martes, 11 de febrero de 2014

António Lobo Antunes: Las naves

Idioma original: portugués
Título original: As naus
Año de publicación: 1988
Valoración: Muy recomendable para quien tenga algún conocimiento de la historia de Portugal; para los demás, recomendable.

Lobo Antunes está considerado de una manera casi unánime (tan unánime que no suele ni decirse) como el mejor novelista portugués vivo. Ha escrito una treintena de novelas y varios libros de crónicas que lo sitúan como uno de los escritores más prestigiosos, aunque no como uno de los más populares, del continente. Sus novelas son generalmente densas, difíciles, irónicas, críticas, oscuras. De todo ello es un buen ejemplo Las naves (aunque mi favorita sigue siendo Esplendor de Portugal).

Es díficil resumir el argumento de Las naves. Sería algo así: en torno a la época de la Revolución de los Claveles y la descolonización portuguesa, por una Lisboa (o Lixboa) cutre y patibularia, poblada de prostíbulos, discotecas baratas y pensiones malolientes, se pasean las grandes figuras de la historia de Portugal, como Luis de Camões, Vasco da Gama, el rey don Manuel (y muchos otros menos conocidos para el lector español medio), convertidos en inmigrantes, o mejor dicho, "retornados", y obligados a buscarse la vida en una ciudad y un país que ni los reconoce ni los respeta.

Con la anulación de la temporalidad, o dicho de otra forma, al comprimir la historia de Portugal en un único momento y despojarla de todo su brillo y su retórica, Lobo Antunes construye un discurso alternativo a la versión oficial, en cierto modo realizando la misma labor de zapa que Juan Goytisolo con la historia española en una época algo anterior. (Recordemos que esta novela fue escrita en 1988; el tema de la descolonización y los retornados solo ahora está empezando a ocupar un espacio relevante en la producción cultural portuguesa).

Quizás esta novela resulte algo lejana para los lectores españoles que, como no han mamado la gloriosa historia de los Descubrimientos y el Imperio portugués, quizás aprecien peor el esfuerzo iconoclasta de Lobo Antunes (nombres como Diogo Cão o Pedro Álvares Cabral no dicen mucho a quien no sea portugués). Aun así, es admirable el trabajo técnico y estilístico de la obra, como admirable también es la precisión y el ritmo de la traducción de Mario Merlino, todo hay que decirlo.

3 comentarios:

javi galván dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
javi galván dijo...

Fe de erratas. En este párrafo "Sólo le leído completa "La exhortación a los cocodrilos" pero "Memoria de elefante" o "Tratado de las pasiones del alma" y la prouesta", debería decir Sólo le he leído completa "La exhortación a los cocodrilos" pero "Memoria de elefante" son obras muy reseñadas o "Tratado de las pasiones del alma" y la propuesta"…

javi galván dijo...

Iba a modificar el comentario y lo he eliminado; más o menos decía que Efectivamente, se trata del escritor portugués más traducido junto a Saramago y un sempiterno candidato al Nobel, como Kundera (ha sido distinguido con premios tan variopintos como el Premio Jerusalem o el Premio Austriaco de Literarua y por supuesto los premios Camoes y APE. Sólo le he leído completa "La exhortación a los cocodrilos" pero "Memoria de elefante" son obras muy reseñadas o "Tratado de las pasiones del alma" y la propuesta de Santi (me permito el tuteo) nos invita a asomarnos a otros grandes de la literatura lusitana (prefiero este adjetivo) como Lidia Jorge, Antonio Pina, Nuno Júdice, Dulce María Cardoso y a los "antiguos" Sá de Miranda, Castelo Blanco o Antonio Vieria (entre otros) ¿Y por qué no? Pasar de los portugueses a los brasileños...