jueves, 2 de julio de 2015

François Truffaut: El cine según Hitchcock

Idioma original: francés
Título original: Le Cinéma selon Hitchcock
Año de publicación: 1966 -1983
Traducción: Ramón G. Redondo
Valoración: Imprescindible para amantes del cine.
De lo más recomendable para todos los demás.

Los aficionados al cine sin duda ya conocerán este libro, casi mítico, en el que el gran director Alfred Hitchcock hizo un repaso a toda su extensa carrera -y a su modo de ver la vida, en gran medida-entrevistado por otro grande detrás de las cámaras, François Truffaut, que por entonces ya había dirigido alguno se sus títulos más memorables (Jules y Jim), pero cuyo pasado reciente era el de crítico de Cahiers du Cinéma (es más, ya había entrevistado a Hitchcock en 1955 para esa revista). La razón que inspiró a Truffaut a escribir este libro fue darse cuenta de que, mientras en Francia el director londinense era visto un gran y muy personal creador cinematográfico, en Norteamérica era considerado como poco más que un artesano eficaz, de gran éxito pero sin "sustancia"; incluso con una imagen pública superficial y frívola.

Este libro es, por tanto, una vindicación, pero en absoluto una defensa desbocada -aunque sí apasionada-de la obra del director británico. de hecho, Truffaut se planteó las entrevistas de una forma absolutamente organizada, con un guión o esquema previo: 

a/ Circunstancias que rodearon el nacimiento de cada film.
b/Elaboración y construcción del guión.
c/Los problemas particulares de la puesta en escena de cada film.
d/La estimación personal del resultado comercial y artístico de cada película.

Con este esquema,. que se va repitiendo a lo largo del libro, pero nunca cae en la monotonía de un interrogatorio -el tono general es más bien el de una conversación profunda entre dos profesionales e innovadores de su disciplina artística-, ambos van haciendo un repaso a la carrera de Hitchcock desde sus primeros trabajos como ayudante de dirección y guionista, en 1922, y luego director (la primera película que dirigió al completo fue, en 1925, un film anglo-alemán, El jardín de la alegría), hasta sus últimos trabajos (La trama, de 1976). Lógicamente, Truffaut realizó para ellos nuevas entrevistas aHitchcock, después de las primeras, que se llevaron a cabo en 1962 -durante el montaje de Los pájaros, nada menos-, alguna incluso para la televisión, y así fue testigo del extrañamiento hacia el cine de los 70 -pues no sería justo denominar a ese proceso "decadencia"- del director de Vértigo o Psicosis. Gracias a este libro podemos conocer las circunstancias que rodearon la realización de éstos y otros legendarios filmes, auténticas obras maestras del cine. Cómo evolucionaron los guiones desde la idea inicial, por qué se eligió a este o al otro actor...y sobre todo, actriz, qué problemas técnicos surgieron en los rodajes (un aspecto que quizá no interese tanto al público en general pero que a los propios Hitchcock y Truffaut les resultaba fundamental y decisivo para el resultado final de cada film)....Qué pretendía mostrar o insinuar el director en cada escena y por qué motivo la rodó así y no de otra manera... En definitiva, una auténtica disección de la obra de uno de los genios fundamentales de ese arte propio de los últimos 120 años que es el cine. Uno que, además, supo mantener su mirada peculiar y única, aun dentro de la industria del cine más comercial.

Un libro además, escrito de una forma amena y con un resultado apasionante. En realidad tampoco importa tanto si el posible lector le gusta mucho el cine o no, o si es fan de la obra de Alfred Hitchcock: el libro en sí mismo resulta delicioso y absorbente; no sólo recomendable, sino necesariamente imprescindible.



3 comentarios:

AlimañaChef dijo...

Difícil resistirse a esta lectura con una reseña tan cariñosa.
Saludos!

Anónimo dijo...

Buena recomendación , a pesar de que jotdown había reseñado la obra hace una semana..

Juan G.B dijo...

Hola:
Gracias, Alimaña. De verdad que el libro merece la pena, sobre todo si te gusta el cine.
En cuanto a lo de Jotdown, no puedo comentar nada al respecto...el asunto está en manos de mis abogados (espero que les saquen hasta las entrañas, ja, ja, ja...).
Un saludo y hasta la próxima.