jueves, 1 de septiembre de 2016

Zoom: La invasión, de Amin Maalouf

Idioma original: francés
Título original: L´invasion
Traducción: Mª Teresa Gallego/Mª Isabel Reverte
Año: 1.983
Valoración: Muy recomendable


Este pequeño libro, no obstante encontrarse publicado de forma independiente, constituye la primera parte de ‘Las Cruzadas vistas por los árabes’, un relato de este peculiar momento histórico desde una perspectiva bien diferente a las que habitualmente estamos acostumbrados.

‘La invasión’ describe la primera fase de la conquista por los cruzados de parte del Oriente próximo, gobernado en ese tiempo (finales del siglo XI) por príncipes turcos de religión musulmana. Para los habitantes de esas tierras, los francos son unos perfectos desconocidos, guerreros y mercenarios procedentes de extrañas tierras occidentales, que inician sus incursiones teóricamente acompañando a las fuerzas del Imperio bizantino, con el que los turcos mantenían un equilibrio inestable.

Tras las primeras tomas de contacto, comienzan los choques. Los contendientes aún no se conocen, pero pronto empieza a ponerse de manifiesto la debilidad de los defensores, carentes de un poder central y atomizados en pequeños ejércitos cuyos emires se encuentran enfrentados entre sí. Esta circunstancia decantará la suerte una y otra vez en favor de los invasores, y así irán cayendo Nicea, Antioquía y Maarat, hasta la toma de Jerusalén, arrebatada a los egipcios. Ni qué decir tiene que cada una de las victorias de los cruzados va seguida de atroces matanzas que, a decir de los cronistas, incluyen episodios de canibalismo –nunca del todo desmentidos-, hasta el punto de que en generaciones enteras de musulmanes ha pervivido la idea de la antropofagia asociada a los cristianos occidentales.

Según avanzan las tropas francas, los sarracenos se sorprenden del creciente fanatismo de sus agresores, porque desde su punto de vista esto no es para nada una guerra de religión, sino un simple intento de conquista territorial. Y en realidad, aunque algunos emires enarbolen la yihad para intentar ganar apoyos de sus vecinos, entre los árabes pesa el sentimiento nacional o étnico muy por encima del religioso. Las diversas confesiones han convivido hasta entonces sin problema en las ciudades y, de hecho, los cruzados se dedicarán a pasar a cuchillo con igual entusiasmo a musulmanes, judíos e incluso cristianos sirios o coptos. La incredulidad y el rechazo al integrismo religioso los resume Maalouf recogiendo las hiperbólicas palabras del poeta Abu-Ala al Maari:

‘Los habitantes de la tierra se dividen en dos,
Los que tienen cerebro pero no religión,
Y los que tienen religión pero no cerebro’

(El tipo era natural de Maarat donde, unos cuarenta años después de su muerte, los cristianos completarían una de las mayores carnicerías de esta enloquecida campaña)

Todo lo cual –fanatismo y bárbaras matanzas para mayor gloria de un credo religioso- tiene una lectura llamativa ahora, mil años después, cuando los papeles parecen haberse invertido. Y los conceptos se hacen aún más actuales cuando a lo largo de la narración van surgiendo lugares que nos sonarán vinculados a tragedias de hoy día, como Alepo, Damasco, Homs o Mosul, dejando una inevitable sensación de lugares malditos a través de la historia.

La mano de Maalouf conduce un relato vigoroso y dinámico, siempre en presente histórico, sin una sola digresión ni un segundo de pausa, un ejemplo perfecto de cómo contar sucesos de un pasado ya remoto manteniendo el interés del lector sin ningún tipo de adorno y sin perder fiabilidad. Es decir, que pide a gritos continuar la lectura del resto de la obra, y seguir asombrándonos con los límites a los que puede llegar el ser humano cuando se deja dominar por su lado salvaje e irracional.

Otras obras de Amin Maalouf en ULAD: OrígenesEl desajuste del mundoIdentidades asesinas

7 comentarios:

Fran dijo...

Un libro que no dejará indiferente a nadie, como todos los de Amin Maalouf. Gran libro y gran blog.

Carlos Andia dijo...

Me alegro que también te haya gustado el libro. Gracias por tu amable comentario.

Anónimo dijo...

Quiero leer libros de autores griegos, podeis recomendarme alguno? Gracias!

Koldo CF dijo...

Anónimo:

En breve, en breve. ¡Estate atento!
Un saludo

Carlos Andia dijo...

Hummm, no sé si esto tiene mucho que ver con Maalouf, pero en fin. Si quieres autores de nacionalidad griega, aquí http://unlibroaldia.blogspot.com/search/label/escritores%20griegos puedes encontrar varios. O puedes esperar a lo que sugiere Koldo... aunque eso es algo totalmente imprevisible.

Luis Romero dijo...

De Amin Maalouf leí de jovencito "Samarcanda" y "León el Africano" y me parecieron, en su momento, maravillosos, sobre todo Samarcanda. Me entusiasmaron yme abrieron el camino a otros autores árabes (Naguib Mahfuz, Tayeb Salih, Ghassan Kanafani,...) . Todavía los recomiendo con mucho cariño. Posteriormente leí "Las cruzadas vistas por los árabes" y "Jardines de luz",bastante inferior, en mi modesta opinión. Hace poco leí de él "El desajuste del mundo". Interesante, pero quizás peca de buenismo por exponer unas ideas no excesivamente elaboradas.
Por cierto, excelentes algunas reseñas de libros que hacéis. Enhorabuena.
Un saludo

Carlos Andia dijo...

Muy interesante tu itinerario lector, Luis. Espero que en no mucho tiempo pueda reseñar otro libro de autor árabe, en concreto Tahar Ben Jelloun, a ver qué te parece.

Un saludo y gracias por tu aportación.