domingo, 3 de febrero de 2019

Guillermo Arriaga: Un dulce olor a muerte

Idioma original: Español
Año de publicación: 1994
Valoración: Bastante recomendable

No descubro nada si digo que el mexicano Guillermo Arriaga es mucho más conocido en su faceta de guionista o director de cine que en su vertiente de escritor. No en vano, Arriaga ha sido el guionista de películas como "Amores perros", "Babel" o "21 gramos", todas ellas dirigidas por el oscarizado Alejandro Gónzalez Iñárritu, y ha dirigido, entre otras, "Lejos de la tierra quemada", en la que participaban Charlize Theron o Jenniffer Lawrence. 

Si al hecho de participar en películas tan renombradas como estas le sumamos que su obra narrativa (y ahora me ciño solo a España) ha aparecido publicada en diferentes editoriales que no le han dado mucha cancha, comprenderemos mejor el porqué del desconocimiento del que hablaba.

En esta ocasión es la barcelonesa editorial Navona la que vuelve a traernos la obra de Arriaga y lo hace con una cuidada edición de la que es su segunda novela: "Un dulce olor a muerte". Espero, de verdad, que esta sea la definitiva porque estamos ante un muy buen libro.

La novela comienza con el hallazgo del cadáver de Adela, una muchacha de unos quince años asesinada de una puñalada en la espalda. Pero lo que en un primer momento parece ser una novela policial se convierte, hacia la página setenta, en la historia de una venganza. Y es que el pueblo ya ha encontrado un culpable, haciendo bueno el dicho de que "una mentira repetida mil veces se convierte en verdad". La cosa llega a tal extremo que hasta los propios implicados en los acontecimientos acaban, ya sea por conveniencia o cobardía, creyéndose sus propias mentiras.

Más allá de su argumento, "Un dulce olor a muerte" es un devastador retrato del mundo rural mexicano, un mundo gobernado por la violencia, la corrupción y el miedo, con mención "de honor" para la primera, la cual se manifiesta en variadas formas (machismo, racismo, venganzas), y el último, que provoca que los hechos se precipiten.

Estilísticamente, Arriaga es un narrador frío y casi tan seco como el paisaje en el que transcurre la novela y que tanta importancia tiene en su desarrollo. Sus frases breves y concisas, sin florituras (aunque con gran atención a los detalles) contribuyen a aumentar la sensación de asfixia creada por una historia plagada de sangre, sudor, polvo y sexo, en la que la muerte es una presencia constante y en la que el fatalismo que rodea a los personajes se advierte desde las primeras líneas.

Esta frialdad, por otra parte, no es obstáculo para que la narración tenga un ritmo vertiginoso ni para que la tensión no decaiga en ningún momento. A ello ayuda la propia estructura del libro, dividido en breves capítulos centrados en los múltiples protagonistas de la historia, casi a modo de escenas de película.

En resumen, "Un dulce olor a muerte" es una buena historia muy bien contada a la que solo puede ponerse un "pero": la de transmitir la sensación de algo ya leído. Y es que las sombras de la Comala de Rulfo y de "Crónica de una muerte anunciada" son demasiado alargadas.

P.S.: Un comentario vinculado a los subtítulos (notas al pie, en este caso) a raíz de la reciente polémica derivada de la decisión de Netflix de subtitular la última película de Cuarón: en este libro hay muchos localismos (normal, por otra parte), pero personalmente agradezco a la editorial el haber optado por no poner notas al pie ni nada por el estilo. Sinceramente, si el lector no es capaz de buscarlas en un diccionario, ¡apaga y vámonos!

9 comentarios:

Diego dijo...

A la lista de excelentes guiones que has citado, sumo Los tres entierros de Melquiades Estrada, también escrito por este muchacho y, en mi opinión, al igual que con Lejos de la tierra quemada, más allá de ser estupendo, deja ver que Iñarritu es un director enorme.
Por lo demás, no sabía que Arriaga también escribiera libros y me alegro de enterarme. Aunque leyéndote sobre este también me vino a la mente Crónica de una muerte anunciada.

Apuntado está.
Un saludo.

lupita dijo...

Hola, Koldo:

Yo tampoco sabía que Arriaga escribe libros; la verdad es que todas las películas mencionadas me parecen buenísimas, aun con esa carga de violencia que tanto me supera. Por eso mismo, voy alternando lecturas "duras" y "amables". Apuntada queda para mí también esta lectura que has reseñado.

Pero, como siempre pasa, apuntas otros aspectos relativos a la sociedad del momento (relacionados con el escritor o el libro)y me parece curioso hacer una observación; parece que existen dos mundos paralelos y coexistentes: el de los que están a la "última" en todo lo relacionado con la tecnología y las redes sociales, y los que no. Entre estos últimos me incluyo yo, que no estoy en redes, ni veo Netflix ni mil cosas más. ¿Por qué apunto esto? Porque podemos observar todo ese "mundillo" con más sorpresa, quizás, y distanciamiento. Estoy anonadada, alucinada, y no doy crédito. ¿Subtitulada una película mexicana al castellano de España? Desde luego, los hechos dan la razón a la idea de que cada vez somos más vagos.

Y, por último, como no me aguanto (como otro que yo me sé con cancioncillas de Santurce..) tengo que decirlo. Gracias, gracias, mil gracias a Iñarritu, Cuarón, Almodóvar y a quien se me olvide por sacar en sus películas a Gael García Bernal.
¿Conocéis el síndrome de Stendhal? Pues eso.

Feliz domingo a todos

Gabriel Diz dijo...

Hola Koldo,

He leído de Arriaga “El salvaje” que fue editada en Argentina por Alfaguara y la sensación que tuve es el pero que le pones a esta novela: estaba leyendo un libro ya leído. A pesar de este pero me pareció un buen narrador.

Saludos

Koldo CF dijo...

Pues sí. Pese a que no inventa nada nuevo es muy buen narrador. "El salvaje" parece ser (eso dicen por ahí) su mejor novela. Ah, y hace un montón de años leí "El búfalo de la noche" y lo recuerdo como un buen libro. Vamos, que yo si os animaría a leer a Arriaga (Diego y Lupita). Por cierto, hago extensible el agradecimiento que Lupita hace por lo de García Bernal a Jennifer Lawrence (y aquí debería poner el iconito con corazones en lugar de ojos).


Gracias por comentar, como siempre

Gabriel Diz dijo...

Con tu permiso Koldo, que eres el dueño de casa, hago una observación: como “El salvaje” es una novela de 700 páginas tal vez sería bueno comenzar leyendo alguna novela más breve de Arriaga para probar su escritura.

Saludos

PD: Adhiero a tu agradecimiento a J. Lawrence

lupita dijo...

Hola de nuevo:

Koldo, te haré caso y añadiré a Arriaga a la lista de pendientes.
La señorita Lawrence me tiene enamorada hace años. Hasta me hice trenzas como las suyas.
(Lo siento, no puedo resistirme a la llamada de la tontería)

Saludos



Alexander Strauffon dijo...

Coincido.

Dr. Fabián dijo...

Muy linda novela, en la medida en que el mecanismo "crónica de una muerte anunciada", si está bien desarrollado, sigue siendo interesante.

Koldo CF dijo...

Bueno, pues parece haber cierto acuerdo en que la novela de Arriaga funciona. Me alegro de que no sea solo una impresión mía.

Gracias por los comentarios (y por leernos)!!!