lunes, 15 de enero de 2018

Marcel Proust & Jacques Rivière: Correspondencia 1914-1922

Idioma original: Francés
Título original: Correspondance 1914-1922
Traducción: Juan de Sola
Año de publicación: 2017
Valoración: Hombre, por favor. La duda ofende

Marcel Proust escribió a lo largo de su vida unas 100.000 cartas. Al menos, eso dice Philip Kolb, que estima que las 5.000 que él recopiló para la edición de su monumental Correspondance son solo la vigésima parte del total. ¡100.000 cartas! ¡Y eso que él mismo se declaró, en una carta enviada a Jacques Rivière en noviembre de 1919, "ateo de la amistad"!

Aquí "únicamente" se reúnen 201 cartas; 199 enviadas por Proust a Rivière o viceversa, una de Celeste Albaret (criada de Proust) y otra de Reynaldo Hahn, en la que comunica a Rivière el fallecimiento del escritor.

Pero quién fue y qué importancia tuvo Jacques Rivière en la vida de Marcel Proust?

Para responder a estas cuestiones es necesario que antes hablemos de la "Nouvelle Revue Francaise" (NRF). La NRF, fundada en 1908 por un importante grupo de escritores franceses entre los que destacaba André Gide, fue una revista literaria y editorial clave en las letras francesas de la primera mitad del siglo XX. Aquí entra en juego Jacques Rivière. Colaborador de la NRF desde 1910 y director de la revista entre 1919 y 1925, fue el principal responsable de que Proust publicara casi la totalidad de la Recherche en las Ediciones de la NRF, hasta el punto de que uno duda de qué hubiera sido de la obra de Proust sin Rivière. De hecho, la NRF rechazó (genial, André Gide, genial) en 1912 y 1913 publicar su primer tomo ("Por el camino de Swann") y hubo de ser el propio Proust quien sufragara de su bolsillo los gastos de la edición. Afortunadamente, la aparición de Rivière, y su deslumbramiento ante la obra de Proust permitió que esta no cayera en el olvido. Así que la importancia de Riviere es capital.

Por todo esto, podemos decir que la correspondencia entre Proust y Rivière posee un triple valor: como "objeto de culto", documental e histórico.

Empiezo por el lado friki. Es mitomanía pura y dura, lo sé, pero me encantaría ver esas cartas, poder palpar su papel amarilleado por los años, ver la escritura, que imagino intrincada y caótica, de Proust, ver la letra de Rivière, etc. Imagino que los proustianos del mundo compartirán esta opinión.

Quitando el componente absolutamente subjetivo de este primer valor, es innegable el valor documental, tanto a nivel profesional como personal, de la correspondencia. El aspecto profesional es más marcado en las cartas de los primeros años (1914 y 1919, fundamentalmente (la correspondencia se vio interrumpida por la llamada a filas de Rivière en la PGM)). Y es que no dejan de ser las cartas entre un escritor y su editor y tratan sobre temas como los anticipos a publicar en la NRF, las galeradas, pruebas, correcciones y publicación de "A la sombra de las muchachas en flor" y del resto de tomos, el premio Goncourt, las tensiones con Gallimard, etc. Pese a lo que podría parecer, me han resultado de lo más entretenidas: las múltiples correcciones, pruebas, problemas con impresores, suspicacias, el puntillismo de Proust a la hora de elegir los fragmentos a publicar, los intentos de uno y otro de convencerse mutuamente... dan una idea clara del proceso de publicación de la obra proustiana. Una vez que la confianza mutua aumenta, lo profesional pierde peso frente a lo personal. La relación de amistad se va afianzando  y en la correspondencia se aúnan aspectos profesionales y personales. Junto a los temas anteriores y a otros propios de la relación escritor - editor, encontramos referencias a los múltiples problemas de salud de ambos, consejos de Proust al Rivière escritor o al Rivière director de la NRF, confesiones personales, recomendaciones literarias, la rendida admiración de Rivière por la obra de Proust y de Proust por la labor de Rivière, etc. Sirvan como ejemplo estos extractos:
13/10/1921. J. Rivière a M. Proust: "Ahora mismo eres el autor, el creador de una sociedad al menos tan completa y compleja como la de la Comedia Humana. ... Tienes a la vez las dotes del pintor y las del analista... No sé de nadie en quien estas dos cualidades se hayan encontrado nunca aliadas...
08/06/1922 J. Rivière a M. Proust: "¿Por qué has perdido la esperanza de acabar tu obra? Yo estoy convencido de que la terminarás. Es tan grande la necesidad que tenemos todos que no puede quedar insatisfecha. ¿Sí, es misticismo si quieres! Pero del bueno
Indudable es, por último, el valor histórico de esta correspondencia. Las cartas son un testimonio perfecto del funcionamiento del mundillo editorial de la época (que no imagino demasiado diferente al actual), con sus presiones e intrigas, sus tejemanejes en los premios literarios, sus rencillas, afinidades o celos debidas a éste o aquel artículo, amores y odios enconados, etc. En algún momento, más por desconocimiento mío de las personas citadas que por otra cosa, pueden resultar algo complicadas de seguir; aun así, son también sumamente interesantes.

En definitiva, un libro indispensable para aquellos que hayan disfrutado de "En busca del tiempo perdido" y altamente recomendable para interesados en el "backstage" del mundo editorial. 

---------

Todo  "En busca del tiempo perdido" + bonus track AQUÍ

Otra cosa, antes de que se me olvide (que todo hay que decirlo): Magnífica edición por parte de La Uña Rota y estupendo prólogo de Juan de Sola. Un lujo

18 comentarios:

zUmO dE pOeSíA (emilia, aitor y cía.) dijo...

Admiro mucho a Proust y su "Recherche...", de modo que me da un poco de miedo saber más de su vida real. Temo no poder separar luego vida y obra. Me pasó con Neruda (busquen, si quieren, en google "Malva Marina" "hija de Neruda"), con Cela y su ofrecimiento como delator a las autoridades franquistas, con Borges y su apoyo a la dictadura militar argentina, y con otros autores. No digo que con Proust tuviera que pasarme igual, pero mejor no arriesgarme. Las obras son siempre mejores que el autor, pues en ellas éste puso sólo lo mejor de sí. Quien ama la literatura no debería, quizá, arriesgarse a husmear en la vida privada de sus autores admirados.

Sandra Suárez

zUmO dE pOeSíA (emilia, aitor y cía.) dijo...

Mis temores se confirman:

"El novelista francés Marcel Proust le entregó algunos sobres por debajo de la mesa a periodistas de la época para que publicaran críticas positivas de "El camino de Swann", el primer tomo de "En busca del tiempo perdido".

Lo reveló el diario británico The Guardian en ocasión de la venta -que tenía lugar hoy, en París- de un raro ejemplar de aquel volumen, una serie de cartas del autor que revelan que utilizó métodos non sanctos para obtener buena prensa.

También el sitio de Internet de France Tv Info se hace eco de esta información y de hecho habla de delito de "corrupción".

Porque al parecer Proust no solo financió aquellas reseñas periodísticas sino que, en algunos casos, hasta las escribió él mismo.

"El autor francés pagaba para que las críticas elogiosas de 'El camino de Swann' se publicaran en los diario", escribió The Guardian y precisó que era él el autor y "las hacía escribir a máquina por su editor (Louis Brun, empleado de la Maison Grasset) para que no quedaran rastros de su caligrafía". Esas misivas están incluidas en el lote que subasta Sotheby's, junto a la preciosa copia de "El camino de Swann" sobre "papel japonés imperial" que el autor regaló a Brun en agradecimiento por haberle ayudado a orquestar su estrategia.

Su valor se estima entre 400.000 y 600.000 euros. Según The Guardian, Proust habría desembolsado 300 francos de la época -corría 1913- para que un comentario positivo de su libro fuera publicado en la primera plana del diario Le Figaro, para el cual colaboraba de vez en cuando. Otros 660 francos se destinaron a otra reseña elogiosa en el Journal des Débats En el astuto ejercicio de autopromoción, "Du côté de chez Swann" es descrito -por su mismo autor- como una "pequeña obra maestra" que "barre de un soplo los vapores soporíferos" de los otros volúmenes publicados en aquel momento..."

zUmO dE pOeSíA (emilia, aitor y cía.) dijo...

Más en

http://www.cubasi.cu/cubasi-noticias-cuba-mundo-ultima-hora/item/68598-proust-pago-para-tener-criticas-favorables


.....

https://www.google.es/amp/www.abc.es/cultura/libros/abci-proust-pago-criticos-para-glosaran-genio-201709300244_noticia_amp.html

Koldo CF dijo...

Ojalá nos manden los nuevos Proust muchos €€€€€€ para que hagamos reseñas positivas!!!
Bromas aparte, creo que el libro te gustaría, aunque sólo fuera por todo el proceso de publicación de la Recherche y de sus adelantos en la NRF. En cuanto a los tejemanejes del mundillo, son interesantes (aunque sólo sea para ver cómo funciona esto).

Un saludo y gracias por comentar, como siempre.

Ah, y viva Proust, carajo!!!

Anónimo dijo...

Se me ocurren dos cosas: lo hecho por Proust, aunque reprochable, no difiere mucho de lo que sucede actualmente. La diferencia es que ahora pagan las editoriales. Lo segundo es que si Proust escribió las críticas inevitablemente estaban bien escritas ;)

Gabriel

Sergio Sánchez dijo...

Todos los proustianos deberían leer "Mi tío Oswald" de Roald Dahl, el capítulo dedicado a Porust es irreverente y soez hasta decir basta. Sí, es ficción pero le pierdes el miedo a que la figura de Marcel te defraude, lo desmitificas del tirón. Bromas aparte, gracias por la reseña, tendré muy en cuenta el libro.

Koldo CF dijo...

Totalmente de acuerdo con lo que dice Gabriel!
Sergio: apuntado queda el libro de Roald Dahl (menudo crack, por cierto). Tiene pinta de ser genial para echarse unas risas.

Gracias por comentar!!!

Lupita dijo...

Hola a todos: qué difícil separar al escritor de la persona real.He conocido a varios de ellos en persona y como no mitifico a nadie, pues no me he llevado un gran chasco.
Buéno, siendo justa he de decir que después de conocer a Rosa Montero en persona, aún me cae mejor, pero es que es adorable.Y un pequeño chasco cuando descubrí de adolescente que Antonio Machado era un señor rellenito de gabardina y sombrero. No sé qué me esperaba.

Yo apenas he leído a Proust, a veces me ha parecido magistral y otras un pedante insufrible.Np recuerdo haber llegado ni a la mitad de "Por el camino de Swan" Como persona, pues como tantos,con sus luces y sus sombras, no esperaba de él nada especial.

En cuanto a Roald Dahl, no he leído ese libro, así que gracias por la recomendación.
Saludos

luciano tanto dijo...

Lugares comunes... maleza constante. Borges nunca apoyo a la dictadura argentina, en todo caso aludía a la realidad argentina con su proverbial genio para la metáfora. Neruda si, en cambio, fue apparatchik cultural del sistema soviético. Borges jamás hubiera escrito ninguna Oda a Stalin, ni siquiera con la promesa del Nobél, premio falseado y siempre al alcance del aparato de propaganda cultural al servicio de Moscú.

El Puma dijo...

Interesantísima reseña, Koldo. Gracias!

No puedo omitir expresar que coincido plenamente con luciano tanto respecto a Borges, a quien tuve el honor de conocer personalmente en plena dictadura. La primera vez, en la Feria del Libro de 1977, cuando me firmó un ejemplar de El Aleph que atesoro, y luego escuchando sus maravillosas conferencias sobre El Quijote en mi ciudad natal, La Plata.

Jamás emitió juicios positivos acerca del Proceso de reorganización nacional. Jamás justificó la violencia de estado. Era crítico del peronismo? Sí. Estaba identificado por el seudoprogresismo argentino como hombre de derechas? Sí. El más grande escritor de la literatura argentina? Sí, definitivamente. E inolvidablemente amable con aquel mocoso de 14 años que se acercó tímidamente a pedirle un autógrafo.

Interlunio dijo...

¡Cómo olvidar cuando el premio falseado de propaganda cultural soviética fue entregado a Solzhenitsyn!
Por decir uno.

¡Maradona Presidente!

El Puma dijo...

Mi abuela rusa era una gran admiradora de Solyenitsyn, estimado Interlunio. Gran escritor, más allá de haber sido víctima de las atrocidades soviéticas, que tan bien reflejó en El archipiélago Gulag.

Anónimo dijo...

Lamentablemente tengo que discrepar con los que opinan que Borges no apoyó la dictadura militar. Y no sólo apoyó la argentina sino también la chilena. Eso no implica que su obra no haya sido inigualable.

Gabriel

Interlunio dijo...

Sin duda un gran escritor. También es una suerte para la historia que nos dejara el archipiélago y denunciara así las atrocidades de los Soviéticos. Pero bueno, sin seguir agregando gente a la lista, yo creo que con él y Scholojov ya podemos criticar al Nobel de muchísimas cosas, pero de premiar por ideología política lo declaro inocente.

No se qué pasó con Borges y la dictadura Argentina. He leído que tanto él como Sábato la apoyaron en su tiempo, pero quizá no fue así. No lo voy a discutir.
Más allá de eso, como no creo que Neruda fuera premiado por comunista, tampoco creo que a Borges no se lo premiara por sus ideas políticas. (La falta del Nobel con Borges es un misterio aún más grande que ese).
Y sí, comparto que el Argentino fue un genio, el máximo exponente del río de la Plata y ¿por qué no? de lo más grande de nuestro idioma en toda la historia.
Tan grande, tan exquisito, que sus ideas políticas, sus visitas a Pinochet o cualquier otra cosa es secundaria. Y supongo que podría aplicarse lo mismo para Proust.

La ironía de mi comentario no surgió de leerte a ti, estimado Puma, tu comentario me transmitió ternura y casi te imagino llevando tu Aleph a firmar. Ojalá yo pudiera contar algo así.
Mi ironía surgió con el comentario anterior, que parece insinuar que el Nobel estaba al servicio de una ideología y que el pobre Neruda no tuvo mayor mérito (y eso que no me gusta Neruda).

Con respecto al interesante tema que planteó Sandra Suárez, yo creo que así como hay escritores a los que conviene no acercarse más allá de su obra si tenemos la glándula de la idolatría muy desarrollada, también están los que potencian o justifican sus letras con su vida, y esta nos sirve para darle incluso mayor valor o consideración.

Si damos por sentado que en la historia no hubo solo blancos y negros, si aceptamos que Copérnico nos enseñó que el sol no giró jamás alrededor de los hombres, creo que podemos agradecer mucho y a muchísimos autores por su obra y nada más. Siempre es enriquecedor leer a los que comulgan con nosotros. A los que no, tanto más.

Koldo CF dijo...

Qué bueno, Puma, lo del ejemplar de Borges firmado. Cuánta envidia me das!
Por otra parte, el debate este de la separación entre el escritor y la persona se ha vuelto a poner de moda en Europa por la renuncia de Gallimard a publicar unos escritos antisemitas de Celine.
Personalmente, me la trae al pairo la ideología del autor. Me interesa el libro, la obra. Es decir, que me puede gustar la obra de Hamsun o Celine y ser unos fascistas de tomo y lomo (léase en el sentido ideológico que se quiera).
Y traído a la reseña, mitomanía por la Recherche toda y mitomanía por Proust (o por quien sea) la justa.
Gracias por tan interesante debate!

El Puma dijo...

Claro que es interesante el debate, cuando se lleva adelante con respeto. Como es el caso. Y bienvenido el disenso!
Celine es discutido en Francia y Borges en Argentina. Hace pocos días vi una foto donde se lo mostraba junto a Pinochet. Es ese motivo suficiente para tildarlo de adherir al tirano? Probablemente no. Ya salió su viuda a explicar que había recibido un doctorado honoris causa de la Universidad de Chile. Es esa toda la historia? No lo se.
Respecto a su supuesta simpatía con la dictadura argentina, lo escuché en vivo utilizar su fina ironía para criticarla. En 1977. Centro Andaluz de La Plata. Conferencia con un escritor novel cuyo nombre no recuerdo. Aunque puede traicionarme la memoria...No soy Funes.

Anónimo dijo...

Borges no podía desconocer quién era y qué significaba Pinochet. Cualquier persona puede elegir con quien se saca una foto o de quien recibe un doctorado, mucho más Borges. El hecho de ser un brillante escritor no impidió que tomara decisiones muy desafortunadas.

Gabriel

Anónimo dijo...

Para los proustianos, hay un librillo nada relevante pero si interesante llamado "Una temporada con Marcel Proust" de Rene Peter.