domingo, 20 de junio de 2010

Martin Gardner: Alicia anotada

Idioma original: inglés
Título original: The Annotated Alice
Año de publicación: 1960-1999
Valoración: Muy recomendable

En realidad, en esta reseña estoy reseñando dos libros distintos, o mejor dicho tres, o hasta cuatro o cinco: por una parte, los libros originales de Lewis Carroll: Alicia en el país de las maravillas (1865) y Alicia a través del espejo (1871); por otra, el libro Alicia anotada, del matemático recientemente fallecido Martin Gardner, que a su vez tuvo tres ediciones: la primera de 1960, una segunda de 1990, y una "edición definitiva" en 1999. La edición que yo he leído es la última, aunque me temo que la que está accesible a los lectores españoles es la primera, la de 1960, más incompleta.

Alicia en el país de las maravillas no necesita presentación, sobre todo gracias a la adaptación de Disney, que es sorprendentemente fiel al libro. Alicia a través del espejo es más desconocido, y también para mi gusto algo más pesado y mecánico en sus aventuras, aunque introduce personajes inolvidables como Tweedledee y Tweedledum, Humpty-Dumpty o el Jabberwock. En su conjunto, las dos novelas son una obra maestra de la literatura infantil, solo inferiores, en mi opinión, a Peter Pan: están llenas de imaginación, de inteligencia, de sorpresas, de humor, de crueldad, de ironía, en fin, de todo lo que puede gustar a un niño, o a un lector no tan niño.

¿Y por qué realizar una edición anotada, como la de Martin Gardner? Pues porque las dos Alicias están también llenas de referencias personales a la vida y los conocidos del autor (por ejemplo, a la auténtica Alicia Liddell en que se inspiró); de juegos de palabras muchas veces casi incomprensibles; de sátiras de costumbres de la Inglaterra de la época; y sobre todo (y esto sí que resulta fundamental), de poesías que son, en la mayoría de los casos, perodias de otras poesías ahora desconocidas, pero populares en su tiempo, y que ocupan una porción nada despreciable del texto. La edición de Gardner aporta toda la información disponible para permitir una mejor comprensión del texto y del peculiar sentido del humor de Carroll, además de incluir y comentar las ilustraciones originales, hoy canónicas, de Tenniel.

Solo hay una cosa que me ha decepcionado de esta Alicia anotada: siendo Gardner, como Carroll, un experto matemático y divulgador científico, esperaba que sus notas desvelasen sorprendentes juegos lógicos o matemáticos ocultos en las novelas; y no: sus notas, con ser interesantísimas para el lector, no se apartan de lo que suelen ser las notas de cualquier edición crítica. Lo digo para que otros lectores no se lleven la misma decepción que yo...

4 comentarios:

izas dijo...

A mí me gustó mucho Alicia en el país de las maravillas, pero mi preferido es A través del espejo. No he leído las versiones anotadas, pero me las apunto, para cuando baje la montaña de libros pendientes (que crece y crece... ya no sé si es una agonía o una bendición).

Ensada dijo...

No te quejes, ojalá yo tuviera esas montañas :)

Mimical Ores dijo...

Bueno, yo solamente he leído "Alicia en el país de las maravillas" y lo amo. No sabía del libro de Gradner, muchas gracias por el dato. Y bueno, Deleuze en "La lógica del sentido" hace un análisis de las obras de Carroll increíble, aquí dejo un fragmento: "Artaud no es Carroll ni Alicia, Carroll no es Artaud, Carroll ni siquiera es Alicia. Antonin Artaud mete al niño en una alternativa en extremo violenta, conforme a los dos lenguajes a profundidad, de pasión y de acción corporales: o que no nazca el niño, es decir, que no salga de las cajas de su futura espina dorsal, sobre la que fornican los padres (el suicidio al revés); o bien se dé un cuerpo fluídico y glorioso, flamígero, sin órganos y sin padres (como las que Artaud llamaba sus <> por nacer). Carroll por el contrario espera al niño, conforme a su lenguaje del sentido incorporal: le espera en el punto y en el momento en que el niño ha abandonado las profundidades del cuerpo materno y no ha descubierto todavía la profundidad de su propio cuerpo, corto momento de superficie en el que la niña sale a la superficie del agua, como Alicia en la balsa de sus propias lágrimas. Podemos creer que la superficie tiene sus monstruos, Snark y Jabberwocky, sus terrores y sus crueldades que, aun no siendo de las profundidades, tienen también garras y pueden atenazar lateralmente, o incluso hacernos caer en el abismo que creíamos conjurado."

Vivir Para Contarla dijo...

Es la mejor edicion, sin lugar a dudas.