sábado, 17 de junio de 2017

Alessandro Marzo Magno: Los primeros editores

Idioma original: Italiano
Título original: L'alba dei libri: quando Venezia ha fatto leggere il mondo
Año de publicación: 2016
Traducción: Marilena de Chiara
Valoración: Imprescindible, especialemente para bibliófilos

He tenido la gran suerte de visitar dos veces Venecia; la primera, en un viaje casi iniciático mediada la década de los 90; la segunda, en el año 2007. Sé que habrá una tercera. Estoy completamente seguro. Y sé que una parada obligatoria tendrá lugar en la Biblioteca Marciana, situada en plena Plaza de San Marcos y depositaria de una de las mayores colecciones de manuscritos e incunables del mundo. 

¿Y a qué se debe que en esta biblioteca se encuentren algunos de los mayores tesoros de la historia del libro? Pues a que, tal y como nos cuenta Alessandro Marzio Magno, Venecia fue la capital mundial del libro a finales del siglo XV y en la primera mitad del siglo XVI, hasta el punto de que en la Dominante se imprimían en esa época la mitad de los libros que se imprimían en Europa.

Sí, Gutenberg inventó la imprenta de tipos móviles apenas 60 años antes en Alemania, pero la "capitalidad editorial" se traslado rápidamente a Venecia. Los motivos son, en buena medida, económicos. En el siglo XV la República Serenísima era toda una potencia económica. Sus territorios llegaban a las actuales Croacia, Bosnia, Grecia, Chipre o Albania y sus intercambios comerciales y culturales con Oriente eran importantísimos. Además, ofrecía a artistas y artesanos grandes oportunidades y el grado de libertad del que se disfrutaba era muy superior al de otros lugares de Europa, mucho más influidos por la religión. Esto provocó que llegaran a la República de Venecia tanto artistas y artesanos de todo lugar y condición como numerosos grupos de minorías influyentes expulsadas de otros lugares de Europa, tales como griegos, judíos o armenios. 

En este ambiente se desarrolló una potente industria editorial, impulsada fundamentalmente por emigrantes centroeuropeos. A la Dominante acudieron y en la Dominante crecieron editores, impresores, tipógrafos o correctores que desarrollaron una actividad febril. Estos, junto a escritores, humanistas, investigadores, papas, obispos, reyes, dogos y, sobre todo, LIBROS son los protagonistas de esta obra.

Descubriremos la vida y obra de múltiples personajes, como Aldo Manuzio, también llamado el Miguel Ángel de los libros. Manuzio, que marcó un antes y un después en la historia de la edición, fue, por ejemplo, quien inventó el libro de bolsillo, quien creó la letra cursiva o quien imprimió los primeros best sellers. Conoceremos la historia de los Scotto, de Andrea d'Asola, de Pietro Aretino y de un sinfín de personajes de lo más varopinto.

También descubriremos, y esta es la parte que más me ha gustado, que fue en Venecia donde se imprimió el primer Corán, el primer Talmud, el primer libro en griego,el primer libro en armenio, el primer libro "pornográfico", etc. Mención aparte merece el descubrimiento de ese primer Corán, descubierto en 1987 en un convento veneciano.

En fin, un libro documentadísimo (30 o 40 páginas de notas y bibliografía dan fe de ello), pero escrito de forma tremendamente amena, ideal para bibliófilos, de esos que te llevan a "perder" horas y horas en Internet buscando nombres, libros, imágenes, que te hace desear volver a Venecia (eso sí, llevaré el libro en la mano como si de una guía turística se tratara). Un libro que es, sobre todo, un canto de amor al libro.

6 comentarios:

Gabriel Diz dijo...

Hola Koldo,

Has escrito una muy linda reseña de un libro ligado a una ciudad maravillosa.

Gracias

Lupe dijo...

Hola. Me ha atraido muchísimo lo que cuentas del libro, en parte porque he estado en Venecia y en parte porque me fascina la historia de la impresión de los libros, las curiosidades, etc..Me ha gustado tanto tu reseña que creo que esta va a ser una de mis lecturas de verano. Por cierto, viajar a Venecia es ir a un lugar único y fascinante, pero, al mismo tiempo constituye una experiencia agobiante. ¿Morirá Venecia de éxito? Saludos y gracias

Koldo CF dijo...

Pues muchas gracias. Me alegro que os haya gustado la reseña. La verdad es que es una ciudad especial que, como bien dice Lupe, corre el riesgo de convertirse en una especie de parque temático (si no lo es ya). En cuanto al libro, es una verdadera gozada. Se nota el inmenso amor del autor por la ciudad y por los libros. Seguro que es uno de los ensayos del año

Anónimo dijo...

Ahora entiendo que a la cursiva se le llame Itálica.

Juan G. B. dijo...

¡Pintaza!

Koldo CF dijo...

Juan: a ti te gusta fijo (o eso creo)
Sobre el comentario anónimo, es verdad que ese tipo de historias también aparece en el libro. Es muy muy completo