jueves, 21 de junio de 2018

Rutu Modan: Jamilti y otras historias

Idioma original: inglés 
Título original: Jamilti and Other Stories 
Año de publicación: entre 1998 y 2007 
Traducción: Lorenzo F. Díaz y Eulàlia Sariola 
Valoración: recomendable

No quisiera ser yo, precisamente, quien ahondase en la idea tópica y espero que ya casi desterrada de considerar el género de la historieta o lo que se conoce como "novela gráfica"  como algo de menor categoría que el de la narrativa tradicional en prosa (o verso, qué caramba). Pero es que leyendo este libro de la israelí Rutu Modan no he podido dejar de pensar que si se tratase de un libro de relatos "clásico", perfectamente se podría alinear junto a los de ....... (poner en la línea de puntos el nombre del cuentista favorito de cada cual... claro, siempre que no sea de Chéjov o alguien así). Se trata, en efecto de un volumen que contiene una serie de historias cortas, publicadas casi todas, entre 1998 y el 2007, por Actus Independt Comics, un colectivo alternativo editorial  y de dibujantes de cómics al que pertenece esta autora.

El libro está compuesto, ya digo, de siete historias, de variada temática argumental, aunque tienen en común, de forma más evidente o velada, la presencia de la familia como marco en el que se desarrollan -en menor medida, sin embargo, la última, Su mayor fan-; o, mejor dicho, el desencuentro o el encontronazo, con esa familia que condiciona el devenir de los personajes. En el relato que da título al libro, Jamilti y en El rey de las rosas, es la familia que aún no ha sido formada, de la que se podrían guardar las mejores esperanzas y que sin embargo ya auguran las peores decepciones antes de formarse. Cierto es que en El rey de las rosas la delirante historia oculta un poco también otra lectura más feminista de la misma. El primer relato, por su parte, supone una inmersión en la dura realidad de la zona, con el conflicto con los palestinos siempre presente.

El mismo transfondo bélico, en cierto modo, está presente en Vuelta a casa, que se desarrolla en un kibbutz junto a la playa, en el que un avión despierta la esperanza de un padre de volver a ver a su hijo. Los demás relatos, sin embargo, podrían estar ambientados csi en cualquier sitio del mundo; de hecho, El rey de las rosas lo está en la Europa de comienzos del siglo XX y el último del libro, Su mayor fan, en Sheffield, aunque cierto es que la "juidicidad" y sus variantes tiene mucho que ver con el desarrollo -especialmente irónico, hay que decir- de la historia. Las tres restantes, sin embargo, inciden más directamente en ese ambiente familiar que he mencionado, y más en concreto en las relaciones materno (y algo paterno)-filiales: las estupendas Bloqueo de energía y Lo pasado, que se desarrolla en un hotel de veraneo, y la sarcástica y hasta tronchante El asesino de las bragas, que va... pues de eso, de la caza de un asesino en serie que coloca ropa interior en la cabeza de sus víctimas.

En cuanto al estilo gráfico, el dibujo de Modan se caracteriza por una aparente sencillez, utilizando sobre todo líneas  curvas y formas redondeadas que le dan un toque expresionista, e incluso haciendo gala de un cierto feísmo, en algún momento. No obstante, también hay algún ejemplo de dibujo mucho más cuidado -o de apariencia de serlo-, en Su mayor fan (similar al de uno de los cómics más conocidos de esta autora, La cena con la reina), con un estilo que casi se aproxima a la clásica "línea clara" y que nos permite ver sin lugar a dudas que el trazo descuidado de otras ocasiones es una elección estética y hasta un recurso narrativo, más que una carencia.


5 comentarios:

Lupita dijo...

Hola, Juan:
Lo primero, en cuanto he leído ese "¡qué caramba"he sabido que eras tú el autor de la reseña. Como hoy va de novela gráfica, me he acordado de esos "tebeos" antiguos con cáspitas, zambombas y diantres por doquier.
Estoy devorando novela gráfica, así que buscaré esta, que recomiendas, pero no expones mucho que te gusta de ella.
Saludos

Juan G. B. dijo...

Hola, Lupita:
En fin, sólo puedo decir que en mi expresión coloquial soy bastante menos prudente, pero creo que no sería adecuado reproducir en este blog mi repertorio habitual de tacos y juramentos, del que , por otra parte, no me siento orgulloso (bueno, un poco sí).
en cuanto a qué me gusta de este libro, reconozco que quizá me ha quedado una reseña un tanto desordenada. Por resumir, lo que más me gusta es .
la habilidad de la autora para hacernos ver un lado oculto o menos evidente y por lo general irónico, de cualquier historia, y por otro lado, me gusta que muchas de ellas o casi todas se desarrollen dentro o relacionadas con el ámbito familiar, de modo que nos resultan justamente, de lo más "familiares" , a pesar de desarrollarse en un entorno que en principio nos es ajeno a la mayoría (supongo) como es el de Israel.
Bueno, no he resumido mucho, pero ya me conoces ; )
Espero haberte respondido, de alguna forma. Un saludo y muchas gracias por comentar, como siempre.

Lupita dijo...

Hola de nuevo:
Sí, me has respondido muy bien. He buscado este libro en varias bibliotecas y no lo encuentro, no es por ser rácana el no comprarlo, es que hay que racionarse para poder entrar en casa (eso y que tengo en casa una potterhead de diccionario..)
Lo que comentas del ámbito familiar me ha recordado mucho a los libros de Marjane Satrapi, sobre todo Bordados, donde a través de las reuniones familiares vislumbramos aspectos sociales desde dentro.
Bueno, si lo encuentro oscomento, y si no, igual releo a Superlópez, que para ser una medianía no está mal.
Saludos

Juan G. B. dijo...

Hola de nuevo:
De Satrapu sólo he leído Persépolis. En este caso, sí que hay dos o tres historietas" con un cierto aire común, pues reflejan la situación político/bélica de Israel, pero vamos, no creo que sean autobiográficad.
Un saludo y gracias otra vez :)

Anónimo dijo...

También os recomiendo que leáis Metralla.