martes, 4 de octubre de 2016

Manuel Mujica Lainez: Bomarzo

Idioma original: Español
Año de publicación: 1962
Valoración: Imprescindible

1962 fue un año capital en las letras argentinas por la publicación de dos obras absolutamente antagónicas pero fundamentales en la literatura hispanoamericana (y mundial, ¿por qué no?) de la segunda mitad del siglo XX: "Rayuela" y "Bomarzo".

Pese a ser dos obras importantísimas, el trato que han tenido una y otra ha sido totalmente diferente. No sé si por tratarse de una novela histórica, género que quizá se considere menor, por tratarse de una obra clásica en el fondo y en la forma o por considerar a Mujica Lainez un escritor difícil, pero tengo la sensación de que "Bomarzo" ha sido injustamente tratada y me atrevería a decir, incluso, que se trata de una obra casi olvidada.

Pero dejo ya de irme por la ramas, como si fuera el barón rampante, y me centro en "Bomarzo".

Mujica Lainez se inspiró para escribirla en los jardines del castillo de los Orsini (también conocido como el parque de los monstruos), situados en Bomarzo, provincia de Viterbo, y que el autor visitó en el año 1958. Fue tan honda la impresión le causaron las desmesuradas esculturas talladas en la roca que dio lugar a la reconstrucción de la vida de su creador Pier Francesco Orsini, duque de Bomarzo.

Es el propio duque quien nos narra su vida, que en la ficción trascurre entre 1510 y 1572. Una vida marcada por dos malformaciones, una joroba y una cojera en la pierna derecha, y unas relaciones con sus padres, hermanos y abuelos que contribuyen decisivamente a formar su personalidad, que se caracterizará por los celos, la cobardía, el egoísmo y la venganza, aunque en palabras del propio duque "siempre ansié delirantemente, hasta las lágrimas, que me amaran".

La narración abarca la totalidad de la vida del duque, desde sus recuerdos de infancia y adolescencia hasta su retiro, ya en la vejez, en la soledad más absoluta, pasando por sus matrimonios, hijos y demás familia.

Todo ello, como ya hemos dicho, en pleno siglo XVI en Italia. En pleno Renacimiento. Por tanto, seguiremos las andanzas de Pier Franscesco Orsini por ciudades reales y míticas al mismo tiempo como Roma, Florencia y Venecia, nos codearemos con ilustres apellidos como Farnese o Medicis, con personajes clave de la Historia de Europa como Carlos V, con artistas como Cellini, Tiziano, Miguel Angel o Cervantes, personajes como Paracelso, reviviremos la coronación como emperador de Carlos V o la batalla de Lepanto.

Y esto aderezado con los principales ingredientes que contribuyeron a forjar la leyenda de ese período histórico: traiciones, asesinatos, guerras, libertinaje, magos, alquimistas, religiosidad, leyendas y creencias paganas. Vaya, un "totum revolutum".

Lo que, en mi opinión, sitúa a "Bomarzo" en la cumbre de la novela histórica son varios aspectos: el estilo de Mujica Lainez, clásico y barroco, el impresionante trabajo de documentación que se intuye detrás de toda la novela o la erudición que demuestra sin resultar ni pedante ni abrumador. Todo ello logrando además una obra muy entretenida y bastante accesible a todos los públicos.

No desvelaré nada más. Es mejor sumergirse en "Bomarzo", admirar el cuadro que compone, que recuerda a esos trípticos flamencos cargado de escenas, personajes y alegorías, y dejarse llevar por los vaivenes de la historia y de la Historia.

P.S.: Ya no para el 50 aniversario de Bomarzo, pero para el 75º algún editor osado podría publicar una edición ilustrada con cuadros, esculturas o planos de edificios y ciudades que se mencionan en la obra. 

Otras obras de Mujica Lainez en ULAD: El escarabajo

10 comentarios:

Carlos Andia dijo...

Extraordinaria novela y estupenda reseña. Ahora que has terminado con Proust podrías animarte con 'El unicornio', que es otro libro formidable de Mújica.

Saludos!

Koldo CF dijo...

He de reconocer que es la segunda lectura de Bomarzo. Hace ya demasiado tiempo que lo leí y, aunque creía tenerlo bastante fresco, lo he disfrutado tanto como la primera vez.

En su momento también leí "El escarabajo", que me encantó, "El laberinto", que creo está un poco por debajo de los otros dos y "un novelista en el Museo del Prado" del que no recuerdo gran cosa.


"El unicornio" queda apuntado, pero vayamos antes con cosas más ligeritas!

Aun así, insisto en que Mújica Laínez no tiene el reconocimiento que merece y no entiendo el motivo.

Un abrazo

Gabriel Diz dijo...

Hola Koldo,

Tal vez Mújica Lainez no haya sido suficientemente reconocido porque fue contemporáneo de escritores enormes como Borges, Bioy Casares y Cortazar: fundamentales en la literatura argentina por originalidad e innovación.
Gracias por rescatar Bomarzo.

Saludos desde Buenos Aires

irati dijo...

Qué preciosísima novela, desde la primera palabra hasta la última. Me han entrado unas ganas enormes de releerla después de tu crítica. Mil gracias por recordármela!

julian bluff dijo...

UN CLASICO. A partir de ahí, repasad algunas de vuestras recomendaciones. Haced examen de conciencia. Penad por vuestra candidez. "ULAE living a celebration" como cantaba Rosa en Eurovisión. Je je...

Desde este mismo instante, BOMARZO debería servir de parámetro, en ULAE, para decidir lo que es, o no es, un libro de lectura imprescindible. O, simplemente, un libro recomendable.

Si echáis la vista atrás -y nos sois unos empecinados, que no creo- (en este sentido, aludir al recuadro: "NUESTRAS VALORACIONES")lo normal es que os pongáis más colorados que un tomate después de tantos "descubrimientos de la pólvora" de los que os habéis regocijado ¡ejeem! en la historia del blog. Un blog estimulante, en cualquier caso. Que lo cortés no quita lo valiente. ;-)

El Puma dijo...

Koldo, intentaré, complementando las informaciones que me preceden, explicar porqué creo se ha relegado a Manuel Mujica Láinez en el canon literario.

Más allá de su contemporaneidad con monstruos de la literatura universal, Manucho (como se lo conocía en los círculos literarios y sociales que frecuentaba), con su prosapia y linaje aristocrático, y sus modales refinados al extremo, causaba cierto rechazo en la progresía nacional. Además, tenía la costumbre, infrecuente en los 60s y 70s, de aparecer en programas televisivos considerados "populares", donde hacía rico despliegue de sus talentos y sabiduría. En conclusión, un personaje detestable para la intelectualidad de izquierdas de la época.

Alguien podrá preguntarse por qué no les ocurrió lo mismo a otras figuras literarias rutilantes, también provenientes de la más rancia aristocracia argentina (las hermanas Ocampo, Bioy Casares, el mismo Borges). Yo no lo se.

Aclaro que no he leído nada de Manucho, cuya casa de veraneo en las sierras de Córdoba visité hace más de 40 años. Muy poco se lo recuerda hoy por hoy en Argentina. De hecho, seguramente son más los que recuerdan la ópera Bomarzo, de Alberto Ginastera basada en la novela de MML, que la novela misma.

Saludos desde el Sur!

Koldo CF dijo...

Hola de nuevo!

La verdad es que compartir generación con tipos como Cortazar, Borges, Bioy Casares o, incluso, Sábato puede ser uno de los motivos del olvido y es hasta comprensible. El de los prejuicios ideológicos (o de clase) seguramente también lo sea, pero ya me resulta más difícil de entender. Además, como bien dices, los tres primeros también provenían de familias de clase "alta".

En cualquier caso, es, en mi opinión, un gran escritor.

Por cierto, "El Puma": va siendo hora de descubrir a Mujica. No creo que te decepcione.

¡Muchas gracias por los comentarios!

Anónimo dijo...

Buenas,

Más que imprescindible, yo la elevaría a fundamental. Para mí, uno de mis cinco libros favoritos.
Acertadísima reseña.
Un saludo.

Marcela dijo...

Un libro al día me trae abrumada con su abanico de exquisiteces! Ya compro y compro libros que sugieren y que quiero leer y.....
Dios me falta tiempo!!
Encontré en mi biblioteca un libro pequeño de Mujica Lainez se llama "La Casa" y es ésta la que nos describe cómo la van destruyendo a martillazos, mientras hace memoria atrás de los tiempos de opulencia en Buenos Aires.
Los dejo con un gran saludo. Sigo leyendo a Julián Barnes que me ha cautivado con su escritura!

Al-liber dijo...

Hola. Buena reseña y excelente volumen. No obstante, lo que más me sorprendió cuando lo leí, hace ya bastantes años, es el perfecto alineamiento entre la estructura mental del protagonista y la elección de la exposición lingüística del autor. En cuanto a las comparaciones con otros popes de la época, a mi juicio, se trata de un debate estéril, pues el tiempo, empapado de consumo y de predilecciones editoriales, no siempre justificadas, ayuda poco a situar a cada cual en su sitio.

Me uno a las gracias por el rescate del libro.