rosario, su esposa y madre, respectivamente, ha muerto poco antes. El viaje -¿la huida?-, que en principio puede parecer motivado por las circunstancias políticas del país y el momento, enseguida se nos revela a través del prisma de lo sobrenatural, lo esotérico... (el comienzo de la novela, por cierto, podría constituir por sí mismo un desasosegante cuento de los que escribe Enriquez... lo que no significa, ni mucho menos, que el libro sea un cuento alargado); pronto conocemos la existencia de una enigmática Orden que rinde culto a una oscura y terrible divinidad y con la que los "fugitivos" están íntimamente relacionados...

No cuento más: la trama avanza y retrocede en el tiempo, va ganando en complejidad pero también ofreciendo explucaciones a lo que no entendemos en un principio... lo que supone, para mi gusto, uno de los problemas de esta novela, pues los elementos, los mecanismos que la articulan, si se quiere, resultan más eficaces cuanto más esquivos e inasibles parecen, menos evidentes, y funcionan peor cuando se nos desvela -hasta cierto punto, claro- su misterio. También es cierto que el grandísimo talento literario de Mariana Enriquez se despierta sobre todo -y de forma asombrosamente rápida- cuando aparece en escena el componente sobrenatural y, en cambio, se muestra más rutinario en esos momentos, inevitables, por otra parte, en una novela tan larga, que son más descriptivos o que sirven de transición entre uno de los puntos cimeros de la narración y otro. La misma disparidad encontramos respecto a los personajes: los protagonistas, Juan y Gaspar, están dibujados con gran esmero en toda su complejidad -sobre todo el padre-, al igusl que la relación única que mantienen entre ellos, una simbiosis en equilibrio entre el amor y la brutalidad (que resulta más sensible aún cuando el niño es más pequeño). Mientras que otros personajes, sin embargo, por peculiares que sean, se nos muestran más planos, en comparación. Y en algún caso, incluso pura caricatura, aun terrorífica...

¿Significa todo esto que Nuestra parte de noche es una novela fallida, que debemos pensar que su autora resulta más -muy- ducha en el relato o la novela corta? Ni mucho menos, pero ocurre que a veces la ingeniería que requiere montar una estructura de cierta envergadura, el esfuerzo compositivo de una gran obra pictórica, cinematográfica, literaria, puede acabar por subordinar en esceso, incluso eclipsar, el detalle, ese manar creativo que debe ser incesante y fluir sinuoso a lo largo de toda la, en este caso, novela, para irrigar y hacer crecer no ya cualquier narración escrita, sino, sobre todo, aquello que podemos llegar a considerar literatura (menuda frasecita cursi me ha salido, ¿eh?). De eso hay mucho en esta novela, pero no todo, no en todo momento. O no en la medida en que nos había acostumbrado esta escritora... y de eso no tiene la culpa Harry Potter. Quizá tampoco la propia Mariana Enriquez; sencillamente, es que no se puede hacer todo perfecto, y ya está.


Otros títulos de Mariana Enriquez reseñados en Un Libro Al Día: Las cosas que perdimos en el fuegoLos peligros de fumar en la camaLa hermana menor

32 comentarios:

Anónimo dijo...

Me lo he pillado para pasar la cuarentena.. Y lo voy leyendo por las noches con una lucecita, en la oscuridad. De momento no me está disgustando. Me recuerda un poco a 'Sobre heroes y tumbas' de Sabato. Sin embargo, no sé, me cuesta imaginarme toda esa realidad de la Secta que quiere atrapar o atraer a Gaspar. Debe ser muy complicado. Ahora bien, discrepo totalmente en tu comparación con Harry Potter.

Juan G. B. dijo...

Hola, anónimo:
Bueno, desde luwgo no quiero condicionar tu lectura, pero aviso que hay un momento en el que salen Harry,Hermione, Ron Weasley y hasta Luna Lovegood. Ahí lo dejo...; )

Oriol dijo...

Uff, mira que le tengo ganas a la autora, pero creo que empezaré leyendo su narrativa breve. Si la novela de marras se parece a Harry Potter, mal vamos. Si, por otro lado, recuerda a Clive Barker de veras, BIEN.

Anónimo dijo...

No me jodas...

Juan G. B. dijo...

A ver, no digo wue se parezca a Harry Potter, a no ser que en algún libro de HP el padre de Harry se dedicase a mutilar a la gente y a sodomizar a Sirius Black... A lo que me refiero es que me parece evidente que en el proceso creativo de esta novela algo hizo conexión en clave HP,de forma consciente o no, autors muchas neuronas de su autora.
Sobre lo de Clive Barker, lo he puesto porque leído en otra reseña, yo no tengo el placer... si lees esta novela espero que tú nos lo confirmes o no...;)
Saludos desde la mazmorra.

Juan G. B. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juan G. B. dijo...

Se me olvidaba comentar que también hay algún guiño a Bruce Chatwin, me parece...

Koldo CF dijo...

Hostia, Juan! Lo de HP me ha matado. Y ya en serio, era un poco el miedo: el paso del cuento a la novela (y además tan larga). En cuanto a lo que comenta el anónimo de por ahí arriba, resulta curioso lo de Sabato, un autor no muy nombrado habitualmente pero muy influyente en mi opinión en autores como Mariana o como el propio Cartarescu. En fin, que habrá que leer la novela y contrarrestar (o no)

Abrazos

Koldo CF dijo...

Contrarreseñar, sorry

1984 dijo...

En Misiones vivió años el gran escritor uruguayo Horacio Quiroga antes de pegarse un tiro con una escopeta. En esa zona salvaje y selvática ambientó algunos de sus mejores cuentos. Quiroga es un clásico de la literatura fantástica en español. Con Mariana igual es mejor empezar con algunos relatos antes de zambullirse en un novelón de 680 páginas. Hay que tantear el terreno.

Juan G. B. dijo...

Hola a los dos:
Koldo, sibre una eventual contrarreseña, y aunque sé que no te gusta el futbol, no te quejarás, que os la he dejado en corto y al pie...
1984: Leí a HLeício Quiroga hace mucnos años (aquello de Anaconda) y sí, me he acordado alguna vez de él leyendo esta novela. Pero creo que Enriquez sitúa allí parte de la trama porque es una parte de Argentina donde pervive la cultura guaraní, así como el culto a San La Muerte, que tienen cierta presencia en la novela.
Un saludo a ambos y no me hagáis mucho caso, como de costumbre...

Anónimo dijo...

Totalmente, Koldo. Soy el primer anónimo. Hay partes de 'Nostalgia' y partes de 'Solenoide' que recuerdan a 'Sobre heroes y tumbas'.

GtM dijo...

Aunque aún no me lo he leído, lo compré según salio y anda esperando en la interminable pila de pendientes. No he leído nada de la autora, pero me llamó la atención lo leído sobre el libro, el terror, lo oscuro, lo argentino jaja. Y si encima hay harrypottereadas, pues ya, más ganas aún (aunque ahora ando con otros tres que tengo que terminar antes de dar comienzo con otro)

Lupita dijo...

Creo que te has pasado con tus comentarios hacia Hufflepuff, y nombrando a Luna Lovegood, ser entrañable y luminoso, lo más "kuki" del mundo. Supongo que no tienes afición a lo mono y a las personas bondadosas.

Harry Potter mola.. y lo sabes

Juan G. B. dijo...

A ver, lo de las harrypottereadas es de yna forma subliminal, digamos...tampico te pienses que se ponen a jugar al quidditch...; )

Juan G. B. dijo...

¿Pero Luna Lovegood era de Ravenclaw, no? Me juego lo que quieras a que Hufflepuff era lo más parecido al cuarto oscuro de un club gay neoyorquino de los 70...

Lupita dijo...

Luna era de Ravenclaw (como yo), pero en Hufflepuff estaba Cedric. Yo pensaba que venía tu comentario a raíz de una posible animadversión hacia Robert Pattinson por dar vida a un virginal y añoñado vampiro. A ti un vampiro vegetariano, como que no..

No sé, ya nos han estropeado a Epi y Blas, Espinete, dejemos a HP
En Hogwards no hay sexo, son como ángeles.
Madre mía.. empezamos a desvariar

ChuangTzu dijo...

Me extraña que te extrañe la influencia de Sabato, para mí es un grande. Por cierto, ¿es posible que no tengáis ninguna reseña suya?

Koldo CF dijo...

Noooooooooo! Aquí están "Abbadon el exterminador", "Sobre héroes y tumbas" y "El túnel", tres imprescindibles

https://unlibroaldia.blogspot.com/2019/01/ernesto-sabato-abaddon-el-exterminador.html
https://unlibroaldia.blogspot.com/2011/05/ernesto-sabato-el-tunel.html
https://unlibroaldia.blogspot.com/2009/10/ernesto-sabato-sobre-heroes-y-tumbas.html

A mi me parece un grande, pero creo que siempre se nombra por delante a otros argentinos

Abrazo!

Juan G. B. dijo...

Quiero aclarar que el hecho de que me parezca evidente que la casa Hufflepuff sea el Chueca del mundo mágico (más aún cuando el único miembro conocido de esa casa es Cedric/Robert Pattison) no indica ninguna animadversión pir mi parte; todo oo contrario.
Por otra parte, pensar que en un internado repleto de adolescentes hormonados no hubiera sexo es un tanto ingenuo...¿para qué crees que emplearían éstoséla Sala de los Menesteres? ¿Para entrenarse en la defensa contra las artes oscuras? Sí, ya...

ChuangTzu dijo...

Pues no me han salido en el buscador. Ah, vale, es por la tilde. Ya me parecía raro.

GtM dijo...

Y nunca nos contaron bien el voyeursmo exacerbado que debía practicar Harry Potter con su capa de la invisibilidad.

Juan G. B. dijo...

Por no hablar de los usos que le darían a la poción multijugos...

Anónimo dijo...

Qué cantidad de comentarios Juan senota que tiene seguidores Enriquez un saludo kempes 19

Cities: Moving dijo...

Precisamente lo compré un par de días antes de empezar la cuarentena. La verdad es que no he leído nada de Harry Potter, así que no sé hasta qué punto me puede afectar en la lectura. Si hay ecos de Lovecraft y Barker creo que vamos bien.

Juan G. B. dijo...

Hola a los dos:
Kempes, es cierto que la Enriquez tiene muchos seguidores, pero también que muchos de estos comentsrios son respuestas mías...que soy un gran admirador de su talento, por oora parte.
Cities: tampoco quiero condocionsr tu lectura, digamos que de los libros de HP hsy más que nada un cierto espíitu, de Lovecraft, algun eco, muy estilizado y de Barker ni idea, porque no lo he leído; me he atrevido a repwtir lo que decía alguna reseña. Conociendo tus gustos a través de tu estupendo blog, creo que esta novela puede ser de tu agrado, aunque ya nos contarás.. Un saludo a ambos y gracias por la visita.

Juan G. B. dijo...

Hola otra vez, spy el pesado que ha escrito la entrada:
He leído un par de entrevistas a Mariana Enriquez (no lo había hecho antes de la reseña y es cierto que habla de "Sobre héroes y tumbas", tenías razón, Koldo... También de "En la carretera", de McCarthy, que es una referencia tan obvia que olvidé ponerla. Un saludo.

Tuli Márquez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Tuli Márquez dijo...

me está costando acabarla y aquí lo dejo antes de leer la reseña.

Juan G. B. dijo...

Hola Tuli:
Es cierto que en alguna parte la novela decae o al menos se vuelve más rutinarua; en cierto modo, eso es lo que he intentado expkucar en el último párrafo de la reseña, aubque de una forma más general.
Un saludo y espero que si acabas el libro, pases otra vez a comentarnos tus impresiones.

Anónimo dijo...

Hola. Hace mucho leo las reseñas de este blog. Como para tener una idea general de algún libro por el cual esté interesado en leer.
Espero no molestar al decir que no estoy de acuerdo con esta reseña. En principio, todos los autores tienen influencias y hasta directamente toman, copian, homenajean, lo que vos quieras, de otros autores.Eso en si no me parece mal, podemos discutir el cómo. No parece valido decir que se inspiro en HP de un modo vedadamente despectivo.
Que un escritor decida darle más profundidad a un personaje en detrimento de otro es una decisión de la autora bastante justificada: es la vida tortuosa de dos mediums... Incluso en las partes en donde se observa que la novela decae, las partes "rutinarias"... la verdad que no se como sera la rutina de ustedes, pero la de Juan y Gaspar es todos los días una tortura. Y creo que la autora esta focalizada en construir eso. No una novela coral...
Puede a alguno resultarle eso monótono? Seguro, no soy un nazi de las interpretaciones.
Pero nunca me pasó en este blog encontrarme tan en desacuerdo con una reseña. Sinceramente me parece un muy buen libro. No es "Cementerio de animales" pero esta muy bien ey!

Saludos

Juan G. B. dijo...

Hola, anónimo:
Ante todo, decir que para nada me siento molesto porque disientas con la reseña, todo lo contrario, te agradezco mucho tu comentario.
En segundo lugar, siento que la comparación con los libros de Harry Potter te haya parecido despectiva, porque en verdad lo que pretende es ser jocosa, sin más. De todos modos, sigo pensando que hay una influencia evidente de estos libros en la novela de Enriquez (y no me parece mal, palabra de cuasipotterhead, aunque tal vez lo haya parecido), pero debes entender que no puedo argumentarlo más de lo que he hecho en la reseña, porque lo mismo que hay personas que han leído esta novela hay otras que no y he tratado de no destriparles demasiado el argumento... También reconozco que utilizar el humor o incluso la boutade (aunque no es el caso) es una manera de abordar una reseña de un libro cuando no se tiene del todo claro la impresión que ha dejado en uno.
Por último, es cierto que la autora da preeminencia en la novela a los personajes del padre y el hijo, y ya digo que tanto ellos como su relación son lo que más me ha gustado de la novela. Lo que ocurre es que, quizá por contraste con los momentos en los que el talento de Mariana Enriquez se despliega con más contundencia (y créeme si te digo que a mí me parece una de las mejores escritoras , e incluyo a mujeres y hombres, en español que hay en al actualidad9, esas otras partes más rutinarias, domésticas, etc... de la vida de los protagonistas en el barrio de Buenos Aires y en la Plata me resultan de mucho menor intensidad, incluso, y siento decirlo, algo aburridas en algún momento.
De todos modos, he de decir que es una novela que, pese a que no he logrado establecer una valoración definitiva sobre ella, la sensación que siemto ahora mismo, cuando ya hace varias semanas que la he leído es más positiva que negativa o quizás es que me acuerdo sobre todo de lo que me ha gustado de ella. Ya veremos en un futuro...
Un saludo y, de nuevo, muchas gracias por comentar aquí.