domingo, 2 de abril de 2017

Colaboración. Entre cielo y tierra de Jón Kalman Stefánsson

Idioma original: islandés
Titulo original: Himnaríki og helvíti.
Traducción: Enrique Bernárdez Sanchis.
Año de publicación: 2011.
Valoración: muy recomendable

Jón Kalman Stefánson nació en Reikiavik, Islandia. Comenzó a estudiar literatura, pero no pudo terminar los estudios, ya que un examen reprobado no le permitió continuar. Ha escrito siete novelas hasta la fecha, dos de las cuales han sido traducidas al español. Le fue otorgado el Premio de Literatura de Islandia en 2005, por la novela Luz de verano y entonces viene la noche.
Entre cielo y tierra es el primer volumen de la trilogía del muchacho, de la cual La tristeza de los ángeles es la segunda parte (también traducida a nuestro idioma). Es ambientada en Lugar, un pequeño poblado imaginario, ubicado entre fiordos invernales y embarcaciones pesqueras que son casi el único sustento de sus habitantes.
Oí hablar del libro en un podcast español, donde lo recomendaron con adjetivos grandilocuentes. Lo leí, y se quedaron cortos, porque este libro es monumental. Monumental, no por su extensión (que se lee en una sentada. Yo lo he leído en cuatro sentadas porque quería degustarlo) sino porque es un monumento a la buena escritura. Una obra de arte, porque la buena escritura es puro arte.
Este libro trata sobre la vida; pero también sobre la muerte. Trata sobre mil vidas y mil muertes. Trata sobre el bacalao, que lleva ciento veinte millones de años nadando en el fondo del mar, esperando a que el hombre, quizás el más fugaz de los habitantes de la tierra, lo hipnotice con una carnada y se lo coma, o quizás esperando no ser pescado.
Trata sobre cómo era vivir y morir, en un gélido y remoto pueblo hace un siglo, cuando las familias quedaban huérfanas porque los pescadores morían por cientos debido a las difíciles condiciones climáticas. Literalmente se congelaban en pleno mar abierto; con mayor razón si olvidaban sus abrigos.
Stefánsson utiliza metáforas que casi se pueden tocar; como los copos de nieve, que los compara con alas de ángeles. Una prosa impecable que nos sumerge en la fragilidad de la vida y la inminencia de la muerte que nos enfría hasta los ojos, que ya no ven más, y tiene alguien que leernos hasta el día de la segunda muerte.
Entre cielo y tierra es poesía hecha novela, o novela hecha poesía. Un aliento a vivir; aunque nos vilipendien, aunque se muera lo que más queremos. Porque las ganas de vivir siempre son mayores que las de morir.

Autor: Sebastián Morales

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Me ha llamado mucho la atención. Desconocía a este autor pero de la editorial Salamandra he encontrado a muy buenos autores. Creo que mañana lo voy a pillar e hincarle el diente. Gracias por la pequeña crítica.

Gabriel Diz dijo...

Seguro, seguro es tan bueno? Lo compro sin lugar a dudas? :)

Anónimo dijo...

De Salamandra, aparte de Salter, que recomiendan? Saludos!!

Anónimo dijo...

Sandor Marai, Pierre Lemaitre, Jonathan Franzen, Irene Nemirovsky , Andrea Camilleri, susanna clarke.

Marcela dijo...

Gracias por recomendar a éste autor.
Lo acabo de comprar y tan sólo con su primera frase me ha cautivado.
Y dice así.........
“Las montañas se alzan imponentes sobre la vida y la muerte, y también sobre las casas que se apiñan en la ensenada. Vivimos en el fondo de una hoya: el día pasa, llega el atardecer, se llena lentamente de oscuridad y entonces despiertan las estrellas.”


Sebastian Morales dijo...

Me alegra mucho eso. A mí también me cautivó. Degusta cada página de él.

El Puma dijo...

De Salamandra, ademas de los mencionados por el anonimo del 3 de abil, recomiendo a Ferdinand von Schirach y Herman Koch. Y si te gusta un cierto humor delirante, Jonas Larsson.

Sol Elarien dijo...

Un libro con el que se pasa frío mientras te sumerge en un lenguaje precioso: se congelan las manos, las esquirlas de hielo se adhieren a la ropa, al pelo, el viento corta la piel, los pasos se hunden en la nieve y las fuerzas se pierden en un mundo entre el sueño y la muerte.
Gracias por la recomendación. Sigo con la saga. Besos.

brayan mamani magne dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.