domingo, 25 de septiembre de 2016

James Ellroy: Perfidia

Idioma original: inglés
Título original: Perfidia
Año de publicación: 2014
Traducción: Carlos Milla
Valoración: Brutal y muy recomendable (o viceversa)

Pues no. Resulta que en este, por otra parte, inigualable y magnificiente blog de libros  no habíamos reseñado aún ninguno de don James Ellroy, quizás el más grande autor vivo de novela negra. Nunca. Asumo, pues, mi culpa en primer lugar y pido disculpas. El éxito y la vida muelle no pueden hacernos olvidar nuestro sagrado compromiso con los lectores; que ahora escribamos nuestras reseñas desde una lujosa mansión en una isla privada del Caribe no debe ser excusa. Así pues, amigas y amigos seguidoras y seguidores de Un Libro Al Día, aquí tienen por fin una reseña de James Ellroy, esquire de la ciudad de Nuestra Señora la Reina de Los Ángeles y doctor en asuntos sucios de toda índole:

Perfidia -el título original también es así, en castellano- es la última novela, hasta la fecha, de este escritor y la primera de lo que aspira a ser el "Segundo Cuarteto de Los Ángeles". Sus incondicionales seguidores ya lo sabrán, pero para quienes no lo sean -aún-, me explico: existe ya un "Primer Cuarteto de L. A.", que arranca con el caso de La dalia negra, en 1947. El segundo cuarteto, que comienza Perfidia, en realidad vendría a ser, en la ficción, anterior al primero, comenzando cronológicamente en 1941, por lo que ambos cuartetos, junto con la llamada "Trilogía Americana", constituirán al final (al menos tal es el objetivo) una serie de once novelas que abarcarán desde 1941 a 1972; es decir, un gran fresco de 31 años de Historia del crimen y la corrupción norteamericanas, contado con el mejor y más inclemente estilo posible hoy en día. Por supuesto, muchos de los personajes aparecen o aparecerán en ambos cuartetos e incluso en la trilogía. Amén  de los variopintos personajes reales que salen aquí o allá (y que, por cierto, no suelen ser los mejor tratados, precisamente).

¿Qué tal, resulta un poco lioso? Tranquilos, que no es para tanto. Menos aún si se empieza a leer la serie por esta Perfidia, en la que algunos de los más conspicuos personajes "ellroyanos" aparecen por primera vez (aunque, en realidad, no es la primera, sino que... vale,de acuerdo; no voy a reptir todo el rollo de nuevo). La acción de la novela transcurre en diciembre de 1941, cuando EEUU entra en la II Guerra Mundial. Un dí antes del ataque a Pearl Harbor aparecen destripados en su domicilio, en lo que parece un ritual seppuku, todos los miembros de una familia de origen japonés, los Watanabe y el Departamento de Policía de Los Ángeles se pone a investigar el posible crimen -o no crimen-, con la dificultad añadida que supone la entrada en la guerra al día siguiente y sus consecuencias directas en la ciudad: histeria antinipona, redadas en Little Tokyo, oscurecimientos para dificultas ataques enemigos, presencia de submarinos junto a la costa, conatos de revuelta... Además, como hablamos de una novela de Ellroy, las cosas no pueden ser tan simples como la investigación de un crimen, por enigmático o enrevesado que sea; aquí encontramos también policías corruptos y fascistas, políticos aún más corruptos y fascistas, criminales fascistas, espías fascistas, eugenistas fascistas, fascistas a sec... (¿¡pero bueno, en EEUU en 1941 eran todos fascistas, o qué!? Pues según parece, casi, menos Roosevelt y poco más). Vale, no es para tanto: también hay rojos quintacolumnistas, estrellas de cine de variado pelaje, bandas tong de chinos, mafiosos judíos y polis mexicanos... aunque he de reconocer que estos últimos también son bastante fascistas.

En mi opinión, lo mejor de esta novela, además de que Ellroy ha sabido dotarla de un ritmo endiablado, apabullante -casi se diría que uno la va leyendo dopado de benzedrinas, como alguno de los personajes- y del desacomplejadamente ágil dominio del estilo del que hace gala  (inteligente uso del stream of conciousness, por ejemplo, cuando le viene bien hacerlo), es que la indagación detectivesca no recae sólo en un investigador arquetípico, sino que son cuatro los protagonistas que se encargan de ello: Hideo Ashida, inteligente, minucioso y ambiguo criminólogo de origen japonés; la seductora Kay Lake, novia de un agente de policía e inquieta, quizá en demasía, por la necesidad de la aventura; William H. Parker, ambicioso y católico teniente de policía dividido entre sus escrúpulos y sus debilidades; Dudley Smith, sargento de policía irlandés y no menos católico que el anterior, pero casi absolutamente amoral. Encantador, brutal y expeditivo. Según he leído en alguna entrevista a James Ellroy, Dudley es su personaje favorito (y no me extraña, porque es un caramelo para un escritor), aunque yo diría que les trata a todos con el mismo cariño o falta del mismo... Estos cuatro personajes -y no sólo ellos, sino prácticamente todos los que aparecen en la novela-, haciendo honor al título de la misma, nos ofrecen todo un recital de traiciones, asechanzas, rivalidades y felonías de diverso tipo, aunque también, en cierto modo, guarden una cierta extraña lealtad entre ellos. Como copiosa guarnición para la historia, el autor nos ofrece todo un despliegue de violencia -mucha violencia-, sexo -bastante sexo-, alcohol -ídem- y drogas. No hay rock & roll porque en 1941 aún no se había inventado, que si no...

Por resumir la reseña de esta novela de alguna forma, recordaré que en una entrevista a un medio digital español Ellroy declaró: "Me lo he pasado de puta madre escribiendo esta mierda" (suena más fino en inglés, pero no lo es). Yo sólo puedo añadir que lo mismo que  un servidor leyéndola.

Nota: si no he valorado este libro como imprescindible, es solamente por el reparo que me produce su condición -o su pretensión- de ser una parte de un cuarteto, del que aún no sabemos el resultado global. Pero, desde luego, se trata de una novela mucho más que recomendable... Más bien está bordeando el imprescindible. Por no decir chapoteando dentro como un cochino en un lodazal.






11 comentarios:

Sergio Sánchez dijo...

La novela con las frases más cortas que recuerdo. Y así 800 páginas. Ellroy y Proust viven en las antípodas el uno del otro. Qué suerte que se sigan escribiendo obras así y qué ganas de que haya una segunda parte de este nuevo cuarteto.

Juan G. B. dijo...

Hola, Sergio:
Pues tienes razón, tampoco se me ocurre un autor que se parezca menos a Proust... (lo que no significa que sea peor, claro). No se lo digamos a Koldo , no nos vaya a hacer la cruz... XD
Yo también me muero de ganas ahora de que se publique el segundo título del cuarteto. Entre tanto, prometo que esta no será la última reseña de un libro de Ellroy.
¡Un salydo y muchas gracias por el comentario!

El Puma dijo...

Hola, Juan! Toparme aquí con Ellroy ha sido una sorpresa, ya que no poseía registro alguno de su obra y lo tenía por un autor menor, conocido solo por la película LA Confidential, con una Kim Bassinger deslumbrante y un elenco de primer nivel.

Parece entonces que merece ser incorporado a la lista de pendientes. Gracias por tu reseña, precisa y original.

Sergio Sánchez dijo...

"L.A Confidential" es una novela maravillosa que suele dar pereza a quien ya ha visto la película (a mí me pasó). Craso error. Yo es que soy muy fan de Ellroy (y de Proust, jeje).

Rosa Berros Canuria dijo...

Adoro a ambos: Ellroy y Proust. Cada uno a su manera me han proporcionado muchas horas de placer.
Yo también espero la segunda parte del segundo cuarteto.

Rosa Berros Canuria dijo...

Adoro a ambos: Ellroy y Proust. Cada uno a su manera me han proporcionado muchas horas de placer.
Yo también espero la segunda parte del segundo cuarteto.

Marcela dijo...

Hola! Estaba en ésos momentos de duda en que libro leer entre tantos de pendientes. Hace cinco minutos he comprado éste libro, y tú Juan me has animado a leerlo.
Novelas históricas son mis favoritas... Saludos.

Juan G. B. dijo...

Hola a todos, Puma, Sergio, Rosa y Marcela:
No puedo menos que estar de acuerdo con Sergio (aunque como fan yo esté aún "incompleto") y debo señalar que Ellroy es uno de los grandes, al menos en cuanto al género negro se refiere, y no sólo.... (de todos modos, él mismo considera que ya no escribe "novela negra", sino más bien política). Quizás sea un escritor al que le hayan perjudicado su imagen u opiniones, un tanto extremas o "incorrectas"...pero es algo que también puede haber le beneficiado, que nunca se sabe.
Por lo demás estoy de acuerdo en que la película que mencionáis es estupenda, no sé si tanto como la novela, pero mucho (aunque alguna cosa me choca de la misma, como la elección de James Cromwell para interpretar a Dudley Smith). Por cierto, recordemos que curiosa y desgraciadamente, el director de la misma, Curtis Hanson, falleció hace pocos días.
Marcela, espero que te guste la novela, pero te aviso que es un policíaco sin concesiones y con un punto de "amoralidad" que puede no ser del agrado de todo el mundo. en fin, en todo caso, se trata de una obra de ficción, no lo olvidemos (aunque muchos personajes que aparecen existieran en la vida real).
Sin más, un saludo a todos y muchas gracias por pasaros por este blog : )

Marcela dijo...

Gracias Juan por tu puntualización. Ya lo empecé a leer y me està atrapando.. Mil gracias

Talibán dijo...

Aunque mi comentario llega un poco tarde, enhorabuena por la reseña y por introducir a Ellroy en la página, máxime cuando la excusa para hacerlo es una gran novela como "Perfidia". Has dicho lo esencial que hay que decir de ella. Una advertencia a los que no hayan leído a Ellroy: produce adicción. Y un consejo a los que no se atreven porque al no ser muy aficionados a la novela negra piensan que tantas páginas suponen una inversión de tiempo que quizás puedan emplear en otras lecturas: no sólo lean "Perfidia", lean también "América".

Juan G. B. dijo...

Hola, Talibán:
Totalmente de acuerdo contigo. No puedo añadir nada más.
Un saludo y gracias por el comentario.