lunes, 23 de septiembre de 2013

Joseba Sarrionandia: El amigo congelado

Idioma original: euskera
Título original: Lagun izoztua
Año de publicación: 2001
Valoración: recomendable

Antes de hablar propiamente del libro, permitidme que presente brevemente a su autor, porque a lo mejor no es conocido por todos nuestros lectores. Joseba Sarrionandia es uno de los escritores fundamentales de la literatura vasca contemporánea, pero también uno de sus personajes más extraños y polémicos. Detenido por pertenencia a ETA en 1980, en 1985 se fugó de la cárcel de Martutene escondido en uno de los bafles usados por el cantante Imanol en un concierto (Kortatu escribió una famosa canción sobre el tema), y desde entonces vive en paradero desconocido en el exilio.

Como escritor ha ganado varias veces el Premio Nacional de Narrativa en euskera, y en 2011 el Premio Euskadi de Literatura de ensayo, con bastante polémica por la negativa del Gobierno Vasco (en aquel momento, con Patxi López como lehendakari) a transferir el dinero del premio hasta que Sarrionandia regularizase su situación con la justicia. Al margen de polémicas, como decía, Sarrionandia es una de las voces imprescindibles de la actual literatura vasca, como autor de poesía, narrativa (corta y larga) y ensayo. Lagun izoztua (que todavía no se ha traducido al español) es su primera novela, y para ser una primera novela es ciertamente ambiciosa y compleja.

Lagun izoztua entremezcla tres hilos narrativos: en uno de ellos nos encontramos con Maribel, una vasca exiliada en Centroamérica que se hace cargo de Goio 'el Rojo' (así llamado por el color de su pelo) cuando este pierdesúbitamente el habla y la memoria por razones desconocidas; las otras dos líneas temporales tienen a Goio como protagonista: una de ellas cuenta su adolescencia en un pequeño pueblo de Gipuzkoa; en la otra, ya recuperado de su amnesia y afasia, se embarca en un viaje científico hacia la Antártida. Goio es, por lo tanto, el centro de la novela, aunque también Maribel y Andoni (un amigo de infancia y narrador de una de las ramas de la historia) cobran importancia como observadores y actantes.

La novela trata muchos de los temas recurrentes de la obra de Sarrionandia: el exilio, la relación con la patria lejana, la identidad en la clandestinidad (muchos de los personajes tienen dos, tres o más nombres e identidades), la propia creación artística. (En cambio, ETA y la violencia solo aparecen puntualmente y nunca explícitamente como causa del exilio de los personajes protagonistas). No faltan los símbolos recurrentes (el hielo, las tribus indígenas, los pájaros...) ni los juegos narrativos -uno de los personajes secundarios dice estar escribiendo una novela que se titula, oh sorpresa, Lagun izoztua- para dar a la novela la profunidad que exigen los críticos como nosotros.

Es, desde luego, una buena novela, que daría (y dará, casi seguro) para muchos análisis académicos; como lectura por placer es a veces algo repetitiva y verbosa y le falta hacia el final algo de gancho para cerrar en grande en las últimas treinta una historia de cuatrocientas páginas. Deja, desde luego, mucho para pensar, pero también deja una cierta sensación de vacío. A lo mejor es que las novelas con finales cerrados y contundentes ya no se llevan...

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Congelado me quedo yo cuando se habla de un libro escrito por un terrorista.

Permanganato de potasio dijo...

¿Y qué importancia tiene que Sarrionandia haya pertenecido a ETA si aquí se está evaluando su faceta como escritor? Incluso si el libro reseñado en cuestión adoptara posturas "incómodas" en lo político, el crítico debe ceñirse al corpus de la novela, su estilo, sus patrones, el desarrollo de las tramas expuestas...

¿Dejarías de leer a Céline por sus posturas antisemíticas? ¿A D'Annunzio o a Agustín de Foxá por apoyar activamente a sendos dictadores? Si la respuesta es afirmativa: ¿Si tu autor o autora más admirado/a fuera condenado por un delito grave como el homicidio o el abuso de menores, sus virtudes como escritor/a se esfumarían automáticamente?

Si también respondes afirmativamente, entonces eres un lector o lectora hipócrita, que se rige por los juicios de valor visibles, es decir, los falseables / falseados.

Quizá ni debería responderte, puede que en tus ratos libres financies actividades de España 2000 u hayas omitido alguna vez tu deber de socorrer a una persona necesitada.

Anónimo dijo...

900 muertos y 2000 heridos si que no podran leer tu critica. Si desde el primer dia no se hubiese dado ningun resquicio a esos terroristas, podriamos estar hablando de otra manera.

Santi dijo...

Hola, Anónimo(s), gracias por pasaros por el blog.

Creo que está claro, pero por si acaso lo digo, que leer y comentar los libros de Sarrionandia (que efectivamente son canónicos en la literatura vasca actual) no supone ni defender a ETA, ni justificar las posiciones ideológicas de Sarrionandia, ni menospreciar a las víctimas, ni nada semejante.

Me parece, en todo caso, peligroso empezar a hacer listas de lo que se puede y no se puede leer en función de criterios religiosos, políticos o morales...

73521 dijo...

Amén, Santi. Amén.

Rosana Mas González dijo...

Hola, sabrías decirme si existe este libro publicado en castellano? Gracias.

Santi dijo...

Hola, Rosana. Pues por ahora creo que no, y es difícil saber si van a traducirlo o no. Se han traducido otras obras de Sarrionandia al español, sobre todo sus ensayos, pero no su poesía ni su narrativa.

Dorothea dijo...

Buenas! Algo tarde, pero como es el unico texto que encontré sobre el libro, pos allí va una pregunta:
Acabo de leer "El amigo congelado" traducido al alemán. Me puse a buscarlo en versión castellana para regalarselo a mi pareja, pero sin éxito. ¿Será posible que se haya traducido al alemán, pero no al español?

Santi dijo...

¡Hola, Dorothea! Pues es posible que sí, que se haya traducido al alemán y no al español, cosa rara pero no imposible... Yo lo leí en el original en euskera, así que no te puedo ayudar...

Anónimo gallego dijo...

En España se puede traducir y leer a premios nobel de literatura como Hamsun, que le regaló la medalla del Nobel a Goebbels, celebrar a autores franquistas, pero no leer/celebrar a un autor simplemente porque estuvo en ETA. Tiene todo el sentido.
En este caso la traducción al alemán y no al castellano se debe a que el traductor parece tener cierta afinidad no sé si por el autor o por la izquierda abertzale. También publicó una novela en castellano ("El amigo armado") en la que uno de los personajes ayudó a Sarri a fugarse.
Tarde o temprano se acabará traduciendo al castellano, creo que no debería haber duda.